Olvidos y errores

Esta semana tenemos dos, nada menos, dos historias terribles que nos podrían haber sucedido a cualquiera.

La primera, la pobre infeliz, la enfermera de 22 años involucrada en la muerte del bebé hijo de la madre fallecida con gripe A (que manda nísperos también, la tremenda situación para la familia).

El caso de la enfermera

El caso de la enfermera

Vale, vale, que sí, que pobre bebé, pobre padre, y pobre familia. Lo que no quiero ni pensar es en cómo se sentirá ella. Que está bajo sedantes y destrozada, joder, pues claro, cómo va a estar. A ver cómo se recupera uno de semejante cosa. Mi teoría es que en todos los trabajos existe un riesgo llamado falta de calidad, en todos, incluyendo el mío.

Esa “no calidad” deriva en accidentes. No tengo la menor idea de medicina ni de enfermería, dicen que las dos sondas que tenía el bebé -una para comida, otra para medicación- eran idénticas y que fue lo que provocó el error. Bla bla bla. No voy a entrar en cómo funciona la sanidad, sea pública o privada, porque también a los de Sanitas déjalos ir. Con el dichoso episodio de pancreatitis de mi marido estas pasadas navidades, se lucieron, casi lo envían al otro barrio esos médicos de palo que suelen tener en urgencias y que le dijeron que simplemente tenía una gastroenteritis. Hasta que mi marido insistió, le hicieron análisis y lo enviaron a la UCI de cabeza. ¿Gastroenteritis, eh, cacho incompetentes? La cuestión es despachar pacientes y que no den mucho por saco. ¿Qué hubiera pasado si mi marido se hubiera vuelto a casa con semejante cuadro? Pues que ya no estaría entre los vivos.

Al final, el resultado es lo que cuenta: un niño muerto y una chica recién incorporada al mundo laboral con la vida destrozada. Supongo, a mí me pasa algo parecido y no sé si podría seguir viviendo con semejante losa en mi cabeza. Pobres criaturas, ambas dos.

La otra, una mamá que va al curro y se deja al bebé dentro del coche, el peque muere por deshidratación. Según parece, una discusión por tráfico que la sacó de sus casillas y ¡plof! Te olvidas de que lo más importante de tu vida va sentado en el asiento de atrás, te vas corriendo al curro, engorilada por la trifulca ¡y te lo dejas allí metido!

El caso del bebe 1

El caso del bebe 1

Joer, pobre niño pero pobre madre. Y me pongo en su pellejo, doy fe, que a cualquiera de nosotras nos podría haber pasado. No sé, imagina: metes al niño en el coche, lo atas a la sillita de forma casi automática, con la cabeza en los marrones del curro o en la reunión de los cojones donde tu jefe te va a dar zapatilla con toda seguridad. Pensando en la mierda, suena el móvil, con cualquier otro marrón, se te va la pinza, durante la discusión pones el piloto automático, no pasas por la guarde porque no sueles llevarle tú sino tu marido, y llegas a la oficina, aparcas y dejas al crío dormido a pleno sol dentro del coche. Tragedia servida. A mí me pasa eso, y no sé qué haría, posiblemente coger el coche con el crío dentro y tirarme por cualquier precipicio cercano. No podría seguir viviendo con eso.

Y hay más, otro padre que también se dejó a su hija de 3 años en el coche.

Otro bebe en coche

Otro bebe en coche

¿Y qué coño hacemos ante semejantes desgracias? Pues que tendemos a culpar a la enfermera y a la madre, o al padre. La enfermera, pobre hija;  imagino que quizá metiera la pata, pero no me creo ni borracha que fuera 100% culpa suya. Me parece que los accidentes de enfermería son como los de aviación: se conjugan unos cuantos factores y ya tienes la desgracia servida: la “no calidad” justo en el límite de la chapuza (me refiero a las sondas idénticas), una profesional inexperta, las veteranas que están a otra cosa, y ya lo tienes apañao. Lo malo es que los accidentes, tanto en medicina como en transporte, suelen tener consecuencias más bien nefastas. En mi sector, una metedura de gamba igual implica que una web no esté disponible, que una aplicación calcule mal el resultado de una cuenta o bien que no te llegue un correo de confirmación de una transferencia. Pero NO se muere nadie. Bueno, a veces matan al programador por metepatas, cosa injusta porque el citado metepatas generalmente no ha recibido la formación adecuada (estudió filostros y la aplicación iba sobre calostros) o lo han puesto de jefe de proyecto cuando el infeliz acaba de salir de la facultad.

Y yo esta semana voy y me olvido de felicitar a mi suegra por su santo, la virgen del Carmen. Desde luego, no es nada raro en mí; tengo ausente el gen que determina la capacidad para recordar los cumpleaños de los seres queridos, incluyendo padres y hermanos.

Vaya chorrada, diréis.

Pues no. Se empieza por las chorradas y uno acaba dejándose al bebé en el coche.

No todo el mundo tiene la facultad de compartimentar la mente y desconectar la mierda del curro en cuanto sales por la puerta, o bien centrarte en lo que debes. ¿Qué es más importante, llegar puntual a trabajar o dejar a tu hijo en la guardería? ¿Porqué tenemos la mente permanentemente ocupada en un bucle de estupideces, como en cosas del trabajo, broncas de tráfico, o banalidades de todo tipo? No tenemos mucho control sobre la mente, digo yo. Dejamos que nos desborden las bobadas y al final no nos queda capacidad de procesamiento para pensar en lo que realmente es importante.

Y luego pasa lo que pasa.

Silcas

Anuncios

Una respuesta

  1. Mira Sil… No puede suceder que una chica de 22 años se quede sola al cuidado de bebés, que estando sanos, ya necesitan cuidados especiales, mucho menos si están en un hospital porque requieren atención muy específica y profesional… Esos errores, (confundir bolsas casi idénticas, los podemos cometer cualquiera; por ello si un bebé está ingresado es para que no ocurra tal catástrofe.

    La chica de 22, desde luego no es la culpable, pero si está sana psicológicamente, el peso de su responsabilidad directa en la vida (muerte) de ese bebé, es lógico que la tenga tan sumida en la desgracia, y el dolor.

    ¿Como que pobre bebé, y pobre familia, pero vale? ¡Por dios! ¡Se ponen la gente peor por la pastilla del día después!

    ¡Es un homicidio! Como si atropellas a alguien con tu coche, con el agravante de ser menor, conducir sin carnet, y el agravante de contar con el permiso de tu padre… Inmediato responsable de tí… ¿Cómo que vale? 😯 ¿Cómo puede ser que lo veas igual que el caso de un error humano (poco previsible) de especialistas en vuelos? ¡No es comparable! No para mí, desde luego… aunque el resultado sea el mismo… No es lo mismo que yo mate a alguien porque la rueda del coche estalle, que porque deje conducir a mi sobrina, sin carnet… Jolín… ¡Que eso no puede ocurrir! Ni se puede pasar por alto…

    Lo del bebé olvidado… ¡Dios! Son ya muchos, no solo dos… ¿Que no te extraña ese olvido? 😯 ¡Pero cómo que no? ¿Para eso tanto mirar para adoptar un bebé la idoneidad de la familia para su protección? 😯 Para que luego encontremos normal esa falta de protección en familias de las de Ley? 😯

    Si soy lesbiana, puedo causar perjuicios desatrosos en un bebé… ¿Y este tipo de vida de los matrimonios actuales, nooo? ¿qué es más perjudicial?

    No entiendo nada… Cada vez entiendo menos de ética y de moral, y de perjuicios y protección, y de los derechos que nos asisten, y nuestras obligaciones… Me pregunto los niños que nos escuchan opinar… ¿Lo tendrán claro?… Cada vez entiendo menos, y me encuentro menos capacitada para ser madre… o elegir un padre… o el momento adecuado para tener un hijo… la verdad… No entiendo estas cosas, y las distintas formas de enfocarlas… Yo solo veo una…
    Lo que está bien hecho, y lo que está mal hecho…
    Los accidentes, y las imprudencias…

    Y estos casos no son accidentes… son el resultado de hacer mal las cosas…por no dar el valor a la vida, que tanto defendemos… de boquilla… en plan política… Estas cosas a mí me dejan hecha polvo… ¡Pobres de los que han muerto por una negligencia que no tiene justificación ninguna, para mí!

    Jugue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: