No hay dos sin tres

Hoy a las 12:40, llamada del hospital: que sueltan a mi churri de la UCI y que tenga la amabilidad de pasarme a recoger sus despojos para instalarnos en la habitación correspondiente. Genial!!! Menos mal. Al menos salimos del territorio comanche.

Sin embargo, un poco antes, cuando he ido por casa de mis suegros mi hijo de 7 años, no tenía buen aspecto. Le dolía mucho la garganta -no jorobes, no tengo bastante con un enfermo, pues ahí viene otro en camino, guapa-, así que le he chutado dalsy y lo he vigilado a lo largo del día. O de la tarde, mejor dicho, porque después de comer los he llevado a visitar a su padre, no sin que antes sus primos brasileños montaran la mundial porque también querían ir de excursión a ver a su tío y tanta peña no podía ser.

También mis padres, mi hermana y mis suegros, así como un buen amigo nuestro, han desfilado por el lugar, para verificar aspecto y circunstancias del susodicho, que estaba a base de suero y alimentación por vena. “Comida de astronauta”, dice el cachondo de mi hijo.

Cuando salimos del hospital rumbo a casa, mi hijo iba temblando de frío. Cierto que en el hospital hacía un calor insufrible, pero llevo a ambos críos de la mano, y la de mi hijo está helada. Ya estamos. Este se la está cogiendo pero bien.

Y ahora qué hago, porque tengo previsto pasar la noche “monitorizando” a mi marido. Pues nada. Que mis dos peques se queden en casa con mis suegros y yo emigro al hospital, cediendo a mi suegro mi cama.

Por el momento, Augmentine. Ya mismo. El dalsy no le funciona apenas, le duele muchísimo la garganta, está mustio… ya me lo conozco yo. No me arriesgo.

Meto al enano en agua -tiene fiebre, el joío-, lo empijamo con franela, calcetines y bata, y lo meto en la cama debajo del edredón junto con La Edad del Hielo 2, muy apropiado al momento.

Preparo una sopa y croquetas. Toma un poco de sopa, pero le cuesta mucho tragarla. Se toma medio yogur y le chuto la dosis que le toca de dalsy.

En más o menos media hora sale del cuarto y se instala en el sofá, tumbado, pero al menos se ha movido. Buena señal. Creo que mañana estará medio p’allá, pero mejor.

Ahora, en cuanto lleguen mis suegros, al hospital, A DESCANSAR, porque francamente, con el cuadro que tengo aquí apañado, al menos dormiré de tirón. Lo único, a madrugar para estar por aquí cuando comience a despertar el personal. En cualquier caso, en los hospitales te despiertan pronto.

Y mañana, 31, fin de año. Naturalmente, en el hospital.

Será la primera vez en mi vida que tomaré uvas en un hospital, y confío en que sean las últimas!!

Apachos,

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. Pues con esa epidemia de mala pata,tu has salido indemne.
    Pues eso:una pronta recuperación para tu family y ya que ando por aqui desearte un FELIZ AÑO 2009.

    Y que rulen unas copichuelas porque el 2009 nos lo pintan jorobado de narices,asi que casi mejor empezar “ciego” para darle la bienvenida.

    Un abrazo

  2. De indemne nada, chato, tengo una contractura en el cuello que tiemblo de horror sólo de pensar en meterme en la cama y volver a despertarme igual de mal que hoy.
    En fin, en cualquier caso: feliz 2009, y totalmente de acuerdo: comencemos por mazarnos, que total, para cómo lo pintan…
    MUCHOS BESOS!!!
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: