Vuelta al cole

Por fin. Enanos al cole. Mañana llega la ruta, a las 8,30, y los peques recobran la normalidad. Mi hija dejará de ser un velocirraptor, y mi hijo dejará de chincharla a todas horas. Dios. Ya era hora.

Al sufriente enfermo le ha desaparecido la fiebre, le han quitado el suero y ayer comió pechuga de pollo -ante el flipe del médico, que suponemos acto seguido se fue a matar a la dietista del hospital, a tenor de la cara de incredulidad que puso-. Así que con un poco de suerte, me lo largan a casa en dos o tres días, a hacer reposo domiciliario y que deje de abalanzarse sobre el triste sandwich mixto que me llevo a su habitación a mediodía y que cualquier día me arrancará de la mano con mayor voracidad que si fuera nuestro perro.

A ver si recobramos la tranquilidad, no quiero otra cosa. La verdad, los críos con las vacaciones se asilvestran a una velocidad increíble. La pequeña estaba pegando saltos gimnásticos por toda la casa, la trinqué, empijamé y encamé y dos minutos después -a las 8,30- estaba completamente frita. El enano, hoy ha amanecido a las 10,30, y porque lo desperté, que si no hubiera seguido sobando.

El mayor, con los puñeteros deberes. Con todo el follón de la hospitalización de su padre, no he podido ocuparme de que hiciera su redacción de 4 hojas sobre las navidades. Porque en eso consistía el tema, 4 páginas de recuerdos navideños, por supuesto había que ayudarle a recordarlo, ordenarlos y escribirlos. Al final, he optado por redactar un texto sencillo y que lo copiara mientras yo iba a llevar a mi suegra a ver a mi marido y darle las buenas noches. Cuando volví, había copiado DOS líneas. Dios mío, santa paciencia.

Mañana viene otra profesora particular -mayorcita, en vez del “bombón” rubito y con ojos azules que tenía antes-.  En fin, paciencia. Kilos de paciencia.  A ver si consigue meter a este enano en vereda, porque…

Vaya vacaciones de navidad mas chuscas. Mañana me tocan las bonita tareas post-navideñas. Entre ellas, quitar el belén del cuarto de mi hijo, organizar la estanterías, retirar los juguetes que ya no sirven, empezando por el parking gigante que ya hace años que no usa y que ocupa dos estanterías. En la habitación de mi hija, el problema es el poco espacio y la enorme cantidad de peluches inservibles vegetando en unas estanterías. Además, quería hacer algo de limpieza en mi cuarto, sacar ropa que ya no me pongo, no sé, quitar miasmas, bichos y trastos de enmedio. Ojala tuviera una varita mágica con la cual librarme de trastos inservibles. 

Esta tarde, Mihaela me ha sorprendido. Aunque en realidad, no, cada navidad hace lo mismo. Regalos para todos, los niños, nosotros y los abuelos. Esta mujer derrocha generosidad. Me avergüenza percatarme de que -aunque tengo un par de cosillas para ella y otras dos para su hija, no tengo NADA para su marido. Joer, cacho imbécil, me digo a mí misma. De pronto, doy con la solución. Hice una compra en Vente Privee de Celio, entre otras cosas, cogí una camisa y corbata extra que compré para un regalo y que de momento no voy a necesitar. Las dos cosas son preciosas, y la camisa es XL, supongo que talla más que suficiente para su marido. Le confieso a Mihaela que todavía no ha llegado, que hice el pedido por internet. Me quedo más tranquila, qué caramba, no se me ocurre mejor uso que regalárselo a este hombre, que es un verdadero santo y que trata a mis hijos con tanto cariño como si fueran suyos. 

A mi marido le ha comprado una pequeña máscara africana. Mola!! la he colgado en el lateral de la chimenea, al lado de una máscara veneciana antigua color rojo caldera. Guay. Acaba de ser inaugurado el rincón de las máscaras.

Si sólo se me quitara el dolor de cabeza que tengo… en fin, supongo que en cuanto termine todo el follón hospitalario, volveré a ser persona.

Feliz vuelta al cole, amig@s

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. Feliz año nuevo Silcas!
    me alegro que poco a poco todo vaya volviendo a su cauce, que menudas fiestas has pasado…
    aunque, siendo egoísta, veo que por lo menos tanta calamidad te ha generado una insaciable voracidad escritora, vaya prolificidad!

  2. Si hijo. Es que las noches de hospital dan para mucho….
    Feliz año compañero!!
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: