Vuelta al hogar

Ayer cargamos los bártulos y enfilamos el super-Audi de regreso a Madrid. Se me hizo un poco largo el viaje, aunque con este carro conducir es mucho más relajado.

Hoy, con todo el dolor de mi corazón, lo he devuelto a Avis y he cogido el Scénic aparcado en el garaje de mi cuñada, al lado de Avis. He vuelto de Madrid a la sierra en cuarta y sin pasarlo de 100, por la A6 para no tener que cambiar demasiado. Ay. En cuanto he llegado a la rotonda de Guadarrama, y he puesto tercera, ¡¡¡vaya ruidoooooo!!!!!.

Va a tener razón mi padre, la pieza dichosa que se rompió cuando se fastidió la quinta marcha y cuyo nombre no recuerdo, anda suelta por la caja de cambios y está dando por saco, preparada para romper la caja enterita en cuanto le venga bien y un bache ayude. Meto segunda. Igual, el mismo ruido de tableteo como si AAAALGOOO estuviera suelto. Joder. Meto cuarta. Vale, en cuarta no hace ruido. Llego hasta casa en esa marcha, pero claro, al entrar en la urbanización no puedo entrar como el “señor lobo” (cito: “Estoy a 30 minutos de ahí, llegaré dentro de 10.”),  así que llego a casa en segunda y con el ruidito “esto se va a romper pero ya mismito y te voy a dejar más tirada que una colilla” acechándome en todo momento cual espada de damocles.

Y encima, mañana curro nuevo. A ver cómo lo hacemos para bajar a Madrid, porque sólo nos queda el bendito Almera de repuesto, igual de anciano venerable y sin aire acondicionado, pero al menos con su cinco marchas (cómo echo de menos las 6 marchas del Audi, dios). Y como ahora curramos cada uno en una punta, ya no podemos bajar juntos, ahora necesitamos dos coches.

El resto de la familia acaba de irse a buscar a WANDITA, la cual llegará de la residencia tan repugnante como la otra vez
y me obligará a ducharme conjuntamente, al menos esta vez directamente me pongo el bikini y me ahorro el espectáculo de camiseta mojada con jugo perruno.

Los críos no empiezan el cole hasta el 7 -oh cielos- conque les quedan dos semanas de aburrimiento y fastidie abueril, porque a ver cómo hacemos si no. Mi hijo ya está preguntando que cuándo empieza el cole, que le ha prometido a su abuela que iba a estudiar mucho. Pobre. Si voluntad no le falta -cuando le da la gana, claro-.

Y mañana curro nuevo, qué sensación tan rara, pasar de ser un clásico (9 años no es moco de pavo) a convertirme en la novedad de la oficina, con lo tímida que soy. Ouf, qué pereza. En fin, allá que iré a comenzar una nueva vida profesional, a ver qué me depara el destino.

Al menos, espero que el carro me lo den esta semana, que si no lo vamos a tener de un chungo que…

Pues eso es todo amigos, a los que siguen de vacas -cabrones- que se lo pasen genial, y a los que vuelven a la vida diaria, mucho ánimo y a comenzar con buen pie.

Ahora me voy a dar una panzada de sexo (ya sabéis, todo lo que jode: poner lavadoras, vaciar maletas, regar las plantas, revisar la nevera, hacer los menús de la semana… y por supuesto, la actividad estrella: duchar al puto perro)

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. A por ellos, oeh..
    A por ellos, oeh..

    Mucho ánimo guapa, son afortunados, no saben lo que han ganado

    Te echamos de menos…. 😦

    Mil besos

  2. lo mismo digoooo!!!!!
    en fin, con un poco de calma, en cuanto me aposente, me paso a tomar un café ¡¡o dos!!
    besitos
    silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: