¿Violencia de género? Y un huevo

¿¿¿Cómo que violencia de género???

Un asesino, frío y despiadado. De 20 años. Una menor de 17.

marta

La mata, ve que la ha matado y llama a un amigote para deshacerse del cuerpo. Pero que sangre fría hay que tener para hacer eso. Hay otras opciones. Llamar a la polícía, por ejemplo, confesar, contar lo que paso -presumiblemente un arrebato pasional- y al menos que la familia de la niña no sufriera lo indecible pensando en dónde estaría su hija. Pero no. Este colega no. Hace el paripé, miente y oculta. Echa el cuerpo de la niña en un río, en una zona donde no puedan encontrarla. Al cabo del tiempo le pone un sms a su “novia”, otra cría de 14 años, contándole “que esto está fatal”. Qué perro hijo de puta. Y al final, la poli, que de tonta no tiene un pelo y se lo olía, consigue que confiese.

Y el amigote, tela marinera. 

Leo en El País:

“Lo de Samuel es lo más bestia. ¿Cómo ha tenido la cara de acompañarnos con las pancartas y luego en la misa decirnos que no llorásemos porque Marta iba a aparecer viva?”

Criaturitas. 

A eso le llamo yo asesinato con mayúsculas. Nunca me ha gustado cogérmela -si la tuviera- con papel de fumar. Llamo a las cosas por su nombre. Englobar en “violencia de género” a un asesinato con todas las de la ley me parece de chiste malo.

No es lo mismo. ¿Qué entiendo yo por violencia de género? Pues el marido que se carga a su cónyuge por el motivo X, o a la pareja que mata a su churri por un quítame allá esas pajas, por un lávame allá esos platos, o que estoy hasta los cojones de que dejes las bragas encima de la cómoda o que me la pegues con mi amiga de la infancia. Son temas que tienen un calado distinto. Porque matar a tu marido, a tu mujer o a tu pareja tiene otras connotaciones, entre ellas tiene que ver con las relaciones -o no relaciones- de pareja. Este no es el caso. Es un cabrón frío y despiadado que ha matado a una niña de 17 años y que sale con una de 14. Y es muy distinto.

Estos dos, de pareja no tenían nada. Salieron un mes. Eran dos críos, con la típica relación de que voy, que vengo, que ahora te dejo que ahora paso de tí, que ahora te adoro. La típica relación de adolescentes que muchos de nosotros hemos vivido.

Y de pronto, al colega éste, se le va la mano y mata a la niña de un golpe en la cabeza. 

Eso no es violencia de género.

Es asesinato y está más que tipificado en el código penal, ¿pero qué tonterías son éstas? ¿Se trata de una competición de popularidad entre ministros? 

Os juro que un cabrito de 20 años mata a mi hija de 17, y que se vaya preparando porque lo primero que hago es ser discreta y poner el caso en manos del mejor criminalista del puto país para que le caiga de todo. Después, contrato a un cabrón para que en la cárcel le hagan pasar la temerata. Y cuando salga, con el culo hecho un bebedero de patos, a los poquísimos años, porque en este país matar sale gratis, encargo a un mercenario que lo secuestre, lo mantenga un par de días bajo tortura y luego lo mate.

Flipo con estas historias,  sobre todo, por la penosa intervención de los políticos:

En Cádiz, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha dicho que espera que caiga todo el peso de la ley sobre el asesino de la joven y ha trasladado su apoyo y solidaridad a la familia de Marta, de la que ha dicho que “tenía toda la vida por delante si un indeseable no se hubiera cruzado en su camino”.

¿¿¿La de igualdad?? ¿¿Cómo que igualdad??? ¿Y el ministro de JUSTICIA dónde anda? Aquí no queremos ser iguales, queremos que se aplique la ley y que los asesinos de niños, ya sean los de Marta del Castillo como los de Sandra Palo no salgan de la cárcel en su puta vida. Como los pederastas. ¿Cómo que violencia de género?

Qué asquito de país.

¿Igualdad?

Justicia

Eso es lo que hace falta aquí

Pobre Marta, pobre criatura. Y pobres padres.

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. Me gusta mucho tu blog, tu manera de escribir, gracias por pasar por el mio.

    En lo que se refiere a este post, estoy totalmente deacuerdo, no hay justicia ni en nuestro pais, ni en ningún otro, ojala esta clase de asesinatos fueran bien castigados, para que la gente se lo pensara dos veces antes de cometerlos.

    Ahora que te conozco pasaré más amenudo por aquí.

  2. Lo mismo digo, Kikarr, también me ha gustado mucho tu blog y lo curiosearé regularmente.
    Apachos!
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: