Lazos blancos, cofradías y Elio Berhanyer

Por partes: El Elio Berhanyer que me apañé por Privalia, ¡me queda de escándalo! no hay ni que arreglarlo, joer, si es que tengo cuerpo de ricachona, siempre lo he dicho. Los zapatos de Balenciaga jamás me han herido en mis tiernos pies. Qué alegría. Me ahorro el llevarlo a que lo apañen, cosa que no es nada fácil y que me hubiera costado un pastizal.

Luego veo en la tele, mientras damos buena cuenta de la monstruo-ensalada que nos metemos en el cuerpo para cenar, lo de las cofradías; o sea, la intención de lucir los lazos blancos en defensa de la vida en semana santa. Noble pensamiento y noble misión, pienso. Y me quedo con el tenedor a medio camino cuando dicen en la tele que -menos Córdoba, que se lo está pensando porque se ha quedado más colgada que un chorizo de pamplona-, todas las Cofradías han decidido que mejor no se ponen el lazo blanco, no sea que les vayan a confundir con católicos. Joder, tíos, sed consecuentes: si eres católico, estás con la iglesia y con sus iniciativas y directrices, y mira tú por dónde, con esa misma iglesia que representa el colega ese crucificado que sale en el paso que acarreas, o bien su madre, a la cual llevas sobre tus espaldas con veneración.  

O sea: me pregunto simplemente qué razón puede esgrimir un católico para NO alinearse con lo que la iglesia defiende. Sólo se me ocurren dos opciones, aunque seguro que a cualquier lector con cerebro le saldrán bastantes más. Una, que en realidad, los cofrades no son tan católicos como dicen, pero que eso de lucir el paso mola y forma parte de toda esa parafernalia socio-religiosa que cunde en Andalucía -y especialmente en Sevilla- cosa fina; y dos, que “a Dios rogando y con el mazo dando”, es decir: católico, pero poquito no vaya a ser, quiyo, que me quiten el subsidio y no me ajunten los del ayuntamiento. ¿Va por ahí la cosa? ¿De qué coño hablamos, de cultura, culticia, trajes de faralaes, religión o creencias? ¿O de papanatas que son como los cubiertos, que jamás podrán conocer el sabor de la comida (esto no es mío, es de Obi Wan Kenobi dirigiéndose a Darth Vader en la primera entrega de Star Wars)?

Además, eso teniendo en cuenta que a nadie le ponen la pistola en el pecho para profesar una religión, al menos en este país. Bueno, aún no, aunque todo se andará.

Unos impresentables me parecen, no por el lazo, ni por el lince, ni por las diócesis, sino por no ser consecuentes con sus propias ideas

Mirad, majos: o sois católicos o no lo sois. Si fuerais católicos, llevarías el puto lazo blanco a donde hiciera falta, sobre todo en una celebración como la Semana Santa, que tiene repercusión mundial (y si no, recordad lo que pasa cuando Tom Cruise se pone a hacer pelis de las suyas, donde mezcla las Fallas con la Semana Santa, con las antorchas del ku-klux-clan y con la lluvia en sevilla ,y monta un batiburrillo folclórico-histórico-geográfico más que mediano).

En cuanto a lo del Prestige, mejor ni entro. O sea: lo que diga el juez se lo pasan por el arco del triunfo (bueno, también se pasan la constitución y los derechos fundamentales del ser humano todos los días), pero lo que me alucina es que la gente se lo trague. La “vice” hace la pirula para poder votar, y también da igual. Uno podía alegar objeción de conciencia para no hacer la mili, que no era más que un puto entrenamiento, pero no puede alegar esa misma conciencia para evitar que aleccionen a sus hijos y les expliquen que lo normal es que dos maromos se casen, y que los raros son sus padres, y no digamos ya si son católicos; vaya bichos raros. Los “artistas” pueden salir a la calle a vociferar su “no a la guerra”, pero los cofrades católicos se lo piensan dos veces antes de hacer lo mismo -y encima sin “actitudes vociferantes”- para defender lo primero que defendió su jefe: la vida humana. 

Además, para terminar de alegrar el día, resulta que los seres humanos SOBRAMOS. Que nos reproduzcamos menos, coñe. Que ya vale de darle al asunto como conejos. Vale, pues digo yo que mejor comiencen por autoeliminarse los joíos verdes, que no tienen menos seso porque entonces se harían pis y caca encima por funcionar con neurona única. 

 

natalidad

Que país, y qué mundo. Creo que acabaré siendo “paranoica por el universo”, porque en realidad de madrileña tengo poco y de española cada vez menos. Además, en este maldito planeta cada vez quedan menos sitios a donde ir. 

Menos mal que siempre me quedará Elio. 

Silcas

Anuncios

7 comentarios

  1. Es que verás, Sil, se puede ser bético y defender unos colores, y renegar de Lopera, jeje ¡que la pasión no quita el conocimiento!

    En Andalucía se profesa auténtica fé en Dios, Jesús y María… pero ¿en el la aristocracia del clero? ¡Ah, no! ¿Porqué? Porque se les conoce bien… ¡y no!

    Yo defiendo la vida, por ello, no puedo comulgar con quienes dicen que el uso de condones es pecado… ¿Eso pone en duda mi fé? Yo me pondría el lazo blanco, si la aristocracia clerical fuese consecuente… como muchísimos curas católicos de parroquias de barrios lo son. Ser católicos no implica decir Amén a todo lo que digan cuatro, que sabrá dios que fín persiguen…

    Menos lazos blancos y mejor, una auténtica defensa de la vida, en lo cotidiano… Las Hermandades que se niegan al lacito blanco, en cambio, se dedican a ayudar económicamente y buscando y proporcionando empleo a las familias paradas de los barrios, y a las madres solteras formación en talleres, para que puedan acceder al mundo laboral y no tener que abortar, porque de los altos estamentos clericales, pro lazos blancos y que gastan un pastizal en publicidad, no reciben más que mandamientos imposibles e incomprensión.

    Las ayudas a los parados, las mujeres empresarias, a las nuevas pequeñas empresas, discapacitados, a los jóvenes en su primera vivienda y jubilados y demás, que el Ayuntamiento y la Junta también ofrecen, desde luego, para nada depende de la ideología política del andaluz que recibe esas prestaciones, sino de un verdadero compromiso con el bienestar social y la calidad de vida; es decir, que personalmente, con todo lo que podrían mejorar Hermandades y Ayuntamientos, veo en ellos una defensa mucho más sincera y tangible de la vida, que la que manifiesta la Iglesia… o mejor dicho, una parte de la Iglesia, ¡que Iglesia somos todos los católicos!.

    Yo, desde luego, aún estando a favor de la vida, y perteneciendo a una Hermandad, no pienso ponerme el lacito, ¡y no toy pará, ni ná! Y creo que obro bastante consecuentemente.
    Un beso, wapa!

    Jugue.

  2. No Jugue, no estoy de acuerdo: si eres católico de la iglesia, apoyas a la iglesia, y si no, pues sé otra cosa: defensor de la vida, de las familias paradas, de las madres solteras o de las nuevas empresas, no mezclemos las cosas que la acción social que mencionas no tiene nada que ver con las creencias, la religión, el aborto ni con la iglesia, la cual por cierto tiene una labor social más que intensa (cáritas, comedores, colegios concertados, ongs variadas, la acción de los religiosos que realizan gratis trabajos que otros no harían, como convivir con esquizofrénicos, etc etc etc). No mezclemos cofradías -iglesia- con ayuntamientos -que son administración pública-

    Aquí lo que me molesta -y mucho- es que unos señores cofrades que enarbolan la bandera de “y la iglesia somos nosotros” no actúan como tales, más que cuando les conviene. Prefieren seguir en el pesebre socialista que les mantiene que luchar por sus creencias, y no dudan en meterle una patada a la iglesia en cuanto tienen que retratarse. Eso sí: cuando llega la semana santa todos a llorar con las saetas. Me dan verdadero asco, yo los excomulgaba a todos por fariseos.

    Naturalmente, Jugue, no estoy hablando del católico “de la calle”, sino a los que -por su pertenencia a un grupo en concreto- forman una parte de la iglesia que tiene una clara relevancia y representación social, que salen en la tele llevando los pasos y cantándole a la virgen. Me parecen indignos de llamarse cofrades. Además, me parecía de cajón que respaldaran una iniciativa tan representativa de su religión como el de recordar a la gente que hay que defender la vida, y no sólo por el concepto en sí, que me parece indiscutiblemente asociado al catolicismo, sino por coherencia con sus jefes -la iglesia-. Es un tema de coherencia, consecuencia y obediencia.

    Otra cosa es que tú como persona humana católica o no, hagas lo que te parezca mejor, pero ellos -los cofrades- tienen un cierto compromiso adquirido con la iglesia, y una cierta visibilidad pública, y si no, que le cedan el testigo a otro que sí la defienda. No se puede estar en misa y repicando, lo siento pero así es.

    Un beso muy fuerte y espero verte por aquí,
    Silcas

  3. Silcas, conozco el tema cofrade muy, muy de cerca y te aseguro que estás equivocada. Los cofrades están verdaderamente implicados con la Iglesia, y ésta les debe muchísimo, por el servicio totalmente gratuito que le prestan a la Iglesia, y además eso que dices de permanecer en el pesebre socialista es totalmente falso. Aunque generalizar es absurdo, sí que podría decirse, que los cofrades, en mayoría son de derecha, aunque ninguno lleva la política a la Hermandad, donde todos los hermanos somos hermanos en Cristo.

    Creo, que no lo has vivido de cerca, Sil, si no, no ópinarías así.

    Pero lo del lazo blanco es absolutamente incoherente en el contexto de la Semana Santa; eso sí que es mezclar el tocino con la velocidad.

    ¿Cáritas? ¿Sabes quién reparte las bolsas de cáritas, casa por casa? Sí, las damas de la caridad de las hermandades? ¿Colegios concertados? Cuando la Iglesia les cotró el grigo de dinero y pidieron ayudas esos colegios al Ayuntamiento y la Junta para no cerrar las puertas, ayuda que, por supuesto recibieron, no de sus jefes, ¿¿No mezclemos ahora la administración pública con la Iglesia???

    Si los cofrades levantaran su mano, Sil… Las imágenes y la protestación mundial de fé, que cada día atrae cientos de jóvenes andaluces a la Iglesia, donde reciben los valores auténticos y principios que promulga nuestra religión, incluidas las catequesis, que también reciben de los hermanos cofrades los niños, no sé quién ocuparía su lugar.

    El tema es para una larga tertulia, Sil, para que pudieras entender muchas cosas, y sobre todo para vivirlo día a día y tan de cerca como se vive aquí… Como yo lo he vivido desde chiquitilla. Pero los cofrades que dices que te dan asco, son personas, dignas de reconocimiento y admiración, por seguir ahí, a pesar de conocer los abusos de una parte de la Iglesia, por el amor y el compromiso por la otra grandísima parte de esta misma Iglesia.

    ¡Y claro que me verás por aquí, chiquilla! ¡No puedo prescindir del placer de leerte, amiga mía! 😉

    Más besitos.

  4. Disculpad que me meta donde no me llaman, pero quisiera aportar mi granito de arena al debate. Yo veo parte de razón en ambas posturas:

    Por un lado, creo que llevar el lazo blanco no es hacer política. La Iglesia está claramente contra el aborto y está a punto de aprobarse una ley sobre ello, es lógico entonces que movilice a sus fieles para defender su postura. Creo que eso no es hacer política, es defender los principios de una religión, están en su derecho. Política –y de la más baja ralea- es el bodrio ese del colegio de Logroño. Me parece por lo tanto razonable esperar que quienes se sienten parte de la Iglesia lleven el lazo blanco y colaboren en la campaña. Y la Semana Santa es un escenario magnífico para hacerlo.

    Ahora bien, tampoco creo que haya que obligar a ello ni menospreciar a los que decidan, por lo que sea, no poner el lacito. La Iglesia podrá no ser un modelo de democracia, pero tampoco exige que todos los fieles acepten absolutamente todas sus posturas. Vamos, que el lazo blanco no es dogma de fe. Igual que millones de católicos usan preservativo y por ello no dejan de serlo, seguramente habrá bastantes (muchos menos, eso sí) que no tengan una postura anti-aborto tan radical como la de sus jefes. También habrá muchos, como Juguetona, que no quieran “estropear” la Semana Santa con temas ajenos a ella y piensen que no es el mejor momento para esa reivindicación, ya hay convocadas manifas y jornadas por la vida y similares que son más adecuadas. Porque si se exige que lleven el lazo en la procesión, habría que exigir que lo llevaran siempre, digo yo, no? igual exagero, pero tendrían entonces que repartir lacitos en todas las iglesias y obligar a todos los asistentes a ponérselo?

  5. Pero hombre, bienvenido seas, que aquí nos hace falta la opinión masculina, y si es la tuya, aún más!!! jajajajaja
    El tema es jugoso que te pasas. Porque en realidad, católicos puros y duros ¿a cuántos conoces? (no cuentes al opus, esos son otra cosa) ¿gente que esté de acuerdo al 100% con la postura de la iglesia? yo no, desde luego. entiendo y comparto la filosofía básica, pero no comparto tanto la figura del estamento eclesial. tendría que ser una organización mucho más flexible, amplia y moderada. Pero en fin, es lo que hay.
    Buena observación la del lacito, yo me pongo en mi cuerpo serrano lo que me viene bien, que se atreva alguien a ponerme un lazo en contra de mi voluntad, que le meto una leche que lo crujo. Eso sí; si en mi empresa me “sugieren” un estilo de vestir determinado lo acepto, porque en esa ocasión estoy actuando representando a la compañía y no soy libre a la hora de actuar (aquí iba a estar yo si no…)
    Un besote
    Silcas

  6. gracias, Silcas
    os paso una web que aporta una postura interesante, aunque las malas lenguas dicen que está financiada por oscuros intereses: http://www.catolicasporelderechoadecidir.org/

  7. Jejejeje. ¿Y cuál no lo está?
    Apachos
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: