Correteos.com

Dios santo. Hoy, segundo día de carrerita mañanera. Creí que no podría, pero el cuerpo humano aguanta más de lo que parece.

Ante la insólita multitud de jardineros y desbrozadores que a esas horas pueblan mi ruta habitual, he decidido correr por dentro de la urbanización en vez de utilizar la carretera que la rodea. Primer motivo, hace un calor horrible, y al menos por la parte de dentro está a la sombra. Segundo, hay multitud de plantujos exóticos que dan cierta vidilla al lugar y hacen mucho más agradable correr. Tercer motivo, doy pena corriendo, y en cualquier momento, alguno de estos tipos es capaz de llamar al 112 para que retiren mi penoso cadáver del lugar, que queda feo junto a los hibiscos.

Plantujos

Plantujos

Así pues, me dedico al trote cochinero, pero al menos en privado, que aún me da vergüenza que me vean resoplando.

He recibido un cándido y enternecedor email de mi amiga Ana: “no corras de golpe! mejor tres minutos corriendo y tres andando”. Cómo que tres minutos corriendo, si apenas consigo correr uno seguido. Me duelen los tobillos, los calcañares y la parte baja del muslamen.

En cualquier caso, creo que es mejor no forzar la máquina e ir poco a poco, que ésto no va de ponerme cachas en tres días, sino de ir tomando una rutina de salir a hacer ejercicio todos los días. No tengo excusa, vivo en un lugar rodeado de verde y perfecto para corretear o incluso para ir en bici cada día.

Hoy ha hecho un calor DEMONÍACO. Hemos pasado en la playa de 12 a 14 horas (mal hecho, pero hemos llegado muy tarde por culpa de los malditos deberes), y casi todo el tiempo hemos estado metidos en el agua, no había forma de aguantar al sol. Hasta hemos salido con los dedos arrugados, hacía siglos que no experimentaba esa sensación en el mar, y menos en Puerto Banús: agua a temperatura perfecta y encima transparente, ni una sola alga, ni guarrería. Lo de las piedras hace ya tiempo que lo solucionamos con los escarpines y conseguimos entrar y salir en el agua sin esmoñarnos. Así que mañana trataremos de estar en la playa a las 10,30 y nos largaremos sobre las 13 hs. Es imposible pasar la solana. Es mucho mejor ir de buena hora, volver a casita a la sombra, con su aire acondicionado reglamentario, para comer ensaladilla casera y sestear en el sofá -o mejor aún en el super-sillón reclinable de mi papá viendo documentales de animalitos con los ojitos semicerrados hasta que te sobas- que pasar un calor atroz bajo la sombrilla  y comer cualquier mierda en el chiringuito abarrotado de peña chillona.

Mañana voy a volver a salir a correr, a ver si consigo -al menos- correr dos minutos seguidos-. Empiezo a pensar que necesito llevar un cierto hardware básico, como un reloj, y algo que me sirva para contar los kilómetros. De la PDA me puedo ir olvidando, pesa, molesta y al final, es un rollo llevármela, cuando vuelva a Madrid ya me haré con un mp3 o similar. Vamos por orden, tratemos primero de correr y luego ya buscaremos entretenimiento.

Los niños se lo han pasado teta, hoy. Hacía viento y oleaje, pero el agua estaba deliciosa y nos hemos dedicado a hacer el ganso con las colchonetas publicitarias de McDonalds.

Hoy hemos reventado la segunda colchoneta, la primera la destruí yo misma ayer, con las uñitas, tratando de subirme encima, ante las carcajadas de mi hermana, que casi se ahoga de risa viendo mis torpes evoluciones acuáticas. “Venga, que ya casi la tienes, yo te la sujeto”, joer que parecía que estaba tratando de violar a la pobre colchoneta, que escapaba entre el oleaje, tratando de eludir mis zarpas. Murió, la pobre. Pero conseguí montarla, que conste, para finalmente comprobar que me iba hundiendo paulatinamente y terminé por volver a la orilla arrastrando un guiñapo de plástico azul.

Super-Audi se sigue portando formidablemente, nos recibe con alegría y nos obsequia con un aire acondicionado modelo “Polar”, que funciona a plena potencia según nos subimos al carro. Adoro este coche. En cuanto vuelva a coger el scénic, me voy a deprimir profundamente. Y más me deprimiré cuando nos deje tirados con todo a bordo en mitad de la A-6.

El tráfico en Puerto Banús sigue siendo demencial, hay que buscar siempre alternativas, sin descartar el ir a pie a los sitios. El año que viene, me traigo la bici, no pienso coger el coche ni loca.

Esta noche hemos cenado dentro de casa, en el jardín hacía un calor inhumano, bastante insólito para ser las 10 de la noche.

A ver si mañana bajan un poco las temperaturas, aunque lo dudo mucho. Será mejor salir a campo abierto mientras sea soportable y guarecerse del sol en cuanto comience a ser insoportable.

Prediccion para mañana

Prediccion para mañana

Silcas

Anuncios

3 comentarios

  1. Yo no he hecho nada de ejercicio en este mes de agosto y ni se me pasa por la cabeza hacerlo….si ya caminando sudo como los pollos y llego a casa arrastrando la lengua, no me quiero ni imaginar cómo llegaría si me da por correr… XD
    Besos.

  2. Qué susto! por un momento pensé que te habías pasado de 12 a 14 horas seguidas en la playa…
    Mucho ánimo con el correteo, pero cuidadín con las rodillas y la espalda, que sufren mucho.

  3. La verdad es que es duro, pero merece la pena, te lo aseguro Nibun.
    Oraculador, tranquilo que al ritmo que voy ¡¡no hay peligro!! jajaja
    Besos
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: