Se acabó lo bueno

Ay, la vuelta. Qué asquito. Amanece, y para joder al personal: ¡un día como pocos los habrá en Marzo! Ni una brizna de viento, un sol maravilloso asomando por el agua. Hasta oías los cantos de las tumbonas de la playa; “veeeen… que estamos aquiiiiii” Y nosotros con el coche cargado, los críos fritos en sus asientos con la peli de Jaimito Jorgito y Juanito a toda caña, y enfilando rumbo a Madrís. JOOO DEEERRRR.

Manda nísperos, que diría el elegante y tristemente desaparecido  Jaime Capmany: el sábado y el domingo, días mustios, nublados, con viento; el domingo dimos un paseo por el puerto, vimos un huevo de yates en venta, peces enormes, nuestro hijo caminó haciendo equilibrios por el rompeolas, mientras la cursi de su hermana le echaba la bronca; y ya por fin, después pasamos por las tiendas del paseo, en muchas de las cuales ni me atreví a poner la pezuña porque fijo que la dependienta, encaramada en tacones afiladísimos, me clavaba alguno de ellos en la yugular si miraba con demasiada lujuria unos peep-toe de Jimmy Choo. Lo de comprar en Marbella, se está poniendo ya inalcanzable. Me conformo con mirar y copiar estilos. ¿Cómo lo harán estos capulletes de la moda para que cada nueva temporada abras tu armario y lo primero que te venga a la mente sea: “no tengo nada que ponerme”?.

Al menos llegó de Privalia mi Elio Berhanyer, traje que me pondré hasta la puñetera saciedad, porque es un traje de chaqueta para ir a currar básico de fondo de armario de verdad de la buena. Eso sí, primero me lo tengo que probar y -casi con una certeza del 100%- llevarlo a retocar. 

Auf. Eso sí, el Hipercor de Puerto Banús esconde a veces verdaderas joyas en forma de zapatos de marca con una rebaja del 70% mínimo. Je. Y me compré unas uñas postizas. Tengo unas manos que podrían ser las de un ñu después de escarbar en la sabana en busca de raíces tiernas.

Y por último, ayer, después del paseo de casi hora y media al que sometimos a los peques -la enana de 4 años sólo al final, a falta de 20 metros para llegar al coche pidió “brazos”- comimos en casa y luego… ¡¡¡salió el sol!!! el puñetero y jodío sol, me eché una siesta monstruosa en las tumbonas del jardín de mis padres, para mayor gloria del astro rey, eso sí, esta vez convenientemente untada en manteca anti-quemaduras. Frita, oye. Y a las 17 hs, salimos hacia La Cañada a ver “Hotel para perros”. Resumen: las 3 p: Previsible, Plañidera y Prescindible. Hasta nuestro hijo, fiel amante de los chuchos, se aburrió. De la pequeña no hablo, estuvo dando por saco a partir del minuto 32, y eso que aguantó lo suyo.

 

Hotel para Perros 

 

Eso sí, la vuelta ha sido de hecatombe: nada más llegar, reunión intensiva que te crió, luego salir pitando a hacer algo de compra -al menos para la ensalada reglamentaria de esta noche-, y luego un poquito de sexo, ya sabéis, todo lo que jode: deshacer maletas, reorganizar ropas, calmar a los peques, que estaban totalmente asilvestrados, colocar los uniformes para mañana, preparar algo de cena -eso sí, ayudada por Mihaela-, y tengo un bonito pliego que pretendía apañar esta noche, peeero… lo siento estoy rota. Así que mañana más. Eso sí; dos reuniones seguidicas, y luego pitando a la ofi a rematar el dichoso pliego, preparar una oferta que tengo que entregar pasado mañana, y solucionar doscientos mil marrones que se estaban gestando mientras yo estaba tumbada en la playa.

Echo un vistazo rápido a la prensa, que me podría haber ahorrado. Me llama la atención la creatividad de unos activistas que no sé bien lo que quieren, pero que en cualquier caso me hacen detenerme en la noticia.

carnehumana

 

Les llamaría merluzos, pero fijo que se ofenden. Joer, qué guarros. Desde que el mundo es mundo, el ser humano se considera en el TOP de la escala evolutiva, y en la cima de la pirámide alimenticia. Es decir, que nos lo comemos todo excepto lo que no nos gusta o está demasiado duro. Y lo siento, somos carnívoros. Yo cada vez menos, antes me tomo un rape a la plancha que un chuletón de ávila, pero lo siento, a mí me hace falta comer caliente, y si es posible, con  proteínas de por medio.

Jope. Dios, que me toque la lotería, pls. Qué largos se me harán los 15 días hasta semana santa…

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. lo de los activistas estos es pa matarlos. Cuánta gente aburrida.
    cómo harán para evitar pisar bichos cuando van paseando??

  2. Dicen que un buen budista incluso deja que los gusanos devoren su carne, para alimentarlos. En fin, siempre he creído que los extremos… ¡¡simplemente son malos!!
    Saludetes
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: