Pesadilla después de Navidad

Por supuesto, todos sufrimos las consecuencias de los excesos de las fiestas de estos días. Pero a ciertas alturas de nuestra vida, todos deberíamos conocer nuestros cuerpos y sus límites. Es por eso que andaba ya un poco mosca cuando mi marido llevaba algo así como 3 días a base de “me duele el estómago, voy a por un almax, etc etc”. 

Así que ayer por la noche, tras un día más bien grisáceo, durante el cual mi marido básicamente se instaló en un sofá y dormitó entre quejido y quejido, me metí en la cama quedándome frita según me metí en el sobre, a eso de las 12,30.

03:24 Suena el teléfono. Enciendo la luz y descuelgo sobresaltada.

– Diga.

Es Cónyuge A. Palpo el lado izquierdo de la cama, está frío y vacío. Obviamente, confirmamos ausencia de ocupante del lecho conyugal.

– Oye, que estoy en el hospital madrid torrelodones, que me dolía mucho la tripa y tengo que apagar el móvil porque me meten en la UCI.

– Que???? Cómo que en la UCI?

– Bueno, sí, parece que tengo pancreatitis, y me han hecho analítica, y piensan que es mejor ingresarme y…

Ante la avalancha de preguntas inconexas que mi adormilado cerebro va soltando, me pasa a la doctora. Las palabras de ésta, que incluyen “analítica extraña”, “no me cuadra”, “fallo hepático agudo”, ” UCI” y “pancreatitis” me terminan de despertar, y de golpe comprendo que se trata de mi marido, que se ha ido a urgencias preso del dolor, y que se ha hecho 15 kms con el coche al borde del colapso hepático en vez de despertarme y hacer las cosas con sentido común.

O sea, traducción “me estoy muriendo de dolor y con la presión bajando a galope tendido y cojo el coche y sin despertar a mi churri, me voy pitando a urgencias”.

Resumiendo, me dice mi marido que me vaya a dormir -no te jode- y que mañana puedo pasarme por la UCI a verle.

¿Dormir?

Y un cojón de pato.

Trinco el portátil. Eso de “fallo hepático agudo” suena de puta angustia. Cosa que confirmo con tres o cuatro búsquedas que os voy a ahorrar pero que incluyen cosas como “trasplante inmediato”, “gravísimo” y “altísima mortalidad”. Se me quedan las manos congeladas, me acerco a poner la calefacción porque me estoy congelando y temblando de frío, seguramente por el shock.

Mi forma de ser, y mi carácter, racional y cerebral, se imponen en las crisis. Es de las pocas ventajas que tiene el ser como soy. Pongo el despertador temprano. Son las 5 cuando termino mis macabras indagaciones por internet, con el convencimiento de que mi marido está agonizando en Torrelodones, así que decido saltar del sobre a las 8, vestir a los niños y llevarlos a casa de mis suegros para luego coger el Almera -lo tiene mi suegro en casa- y salir al hospital a galope tendido. Otra cosa no puedo hacer. En la UCI no pinto nada, y no tiene sentido alarmar al personal cuando no se puede hacer nada.

Pero eso sí, por muy racional y cerebral que sea, no me duermo ni de coña. No hago más que darle vueltas al tema, a todo lo que he leído en internet, a la idea de mi marido sólo y abandonado, en la UCI, en fiestas navideñas, con todo el follón. La noche es asquerosamente macabra, cosas como “testamento”, “lista de espera para trasplantes”, “cáncer”, etc etc etc, pululan por tu mente a placer, no dejándote ni un minuto de paz.

Al final, me duermo a eso de las 6,30, pero ¡¡al despertador se le han gastado las pilas y no suena!! Son las 10,30 cuando mi hija me despierta. Joder Mierda, Me cago en todo. Un día en que tengo que salir por patas y es PRECISAMENTE el que escoge el puto despertador para no sonar.

A toda leche visto a los críos, me arreglo echando virutas y llamo a mi suegra para exponerle la situación sin demasiado alarmismo. Es inútil. En los escasos cinco minutos que median de mi casa a la de mi suegra, mi suegro ha salido corriendo como alma que lleva el diablo con el almera, dejándome sin coche con el que ir al hospital. Genial. Mi suegra le llama, que vuelva a recogerme que en fin, la cónyuge B necesita el coche.

Llego a la UCI. Como en Historias de Philadelphia, “vengo por el cadáver de Mcauley Connor”. Ahí está, al final de la fila de 5 camas de la UCI.

Tiene buen aspecto, excepto por la abundancia de cables que le recorren de arriba a abajo, y el monitor que recoge sus constantes vitales. Está medio atontado por el nolotil, pero no tiene mala pinta.

La enfermera me adelanta información. Que es una pancreatitis. Que el hígado está bien, que le harán pruebas a lo largo del día y que vuelva a las 13 hs, horario de visita de la UCI.

Vuelvo a las 13 hs con mi suegra, una montaña de revistas, sudokus y algunas cosillas de aseo básico.

Justo cuando entramos, lo suben de hacerle el escáner. La doctora -joven, morena y argentina- nos cuenta su estado con todo lujo de detalles. Hígado y riñones perfectamente bien, el pancreas inflamado, posiblemente por algún tipo de cálculo procedente de la vesícula.

Joder, con un canto en los dientes me doy. Hemos pasado de “cónyuge A se me muere a menos que ocurra un milagro y alguien le done un hígado” a “pancreatitis que se cura con unos cuantos días metido en la cama y nolotil en vena”.

Así que mañana estaré pendiente del móvil para atender al cambio de UCI a habitación normal de planta, y si no, pues a las 13 hs allí que estaré a ver qué me cuentan.

Pesadilla después de Navidad.

¿O no?

Joer.

Silcas

Anuncios

5 comentarios

  1. Pues sí, vaya pesadilla. Espero que vaya todo bien y se recupere pronto, que a este paso vas a necesitar otras vacaciones para descansar de las vacaciones! vamos, que es normal alguna intoxicación por estas fechas, pero la UCI son palabras mayores. qué susto.
    en fin, que 2009 te colme de múltiples dichas y parabienes que te hagan olvidar pronto este incidente.

  2. Bueno, al menos sólo ha quedado en un susto, pero sí, vaya pesadilla, y más en estas fechas :s
    Como me dijeron el otro día por sms:

    “- Ojalá las pulgas de mil camellos egipcios infecten el culo de quien intente joderte el 2009 y que sus brazos sean tan cortos que no pueda rascarse. ¡Feliz año nuevo!”

    Un besazo guapa!.

  3. Sil, ¡qué susto! 😦 Ufff… Espero que se cure prontito, y lo tengas de nuevo en casa, completamente restaurado…

    Un beso.

  4. Nibun, qué bueno el sms, pienso utilizarlo!!!!
    A ver si mañana o pasado lo sueltan de la UCI y lo pasan a planta normal, el problema es que esto de la pancreatitis es un rollo y cada cuerpo lleva su evolución. Así que sólo queda armarse de paciencia… lo malo son las fechas, pero en fin.
    Un besico y gracias a todos,
    Silcas

  5. […] han subido del quirófano sin novedad, con un órgano menos, es decir, sin la vesícula biliar que estas navidades le pegó el mayor susto de su vida al pensar que tenía un fallo hepático agudo que lo conduciría al otro barrio con toda seguridad. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: