¡Chihuahua!

Te cagas.

He estado a punto de comprar un Chihuahua.

Será que estoy ya fatal, porque eso de ampliar el parque de seres vivos me parece como mínimo una temeridad. Sabe dios qué haría Wandita, la mestiza de braco y perdiguero con un perro del tamaño de un ratón. Directamente se lo zampa como aperitivo.

Ahí estaba el animalito, en la “pecera” del Verdecora, mirándome de reojillo con su palmo de estatura -y eso estirao-. El bicho tiene su carácter, mientras su compi de pecera se hace el simpático, él me muestra los cuartos traseros con un desdén más que mediano. Me quedo un rato observándole. Mola.

Chihuahua en su pecera 1

Chihuahua en su pecera 1

Chihuahua en su pecera 2

Chihuahua en su pecera 2

Decido dar un poco por saco a la unidad familiar. Hace un calor asqueroso, suerte que arreglamos el aire acondicionado del Scénic, no tiraba ni de coña. Solución? Fácil. Cambiar el filtro del polen, que estaba lleno de mierda y que no creo haber cambiado jamás. 17 euros.  Lo que yo llamo compras felices.

Llamo a Cónyuge A, que estaba en casa de mis suegros con mis dos retoños.

Ring ring. Se pone mi hijo.

– Hola, hijo. Oye, que dile a papá que si me deja comprar un chihuahua.

– ???? Mamá, pero ¿Chihuahua, la peli?

– No hijo, Chihuahua el perro.

… gritos: Papáaaaaaaaaaaaaaaa que dice mamá que si podemos (jeje, ya somos dos) comprar un chihuahua.

Cónyuge A al aparato.

– ¿Qué haces?

Que si compramos un chihuahua, es tan mono, tan portable…

– Anda, sal de ahí enseguida (me conoce y me teme, sabe que soy capaz de adoptar alguna lamentable forma de vida si se me tercia).

(doy otra vuelta de tuerca)

– ¿Te digo el precio?

– No sé… ¿300 euros?

– 800 del ala.

– Joder. Anda, sal de ahí (comienzo a percibir un ligero matiz de pánico en su voz).

Jajajaja, cojo un saco de pienso para el perro y me vuelvo a casa previo paso por opencor, pan, bimbo, huevos y alguna que otra cosilla que faltaba.

Llego a casa, y a la piscina de cabeza, nos vamos los cuatro a ver si nos remojamos un poco.

Mañana supongo que hará el mismo calor insufrible que hoy. A ver si llegan pronto las vacas, por Dios Santo, que no aguanto más.

Que comencéis bien la semana los que curráis, y los veraneantes, pasadlo bien, que ya os falta menos para volver al trullo (digoooo al curro). Cabrones.

Silcas

Anuncios

3 comentarios

  1. Que quieres que te diga…. de buena te salvo conyuge A.

    Y eso de volver al trabajo… pues una de las cosas que extraño del trabajo es el aire acondicionado tan rico que hay en las oficinas.

  2. Pues mira, en eso te voy a dar la razón: el aire acondicionado y la paz enorme que reina durante el mes de agosto (julio no, julio es totalmente infernal)
    Me alegra volver a verte por aquí.
    Un besote
    Silcas

  3. Pues yo siento discrepar pero esa raza en concreto no me gusta nada…me parecen muñecos de peluche!!! Joder, es que son minis y encima valen una pasta… XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: