Tordas y Lerdas

Diluvia en Madrid. Día asqueroso donde los haya, tengo que cumplir tres misiones, tres, y ambas fuera de la oficina.

Una, entregar una oferta de gallináceas en donde cristo dio las tres voces.

Dos, llevar a un presunto cliente la documentación que dice nos faltaba en un concurso de otras tantas gallináceas que presentamos la semana pasada.

Tres, llevar dos factura que se emitieron incorrectamente al cliente que las espera como agua de mayo, porque tenemos un departamento de facturación que ríete tú de la torre de babel, el cuento de los cinco sordos y los tres ratones ciegos de Shreck.

Diréis que me dedico a la mensajería, y coincido con vosotros.  A este paso, voy a ser la mensajera más cara de la historia.

Llego a mi oficina a las 10,30. Ahí estamos, dos horitas para hacer 40 kms. No está mal.

Recojo la puta oferta, recojo los dichosos documentos, recojo las jodidas facturas. Escaneo -al menos- el aval y la oferta económica, el resto no me da tiempo. Son casi las 11, joer.

Me monto en el carro, y hala, a triscar por el tráfico de madrid.

Milagrosamente, doy a la primera con el sitio donde tengo que entregar la oferta. Es un organismo de los que me han adjudicado recientemente y han cambiado la puerta de entrada.

Entrego la oferta sin novedad y me dirijo a solventar la segunda cuestión, que consiste en llevar un Certificado de nuestra póliza de seguros.

Por continuar con la parábola de las gallináceas, os diré que lo que nos piden es lo siguiente:

Certificación original emitida por la compañía aseguradora acreditativa de la existencia de una póliza que cubra la responsabilidad civil de explotación por un importe mínimo de 300 mil gallinas, la responsabilidad civil patronal por otras tantas (y con un sublímite de 150 mil crestas por gallina) y un seguro de accidentes no inferior a 60.000 garras por cada gallina muerta o seriamente dañada. O bien ASIMISMO se admitirá certificación de nuestro corredor de seguros detallando la póliza, la compañía aseguradora, las características y riesgos. 

Vale. Optamos por la segunda opción.

Llego a entregar el papelico a la torda. Como mucho tendrá 26 añitos, la criatura. Vegeta en un organismo semi-público y casi podría asegurar que es virgen (y mártir). Lo de virgen, por la forma de elevar la voz que tiene cuando le explico que en su documento hay DOS alternativas. Dice que no. Que lo que quiere es que nuestro corredor declare esas coberturas mínimas de nuestro parque avícola, con los datos exactos que pide. Que está tan claro (traducción, me está diciendo que soy tonta de remate). Qué ganas de soltarle un guantazo para que se le ponga la neurona en el puto sitio. Me niego a revelar mi condición de ex-abogado mercantilista, total pa qué. Eso sí, nos pegamos una sesión de kickboxing de 10 minutos, durante los cuales trato de no matarla.

Le digo sencillamente que no puedo proporcionarle otra cosa, y que quedamos fuera de la licitación. Entonces se remueve inquieta en la silla. “Bueno, bueno, yo no he dicho que os vaya a dejar fuera, es que yo tengo que decir que no cumplís el requisito de las 60.000 garras por gallina, y entonces la mesa de contratación dirá que estáis fuera” (o te dará una hostia bien merecida para que comprendas de una jodida vez que una póliza de 20 millones de euros cubre a todas las putas gallinas de Cafarnaúm, al lucero del alba y a todas las imbecilidades que puedas cometer en tu vida profesional, que sospecho serán unas cuantas).

Mongólica.

Así que ahí tengo, a mis leguleyos de corporate lidiando con los corredores para un puto concurso que además no vamos a ganar.

Manda nísperos. ¿Porqué una lerda inepta tiene tanto poder sobre una licitación? Es terrible.

Silcas

Anuncios

3 comentarios

  1. Madrid es una ciudad muy grande 🙂

  2. Jajajaja, genial. como siempre! jajaja lo de la neurona me ha matao! te juro que a veces yo misma pieso eso con algun@ jajajaja
    Sí..bueno..yo tuve una compañera..llevaba la sección de Conferencias internacionales…y no sabía dónde está Quito!! 😯 y lo de hablar idiomas…ni os cuento!! un mundo desconocido para ella….Aiss, así nos va!
    Resultado: por tener ella más enchufe, se quedó…a mi me echaron…Es lo que tiene ser una comepo…llos jajajja
    De todas maneras, lo agradezco..así encontré mi curro actual…No hay mal que por bien no venga 😉
    Miles de besos 😀

  3. Desde luego. Sabes? Cuando en las organizaciones se quedan las tordas y las lerdas ¡peor para ellos! en la apertura de plicas económicas del otro día, realmente el resto de funcionarios me daban pena, ¡tener que aguantar a semejante tocahuevos cuya función parecía ser únicamente poner palos en las ruedas! así que fíjate, que en todas partes cuecen habas.
    Besos
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: