Cómo motivar fuerzas de ventas en tiempos de crisis

Al hilo de un artículo que he leído en Actualidad Económica, que habla de la importancia de la fuerza de ventas en tiempos de crisis, os presento el

Decálogo del la buena Dirección para fuerzas de ventas perezosas, desmotivadas e inútiles

1.- Convoca reuniones internas cada semana, cada una de ellas con varias horas de preparación consistente en aglutinar información cambiante, procedente de sistemas diversos y muchas veces, redundante. A esas reuniones de seguimiento deberás añadir las de control del riesgo por cada oferta y las de seguimiento de proyectos. Así reducirás dramáticamente el tiempo que invertimos en pensar QUÉ vender a nuestros clientes y en cambio, permitimos a nuestra querida competencia que campe por nuestros feudos con absoluta impunidad.

2.- En cada reunión de seguimiento de cuenta, utiliza la presión, el palo, el gesto sombrío y nada de zanahorias. Es lo que más nos gusta, transmitir a nuestros clientes la presión que sufrimos en casa y que de pronto nos digan “oye, ese tic que tienes en el ojo es nuevo, no???”.

3.- Sorpréndenos a cada momento con emails intrusivos, requerimientos de información extemporánea o preguntas-trampa. Así aprenderemos a estar alertas, con la información en la punta de los dedos “en tiempo real” incluso durmiendo y que no podamos dejar de soñar con la puta aplicación comercial.

4.- Convoca asambleas multitudinarias, inútiles y sin sentido a avanzadas horas de la tarde. Además, amenaza a los que se atrevan a desafiar tu autoridad con todo tipo de tragedias romanas. Así conseguirás que estemos muy felices y contentos de no ver a nuestra familia y que el perro nos muerda los tobillos al entrar por la puerta.

5.- Evita en todo momento acciones de apoyo, ayuda y refuerzo a los vendedores. Así consigues que espabilemos haciendo nuestros propios contactos y evitas los comportamientos perezosos, total, eso de la puerta fría nos encanta.

6.- No perdones un solo fallo, aunque la gente lleve mucha más carga de trabajo de lo razonable. Así consigues que nos vayamos retorciendo, cabreando y que saltemos a la primera de cambio.

7.- Ignora toda iniciativa de normalización o estandarización de presentación de la información, que cada uno campe por sus respetos y salga el sol por antequera. No reaproveches el conocimiento, ni premies las buenas ideas, total, para qué.

8.- Elimina las comidas de empresa, total, son un gasto inútil. Así ahorras trastornos estomacales a la fuerza de ventas, que casi siempre salen de las comidas de negocios con un ataque de ansiedad y mono de alkaseltzer.

9.- Crea compartimentos estancos, que nadie sepa lo que hacen/venden/pergeñan los demás. Eso de las sinergias está pasado de moda.

10.- El vendedor tiene la sagrada misión de salvar el mundo, con independencia de cómo se hagan los proyectos, de su rentabilidad o de su cobro. La culpa SIEMPRE es del comercial.

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: