Oferting indoor

No es que esté de trabajo hasta las orejas, es que habría que inventar otra expresión entre “completamente overflow” y “hasta las trancas”.

Recuerdo, en mis tiempos de alumna del Instituto de Empresa, que te ponían tantos “deberes” que no podías con ellos, y lo hacían aposta. Para que aprendiéramos a priorizar, decían. Ya te digo. Lo que no nos contaban era que la puñetera vida real era precisamente eso: overflow continuo. Y lo malo de todo este asunto? Pues que si en el I.E. no llegabas a una tarea, lo máximo que te podía pasar era un cate; aquí, lo mínimo es que pierdas un cliente, se joda un contrato, tu jefe se cabree, y acabes en la puta calle.

En realidad, el truco para sobrevivir en este jodido circo de tres pistas -sobre todo en épocas de crisis, cuando el trabajo te desborda porque han echado a media plantilla- es priorizar, pero no en cuanto a lo que tú harías, sino en cuanto a lo que los demás esperan de tí.

O sea, olvídate de tu estrategia, de tus planes a medio y largo plazo etc etc, lo que tienes que hacer es averiguar los temas por los cuales se va a preocupar el jefe y tratar de anticiparte. Es una pena, pero asín es.

Así que volvía yo ayer de una presentación a un cliente, con el tiempo justo para presentar una oferta en otro; traducción: llegar a mi sitio, enganchar el portátil, revisar la oferta, comprobar que está bien -o al menos tiene pinta de ello-, y enviarla al cliente, en esta ocasión por email.

De camino, llamo al equipo de oferta, que qué tal lo lleváis, está quedando una oferta cojonuda, no te preocupes, bla bla bla. Ok, simplemente recordaros que tenemos que enviarla prácticamente ya -joder, que son las 12, mujer, hasta las 14 hs hay tiempo-.

YYYYYAAAAAAA…. no te digo, el puto “FUH” o “factor última hora”, que suele joder que no veas.

Así pues, resignada, llego a mi sitio, y sobre las 13 hs, empiezo a realizar mi labor de pressing. Mucha gente ignora que al final, la responsabilidad sobre la entrega de una oferta recae sobre un solo ser, por mucho que un equipo haya hecho la oferta más cojonuda del mundo.

En este caso, era relativamente fácil, porque había que enviarla por email… o eso pensaba yo.

13:15, recibo la oferta, comienzo a revisarla. La verdad, es cojonuda. Qué buenos somos en unas cosas y qué mantas en otras. Es una oferta excelente, bien hecha, no demasiado “truño”, bien clara y argumentada. 

13:25, comienzo a preparar el correo para el cliente. Lo cierto es que pesa un huevo -total casi 11 mbs-, y comienzo a pensar en partirla en trozos.

13:30, correo urgente del cliente. Que se hace saber a los licitadores que el tamaño máximo de buzón es de 4 MB (ya me lo imaginaba yo), conque arreando que es gerundio. Le respondo, que entiendo no hay inconveniente en enviar tres correos con los cachitos de la oferta, verdad? pues no, no hay problema. Fale. 

13:32, OOOHHH CIELOS NO LA ENVÍES POR TUS MUERTOOOOOS -coño, qué pasa-. Que en vez de Organismos Nacionales de Campos y Meriendas hemos puesto en la oferta Organismos Nacionales de Montes y Meriendas, que esperes que la cambiamos. Vale. Me resigno, he nasío pa sufrí.

13:40, recibo la oferta, esta vez correcta y troceada en tres cachos. Las extensiones de ficheros son un poco raras, pero bueno, ya tengo los correos listos con el texto, engancho el fichero y la chuto a su destino.

13:42, el antivirus de mi empresa me escribe y me dice que ha decidido follarse el fichero adjunto porque no tenía claro si tenía virus del papiloma humano, angelamaría.

13:42, eh, chicos, que penséis otra cosa, que no cuela; tras una breve discusión sobre cambiar la extensión y luego reconstruir nosequé, deciden tirar por la calle del medio; partir el pdf en dos y los anexos todos juntos en otro email.

13:47, recibo la nueva oferta, dos pdfs de 3 mbs cada uno, los anexos ya los tengo y “caben”.

13:50, por fin ENVÍO la puta oferta y compruebo con el sufrido cliente que ha llegado y se puede abrir.

Joder, que estoy mayor, coño. No es justo hacer pasar a un ser humano por ésto, es que SIEMPRE es igual. Y por supuesto, todo el proceso anterior,  salpicado de interrupciones de gente que no percibe el pánico pintado en tu cara.

Feliz finde, que nos lo hemos ganao.

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. jajajajajaaa, me parto, qué bien lo cuentas, hasta mestresao y todo!

    eso del FUH es una verdad como un templo. El concepto “entregar el trabajo antes de plazo, con tranquilidad” no existe, ya lo dice la máxima: el trabajo se expande hasta ocupar todo el tiempo disponible. Inapelable.

    feliz finde a tí también

  2. es horroroso, jamás he entregado una oferta -digamos- dos días antes-. increíble lo que nos jugamos en los últimos 60 minutos, parece mentira.
    feliz finde!
    silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: