Cosas buenas del mundo árabe

Ayer viernes decidimos celebrar San Isidro con la competencia vil, es decir, en el Medina Mayrit.

Cogimos turno a las 10, por eso de que el aforo sería considerablemente mas soportable, y nos dispusimos al ritual de rigor: baño en sala templada, baño en sala caliente, y luego al pilón (no penséis mal, que se trata del PUTO pilón del agua fría), y después baño turco. Ciclo repetible ad libitum y cuando mejor te convenga. Dejando aparte algunos marsópidos que pululaban por el agua, estábamos los seis agustísimo, moviéndonos a placer por el recinto con muy escaso aforo, y bebiéndonos el rico té de hierbabuena con el que te obsequia la casa (tengo que buscar la receta, porque me encanta, y además he plantado hierbabuena en la terraza, que actualmente usamos para hacer mojitos con y sin alcohol).

Me gustan los baños más que a la Sirenita, si un día tengo pasta, juro que monto una cosa de éstas en el sótano, falsas claraboyas incluidas. 

 

El sótano de mi futura casa

El sótano de mi futura casa

 

Casi casi que hasta me casaría -o incorporaría, depende- al harén de un árabe opulento con tal de pasarme el puto día metida en el agua con las neuronas entretenidas contando los agujeros de las celosías. Ni java, ni punto net ni servidores de aplicaciones, QUE LES DEN, por no decir algo más grosero.

Y así estábamos, holgazaneando, cuando nos llega el turno del masaje mixto. No, no consiste en que te adoban con jamón y queso y te empanan, no. Consta de 15 minutos de masaje exfoliante con el guante más cabrón del mundo -cáñamo de la estepa castellana y a frotar se ha dicho-, y otrso 15 de masaje relajante en camilla.

Nos toca el turno a cónyuge A y a la menda. Nos pillan por banda dos masajeadores, el suyo con trazabilidad incluida -léase plagaíto de tatuajes- y el mío alto, enorme y fornido (dios, pienso, este pavo de manos como armarios me va a arrancar la piel a tiras), y cuales sendos solomillos de ternera, nos tumban a cada uno en salitas contiguas sobre una mesa de mármol -lo más parecido a protagonizar un episodio de CSI, supongo. Primero te pasan agua calentita con una pequeña ducha -um, esto está bien- y luego JODER agua FRÍA QUE TE CAGAS sobre tu cuerpo serrano, tripón incluido. AAARRGGHHHH. En cierto modo me río pensando en lo que debe estar sufriendo Cónyuge A con su ternero correspondiente, hasta que mi fornido masajista me unta con jabón, agarra el guante de crin y comienza el masaje.

Pero coño. QUÉ NENAZA. Mi hija pequeña dando masajes exfoliantes le pone más entusiasmo. El hombre me consulta “¿así está bien?” Y qué le voy a decir; frases como  “hombre, dale más fuerte” o ” aprieta más” o “dame más”, que más bien tienden al equívoco y propician situaciones más bien incómodas, supondría tener que proporcionar una serie de explicaciones nada simples al ocupante de la cabina contigua. 

Así que me conformo con un mierdi-masaje que no me quita ni las legañas, y encima han sustituido el guante de crin por una especie de manopla para lloricas protestones. En fin. Pues nada, ya no volveremos a pedir exfoliante, se acaban de cubrir de gloria.  Al menos el otro masaje -el relajante- es bastante decente y me tonifica la espalda.

Luego al agua de nuevo, un poco más de hacer de ballena tripa arriba, y después a la calle.

En la Plaza de Santa Ana hay una serie de garitos majos, donde decidimos volver al mundo occidental y trapiñarnos unas gambas a la plancha, huevos revueltos con patatas, callos y algunas otras guarrerías regadas con cervecita. 

 

 

La Fragua de Vulcano

La Fragua de Vulcano

 

 

Después, mi hermana y yo nos instalamos en su casa a tragarnos pelis de chicas, mientras los niños retozaban, mi cuñado echaba la siesta más larga del mundo y cónyuge A se llevaba a su padre y a nuestro hijo al tenis -teníamos entradas gratis para el open-. Cayeron “Crepúsculo”, “4 bodas y un funeral” y estábamos empezando con “El Diablo Viste de Prada” cuando me tocó recoger velas y volver al hogar -caray, llegamos a las 23 hs- a dormir.

Hoy, tras una mañana de shopping donde íbamos a por un cubo de basura y acabamos haciendo la compra del mes y comiendo en el McDonalds- estamos en la terraza, con una cachimba de tabaco de manzana -otra cosa buena del mundo árabe que ya hemos adoptado en la familia (mi hermana se compró una ayer)- y luego tenemos que volver a bajar a Madrid a cenar en casa de mi hermana carne a la piedra -la cual ya ha sido encargada a mi insustituible Eladio- y trapiñarnos el champán de Enrique -prometo no beberme más de dos botellas, lo juro- hasta que el cuerpo aguante. Bajamos los pijamas de los niños, porque habitualmente, cuando tenemos cena allí, nos los llevamos KO, empijamados y fritos, y van directos de la sillita del coche a su cama reglamentaria.

Y en fin, que en eso consiste la alianza de civilizaciones si es que podría darse: elegir lo mejor de cada una y disfrutarlo, prescindiendo, naturalmente, de todo lo que no te mola, que en el caso del mundo árabe, es algo así como el 99% de su civilización.

Por cierto, si algún blogger puede explicarme cómo es que ayer el post de los críos batió records absolutos de audiencia, que lo haga,  porque yo aún estoy flipando.

Casi 300 visitas ese post. Caray. Y eso que no lo he escrito yo. Será por eso… 😀

Feliz sábado, y como me he dejado el cargador del portátil en la ofi, ¡¡ya tengo excusa para no currar una mierda en todo el fin de semana!!.

Silcas

Anuncios

3 comentarios

  1. Fui yo! 😛 Me pareció buenísimo el post; está nada de ser portada en Meneame:

    http://meneame.net/story/nunca-discutas-ninos-humor

    XD XD lol!

  2. Jajajaja, ahora lo entiendo.
    Un besico
    Silcas

  3. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: