Sueño

No son ni las 10 de la noche del viernes y estoy boqueando y con las lentillas pegadas a los ojos.

Claro, ahora que me acuerdo, hoy hemos madrugado porque me tocaba account plan a las 9,30. He llegado como una posesa a las 9,20, he trepado directa a la planta donde estaba la sala prevista -abierta y con un precioso cañón de proyección preparado-, y me he apresurado a conectar el portátil, poner la ppt, encender el proyector y en general, preparar el escenario para la sesión.

De pronto miro la pantalla de proyección, jo-der. Verde que te quiero verde. Verde viento, verdes ramas. El puto proyector funciona fatal, mi preciosa ppt está teñida de un verde sifilítico, podemos ponernos paranoicos, mirando la pantalla durante la hora que previsiblemente durará el sarao.

En esas que veo a mi compi Javier saliendo de otra sala con otro proyector en la mano. Jejeje. Naturalmente, el super-guachi proyector acaba en MI sala, menos mal, ahora sí lo tengo todo preparado.

Miro la PDA, a ver el correo… ¡y me encuentro con que me han cancelado la presentación por motivos relacionados con nuestro gran jefe blanco!. De momento me alegro, coñe, que alegría, pero luego me doy cuenta de que al retrasar ésta, la semana que viene tengo TRES presentaciones como esta. Todas a las 9,30. O sea, que me veo pegándome los madrugones del siglo  y a ver si salgo viva del percance.

Así que me las prometía yo muy felices, en cuanto a que disponía de toda la  mañana para currar en las siguientes presentaciones, pero el marrón pata negra del otro día me hace perder toda la mañana y parte de la tarde. Me como un sandwich de máquina mientras ultimo preparativos para el sarao del lunes, que promete ser espectacular a menos que tengamos suerte. Un día me van a salir dedos extra de comer estas guarrerías. O mutaré y comenzaré a reptar por los pasillos. 

A eso de las 4 salgo a por cónyuge dos, vamos al cole a por los niños, hacemos la compra, luego vamos a la sirena a por congelados, y después, desaparece con el perro mientras me toca bañar niños, empijamarlos y darles la cena. La pequeña no deja de toser. Joder, al menos es viernes. Primeros auxilios: jarabe y dalsy. Está somnolienta, creo que le está subiendo la fiebre. Efectivamente. A las 8,40 tiene 38 -y subiendo-. Ultimamente no se pone enferma ni de coña, las otitis perforadas que la asaltaron de bebé -en Rusia estaba continuamente con el tímpano perforado-, pasaron a mejor vida. Luego está fatal. Ni me lo pienso. Antibiótico que te crió. Ahora -media hora después del chute- está profundamente dormida, con su vicksvaporub reglamentario. Recuerdo una vez que llamé a urgencias a preguntar si le podía untar el invento a un niño de dos años. Tras decirme que no era muy recomendable, pero podía hacerlo, me sueltan un “su eficacia no está probada”. Manda nísperos. Pues a mis hijos les funciona, y a mí también.

Y además, mañana tenemos comida en casa de nuestros amigos. Y luego, tenemos a mi sobrino Suco de invitado en casa. Y el domingo, comida familiar. Y tengo que hacer los account plan de la semana que viene. Porque los tengo en mantillas, TENGO que hacerlos, no hay otra. Dios, me canso sólo de pensar en cuándo demonios voy a currar en las dichosas presentaciones.

Yo quiero ser ministra, joer. Estoy hasta el gorro de ser curranta.

Eso sí ¡al menos he estrenado mi abrigo!

Feliz finde, chic@s

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: