Frío

Como diría mi sobrino Suco, “dios en la madre”. Hace un frío que pela, una rasca que te cagas, y un biruji que se te mete por todas las rendijas de la ropa.

He sacado al perro, y he podido comprobar que la pradera está en un curioso estado; nevada de ayer pero helada de esta noche. Creo que la estepa rusa debe tener un aspecto similar. El césped no sale de ésta, eso seguro. Como acababa de dejar a los niños en la ruta del cole, he podido comprobar la temperatura, y me he calzado mi gorro ruso de piel de conejo (porque eso no es zorro ni de coña, aparte que me daría una pena enorme, a veces algún zorro aparece atropellado en nuestra carretera y me parece una verdadera lástima). 

El perro está diarreico. Normal. Desde que su amo está ingresado, se ha vuelto paranoica. Aparte su habitual robo de trapos de cocina, los cuales utiliza como chupete, cualquier día cagará un calcetín de rombos, porque la muy descerebrada no hace más que robar calcetines y mascarlos. Ayer, cambié de sitio los peluches de mi hija, para poder colocar los nuevos y flamantes juguetes. Error. Grave error. Aparece el perro por la puerta con un panda de peluche en sus fauces, recién capturado de la estantería baja donde se me ocurrió ubicarlo -qué inconsciente-. Así que fuera peluches, al sótano. Manda huitos que el puñetero perro determine la decoración de mi casa. “Asín es”. Y prefiero no pensar en cómo están las puertas, la mesa del salón -mordisqueada-, o el mueble tailandés de la entrada, donde se dedicó a afilar sus dientecitos allá por su época de cachorro.

Mientras esperábamos al autobús, tenía puesta la radio. Por supuesto, la crisis. La puñetera crisis que nos va a enviar a todos a la indigencia. A este paso no habrá un triste rincón del planeta donde meterse y vivir con normalidad. Entre la crisis y estas ministras que tenemos, que son de traca, desde luego vamos a estar entretenidos. Por cierto, si alguien conoce al maquillador que perpetró el careto de la ministra de defensa el día de la pascua militar, que me lo dé, que tengo curiosidad por conocerle. Cómo habrá conseguido ese curro ??? Debe ser un maldito genio.

Así que mientras llega tan temido momento, mejor me dedico a ordenar. A escoger:

– Vaciar mi armario y poner orden, retirar la mitad de la ropa, que ya no me pongo y decidir si la meto en el trastero o directamente la envío a Cáritas. Tengo el armario hecho un berenjenal, debería empezar por probarme todos los pantalones, porque sólo me pongo tres o cuatro, no entiendo porqué tengo algo así como 12. Creo que alguno de verano está por ahí de “okupa”.

– Reorganizar y ordenar el cuarto de mi hija, que da terror. Eliminar peluches, juguetes de bebé y otros enseres y colocar sus nuevos juguetes, libros de cuentos, etc.

– Idem con el cuarto de mi hijo. Al menos ayer ya quité el belén. Lo tengo listo para bajar al sótano.

– Quitar el árbol de navidad. AAAARRGHHHH

– Sacar la vaporeta del sótano y ver cómo funciona -y si funciona-. Probar a que la alfombra recupere sus colores originales.

– Buscar y preparar menús para recién atacados de páncreas y hacer la compra en consecuencia. Mejor espero a que el médico le diga qué no puede comer, que sospecho será un buen número de cosas. De momento parece que se va familiarizando con la fiambrera, que no era tarea fácil. 

 

Fiambrera Nomad

Creo que de momento voy a por la vaporeta, son las 9 y tengo todo el día por delante.

Feliz viernes,

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: