Catástrofes domésticas

Domingo, 8 de la mañana. Nuestra hija prosigue con su ritual de salir corriendo por el salón, encender todas las luces, hacer pis y volverse a la cama… dejando todas las luces encendidas y naturalmente, la puerta de nuestra habitación abierta.

Y mira que me he encamado a las 11:30 y me desmayé, pero aún así, tras escuchar las aventuras de mi hija, caigo redonda y abro el ojo a las 10. El resto de la troupe está en la cocina, desayunando. Menú del día: lentejas y conejo en pepitoria. Los cabrones del servicio técnico Balay no tienen a bien venir a arreglarme el horno, así que algo tendré que hacer con el conejo, que está okupando un sitio precioso en el congelador. A la cazuela. Llevo 20 días tratando de que el técnico se digne llamarme, y ya no sé qué hacer. Hasta estoy pensando en comprar un horno nuevo y meterle una patada al viejo. Estoy de mi cocina hasta las mismas narices.

Y en eso estábamos, cuando Cónyuge A comienza a llenar la bañera para los críos. Niet. Agua fría, gélida, agua de la sierra madrileña, en todo su esplendor.  Nos acaban de instalar gas natural, en lugar del gas propano de repsol que teníamos. Vemos que la caldera funciona correctamente, y que el mensaje de “F1 – oh cielos qué horror” significa “no hay gas chata, y yo de eso no tengo la culpa”. Así lo hacemos. Una señorita muy amable nos indica que pasa el aviso al “equipo” que hay por la zona. Están levantando media urbanización, conque algo de esperanza tenemos.

Mal empezamos. Mañana, Cónyuge A se larga 5 días a París a un viaje de trabajo importante de la muerte total; el miércoles por la tarde cojo a los peques, los subo al scénic y nos vamos a Marbella a ver a mis padres (rezo porque el puto coche aguante y no me deje tirada en mitad de despeñaperros con los enanos), y hay que hacer maletas, prepararlo todo, etc, etc, así que estrés el justo: por favor, que vuelva el gas que no soy persona sin ducharme.

Me pongo a sacar ropa de verano, algún bañador, sudaderas y bermudas y albornoces. Si hace en Marbella el tiempo que hace aquí -ayer llegamos a los 30- nos pasaremos los 4 días en la playa. 

Y en eso estaba cuando de pronto veo a Cónyuge A de los nervios buscando el pen drive con los ficheros en los que estuvo trabajando ayer, y que son fundamentales para su reunión parisina importante de la muerte total. No aparece. A ver, a ver… zafarrancho en el rancho, comenzamos todos a buscarlo. Yo tengo una teoría: cuando algo se ha perdido de verdad, es que lo ha perdido una mujer, cuando simplemente está en algún sitio raro o delante de tus narices, lo ha perdido un tío.

Buscamos, hurgamos y revolvemos. Nada, que no aparece. Entre lo del gas y lo del pendrive, fijo que Conyuge A se me convierte en un velocirraptor en estado puro. Ayudo al peque con los deberes. Hoy le toca lectura; y como deber añadido, crear un anuncio publicitario. Dios. Conozco a más de uno en mi empresa que no sería capaz, como para encargárselo a un peque de 7 años. Primero pensamos en una bola del mundo y una frase. Problema, de dónde coño copiamos una bola del mundo. Cónyuge A se involucra en el marrón, y como premio, se le queman las lentejas que está preparando. Cabreo máximo.

Al final, le invento el anuncio: le pongo delante -para que la copie- la figurita con música de la catedral de san basilio que compramos en moscú cuando le adoptamos y que sigue teniendo en su cuarto, y luego una frase alusiva. Fin del asunto. Eso sí, nos quedamos sin primer plato. 

Mientras superviso sus deberes, voy sacando ropa de verano y guardo ropa de riguroso invierno.

Cónyuge A sigue buscando su pendrive. Tiene que estar en la casa, porque el perro, de momento, no come pendrives. Aunque todo se andará. De pronto, aparece. ¿Dónde diréis que estaba? Se admiten apuestas.

Tenemos una caja de madera, al lado de la chimenea, donde guardamos los inciensos, cerillas y adminículos para encender fuego y similares. Ahí estaba, bien guardado. ¿Porqué? Pues porque al parecerse terriblemente el pendrive a un mechero, mi marido lo guardó sin darse cuenta junto con los demás mecheros, y  ahí estaba, el muy cabrón, descojonándose de todos nosotros. Realmente, es curioso seguir la línea de razonamiento masculino.

Bueno, buen rollo. Había palidecido ante la sola perspectiva de ir a Pagí, como diría mi hijo, sin sus preciosos ficheros.

Me pongo a prepara un conejo en pepitoria. En eso estaba cuando llama a la puerta el técnico de Gas Natural. Señora, que compruebe si tiene gas. POZÍ. El amigo GAS ha vuelto. Algún simpático había cerrado la llave de paso; los armarios están sin cerrar porque aún están instalando, y eso es lo que ha pasado. Gracias, Dios mío. Tenemos agua caliente y calefacción. Es la única ventaja que le veo a la vitrocerámica. Que a una mala, si tienes luz, puedes obtener agua caliente. Eso y la chimenea, que nos ha salvado en más de una ocasión de acabar como los pingüinos.

Así que así estoy, tomando un aperitivo en la terraza, con el portátil en las rodillas, hace un calor de mil demonios, así que recemos porque no se estropee el tiempo y podamos disfrutar de unos pocos días en la playa.

Eso sí, reconozco que me acojona un poco el trayecto Galapagar-Marbella en solitario. No por nada en especial, que a mí conducir me gusta, sino por la falta de backup y porque no me fío un pelo de nuestro scénic familiar. Tengo que acordarme de dejarlo el lunes en un midas o algo así a que le echen un vistazo. Eso sí, espero que no le falte nada porque no tendré con que pagarlo.

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. Aprovecha esos días en Marbella tú que puedes 😉 Yo ya he vuelto de mis mini-vacaciones y ya estoy estresssssada!!! XD XD
    Un besazo!

  2. Muchas gracias, lo intentaré aunque comienzo con un estrés que no veas..
    Besos!!!
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: