Tarde de otoño

Hoy, día otoñal, semi grisáceo.

Hemos terminado de comer hace un rato. Nubes y claros en la sierra, Ironman en el dvd, un cojo-tronco quemándose en la chimenea, y pasando al tarde hasta que nos toque ir a la fiesta de cumpleaños de mi amiga.

Esta mañana, tenía yo previsto gestionar un montón de cosas, de las cuales, al final, muy pocas he podido hacer.

Lo primero, recoger mi traje del tinte e ir a la modista a por mi maravilloso adolfo domínguez. ¿Qué tal, te ha dado mucho trabajo? le pregunto. “Una barbaridad” – me responde. ¿Y eso? Y me empieza a contar que ese traje lo habían “arreglado” para otra persona previamente, por la forma en que tenía cogidas esas pinzas en la espalda. Anda la leche. O sea, que lo de vente-privee, a veces no es que sea barato porque sean ventas de no-temporada, es que son saldos. Bueno, las compradoras avezadas sabemos muy bien que estas cosas pasan, pero que avisen, coño.  Más que nada porque una cosa es comprar una 42, y otra que lo que te llegue sea una 46 reconvertida. Claro, ahora me lo explico.

Eso sí, esta mujer me ha dejado el traje espectacular. Merece la pena, pero me jode que me tomen el pelo, así que enviaré un post que te crió al website de vente privee.

Luego, al polígono de collado villalba a ver si consigo encontrar el repuesto del tubo de la secadora. Agua. Recorro varias ferreterías industriales, una tienda de plásticos y un Expert. Va a ser que no. A la maldita tienda de servicio técnico, que sabe dios donde estará. Busco en internet y la encuentro. Genial. Venta on line de malditos tubos de secadora rara que no hay dios que encuentre y cuyo modelo ignoro porque Mihaela, en su afán limpiador, ha borrado esa información del frontal del cacharro, supongo que a base de frotarlo con trementina, amoníaco o lejía, bien solos o combinados.

Mi gozo en un pozo.

 

tubo

El chisme son 4,26. Los gastos de envío, el doble. Ooodio el mundo en general, y la web de whirlpool en particular.

Y como decía, esta noche, fiesta de cumpleaños. Igual hasta me echo una micro siesta. Pero antes me queda ir al carrefour a devolver un despertador de palo que me dejé vender el otro día.

Argh.

Y o lo hago ahora -16,34- o coincidiré con las otras 200 mil marujas.

Zzzzzz. Qué sueño. El orujo de cilantro, es que es fatal.

Sil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: