Call-conference on the rocks

Pues estaba yo esta mañana, a las 08:40 tan ricamente, acabando de arreglarme y casi a punto de salir por la puerta para dejar a mi churumbel en el cole, cuando de prontooooo, suena el móvil: la secre de mi jefe, oh oh, mal rollo.

La criatura está toda acelerada; que podiosbendito, que me conecte a una call conference que comienza a las nueve, que mi jefe quiere que me enganche para hablar de marketing corporativo con un illuminati (encima ex-accenture) que quiere que le aprueben un presupuesto para lanzar un plan de marketing mundial de la muerte total. En inglés, claro.

Huy, la virgeeen…. Si ya decía yo que este curro debía tener alguna pega… Aheemmm?? Carraspeo, como dices, querida??? Esta mujer y yo compartimos dos aficiones: una, las compritas on line, y otra el fumar en shishá o cachimba. Ahora anda toda compungida buscando un modelo bonito para pintar en la maravillosa cachimba que su novio le trajo de Egipto y que el muy nécora metió en el lavaplatos. Desde luego, quedó limpísima, sin rastro del precioso dibujo original que venía pintado en el vidrio.

Pero en fin, a lo que vamos. Medio catatónica salgo por patas arrastrando niño, bolsa, mochila, bolso y portátil, con rumbo a criatura con ruedas definitiva, que me espera resignada y que ya se ha acostumbrado a mi forma de darle zapatilla. Parezco mismamente la pobre Andy Sachs en El Diablo Viste de Prada, cargada con diez faldas de Calvin Klein, cuatro cafés de Starbucks, cuatro bolsos de piel de poni, un solomillo a la plancha, y el móvil en la oreja, pero en maruja.

El diablo viste de prada

El diablo viste de prada

Llego al cole, derrapando en el barrillo de la carretera de acceso, suelto el coche donde me viene bien, deposito enano en su lugar, o mejor dicho el enano me sigue mientras inicio vuelo rasante con su mochila en una mano, mi bolso deslizándose por el hombro y el móvil llamando -tururu ri ruuu-  mientras agarro el móvil con las meninges -esta mujer está ya realmente de los nervios, falta UN MINUTOOOOO (para el lanzamiento del challenger, joer, chica, que no pasa ná si me engancho 5 minutos más tarde, teniendo que cuenta que me acaban de avisar y podría estar visitando a un cliente o degollando gallinas con las trancas).

En fin, me meto en el coche, y trato de incorporarme a la call conference; tras dos intentos infructuosos, por fin el cacharro se come mi “userpasswordcodeidealdelamuerte” y me encuentro en el ciberespacio con mi jefe, el tal illuminati y yo misma, hablando de cosas raras en inglés a esas horas de la mañana.

Lo sé. Esto es una prueba de fuego, primero a ver si mi inglés es como dice mi CV o no, y luego, si tengo la cabeza tan amueblada como vende mi CV, o no. Además, tengo cierta manía a los ex-accenture, el último que conocí trató de robar bajo amenazas un documento horas antes de anunciar su marcha de la compañía, conque no tengo buenas referencias. Eso de “nooo… si es un ex-accenture” y que la gente lo mencione como un plus, me pone los pelos como escarpias. Accenture maaaaaaalo.

Tras 1 hora de calvario, compruebo para mi sorpresa que el illuminati habla un inglés muy decente y comprensible, que mi jefe me da cancha para que cuente la lista de los reyes magos que queremos la plebe de ventas, y que no ha sido para tanto.

Luego salgo por patas a la oficina, corro como una loca para acabar un montón de marrones, y me esperan otros dos, al final termino comiendo -y bebiendo- margaritas con mi amiga Ana, que ya nos tocaba.

Cuando vuelvo a casa, previo paso por la modista para que me estreche TRES putos pantalones y me acorte una falda, que esto del deporte me está saliendo por un congo; me toca revisar deberes y despiojar a la pequeña -por dios, tres días sin poner aceite del árbol del té en el champú y se me empioja, es acojonante. Tengo 20 minutos de “goñi goñi”, que consiste en lloriqueo enervante -no le hago nada de daño- mientras localizo al PUTO PIOJO, que sólo hay uno, pero a ver quién es la guapa que lo encuentra entre tanto rizo oscuro. Lo encuentro -tras untarle la cabeza a mi hija con el aceite del té- y lo espachurro violentamente. Cojo el bote de champú y le vacío el frasco de esencia dentro, si es que hay MIIIIILLLLLL cosas que si no las hago yo, no las hace nadie.

La leshe. Voy a tener que empezar a correr por las mañanas, porque últimamente mis tardes apacibles se me están complicando pero bien. Aunque ahora que lo pienso, correr mientras tengo una call-conference con un illuminati, mi jefe y una consultora de marketing -arf arf arf- ya puede ser para nota…

SOCOOOOOOOOOOOOORROOOOOOO

Silcas

Juguetona

Muy bueno el post de Juguetona, con su permiso  😉  os lo enlazo desde aquí:

http://juguetona.wordpress.com/2009/09/19/quiero/

Que lo disfrutéis…

***********************

Quiero

Quiero que me oigas, sin juzgarme.

Quiero que opines, sin aconsejarme.

Quiero que confí es en mi, sin exigirme.

Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi.

Quiero que me cuides, sin anularme.

Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.

Quiero que me abraces, sin asfixiarme.

Quiero que me animes, sin empujarme.

Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.

Quiero que me protejas, sin mentiras.

Quiero que te acerques, sin invadirme.

Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.

Las hijas de ZP

No puedo -LO SIENTOOO- resistirme a subir algunas de las maravillas realizadas con ayuda del potochop que la peña se ha currado y que alguien ha tenido a bien enviarme.

Que las disfrutéis, y los que vayáis hoy de copas, tened cuidado con las niñas, digoooo con los orcos…

Silcas

****************

Hijas ZP 1

Hijas ZP 1

Hijas ZP 2

Hijas ZP 2

El Resplandor. By ZP Productions

El Resplandor. By ZP Productions

Mi favorita. Viva AIGOR (digo IGOR...)

Mi favorita. Viva AIGOR (digo IGOR...)

Truño

Lo dicho, un truño. Ayer abandoné la oficina a eso de las 9 de la noche, con la SEGURIDAD de que no estaba terminada la oferta ni mucho menos. Peeero como el líder del asunto me dio carta blanca para largarme, pues lo hice. Peaso truño, sí señor. 150 páginas de word + otras tantas en anexos. Se lo va a leer rita la cantaora.

Esta mañana, desde la blackberry ví su email de envío de la oferta a todo el equipo que había participado en el bid multipulpo a eso de las 4 de la mañana. Vamos, que soy yo y ese correo lo pongo a los dos días. Y por supuesto, no aparezco por la oficina al día siguiente. Motivo? Se dedicaron a hacer el precio para otra opción. Sé por experiencia que ponerte a hacer números a las 2 de la madrugada, y -lo que es más grave aún- componerlos a base de despertar belgas, holandeses, croatas e italianos NO ES BUENA IDEA. Vete tú a saber cómo habrá quedado el invento. Lo dicho: “uayominí du pua”, pongame cuarto y mitad de call center en la bella italia. Vooolaaareeeee uaaaaaooo …

Ay, esta jumentud, es lo que tiene. Qué animosos.

Hoy me he retirado a las 17:30 para recoger a “máquina con ruedas #3”, que tenía revisión médica, y el taller cerraba a las 6; me lo han dejado limpico limpico, con su aceite nuevo, con los bajos maqueados y con las escobillas cambiadas. Y hasta lo han lavado, oye. Esto del renting mola. Eso sí, me han hecho pagar 9 euracos por un chiriflú que sujetaba el parasol delantero y que se había roto. Que eso no lo cubre el renting. Joder. Pues menos mal que no se me cae el parasol en las pestañas, porque eso -definitivamente- te impide conducir. Y que del embellecedor que falta en uno de los neumáticos, que tengo que dar un parte. Pos fale. Y eso que no he sido yo. En fin.

Como he vuelto pronto a casa, he aprovechado para correr, y me ha emocionado ver que tras unos días sin practicar, he podido dar dos vueltas al circuito con relativa comodidad -hasta he doblado a dos ancianitas- y encima meterme 100 abdominales pa’l cuerpo. Diomío, que alegría. No voy a morirme. Además ayer me hicieron el reconocimiento médico en la empresa. Y resulta que ya no tengo anemia, tengo los glóbulos rojos decentes, pero el colesterol pachucho tirando a mal. Que me lo haga mirar, a ver si es que los dos colesteroles, el bueno y el malo, están mediopensionistas o qué.

Lo de los reconocimientos médicos en caravana móvil son de traca. Además me colé, visto que habían fallado dos veces en darme la cita, decidí aparecer sin cita previa, y OYE, me hicieron el reconocimiento. Este país es asín.

Y para celebrar que es jueves y Cónyuge A tiene una cena y estoy de rodriguez, voy a ponerme un pescado a la plancha con espárragos y El Diablo Viste de Prada en sesión continua hasta que me desmaye. Lo malo de esa peli es que te apetece tirar toda tu ropa a la BASUUUUUUUUUUURA, que es donde tiene que estar la ropa que no es de marca. Entre eso y la revistica para churris que me he comprado en la gasolinera, mañana acabaré vestida de lagarterana.

Adiós, majos, que durmáis bien.

Silcas

Lleno, por favor

Oh maravilla de las maravillas, esto de los coches de renting.

Hoy he llevado a mi pequeñín al médico, léase a “criatura con ruedas #3” al garaje, para que le cambiaran los zapatitos. Eso de llegar, que te cambien las ruedas y no pagues ni un duro, MOLA. Es como llegar a la gasolinera, pedir que te llenen el depósito y no preguntar ni cuánto es. Me han puesto 4 neumáticos como 4 soles para que no vaya matándome (las ruedas delanteras estaban realmente mal)

La verdad es que ha sido justo a tiempo, porque precisamente hoy ha tenido lugar el diluvio universal por la carretera de la coruña. Y yo iba como una loca sorteando coches para llegar a tiempo a MRW para recoger mi pedido maravilloso de Privalia, un peaso vestido de Berhanyer que me autorregalé con vistas a mi cumpleaños  y que milagrosamente, iba a llegar a tiempo para tan magno evento.

Este es el vestido:

Vestido Elio Berhanyer monísimo

Vestido Elio Berhanyer monísimo

Bonito, sencillo, clásico, un fondo de armario, vamos.

Os pongo el detalle del lazo-cinturón, para que entendáis hasta que punto se me dislocó la mandíbula cuando ví lo que me habían enviado:

El lazo-cinturón

El lazo-cinturón

Ideal de la muerte, no?

Pues muerte (a Privalia) es lo que pensé cuando me lo probé y me fui dando cuenta de qué clase de basura me habían enviado.

Primero, el vestido se lo debió probar la Ballena Wally o la prima de la vaca Molly, porque tenía descosidas las pinzas frontales por dentro, justo donde empezaban DOS peaso agujeros horrorosos por los cuales pretendían que pasara el lazo -naturalmente un lazo mierdero de lencería, que podría servir para atarle una coleta a mi hija, pero que de cinturón no tenía absolutamente nada. Resumiendo: me pongo el vestido y frontalmente quedan dos agujeros del tamaño de mis pulgares con una especie de cordón en el que se había convertido el lazo, dejando a la vista mis prietas carnes de la talla 40. O sea, por snupy: Que digo yo que lo suyo sería a) que el lazo-cinturón llevara algún tipo de entretela o similar, y que b) pasara por las entretelas del vestido y que lo que viera una vez puesto fuera tela negra, y no mis carnes, que no es un vestido de gogó, precisamente. Que al hacer el apaño, se olvidaron de ponerle el forro, digo yo.

Esto de que envíen mierdas cuando compras un vestido de una marca decente y por el que pagas 140 euros, JODE QUE TE CAGAS. Yo los mato. Primero porque el vestido me gustaba mucho y lo tengo que devolver, y encima me han clavado una pasta, de la cual me van a abonar hasta el último duro.

En fin, balance de hoy: coche con zapatos nuevos y la nena sin vestidito negro de regalo de cumpleaños. Tendré que autorregalarme otra cosa.

Snif.

Silcas

El puto perro

Gracias, Gabriel, por tus envíos, siempre consiguen arrancarme una carcajada.

Silcas

*************

‘El PUTO PERRO’

Un carnicero estaba apunto de cerrar su negocio cuando vio entrar un perro… Trató de espantarlo, pero el perro volvió.

Nuevamente intentó espantarlo, pero entonces se dio cuenta que el animal traía un sobre en el hocico.

Curioso el carnicero abrió el sobre y en su interior encontró un billete de 50 euros y una nota que decía: “¿Podría mandarme con el perro 1kg de carne picada de ternera y 1/2kg de pierna de cerdo?”

Asombrado, el carnicero tomó el dinero, colocó la carne picada y la pierna de cerdo en una bolsa y puso la bolsa junto al perro, pero olvidó darle el cambio al perro.

El perro empezó a gruñir y a mostrarle los colmillos.

Al darse cuenta de su error, el carnicero puso el cambio del billete en la bolsa; el perro se calmó, cogió la bolsa con el hocico y salió del establecimiento.

El carnicero, impresionado, decidió seguir al cánido y cerró a toda prisa su negocio.

El animal bajó por la calle hasta el primer semáforo, donde se sentó en la acera y aguardó para poder cruzar.

Luego atravesó la calle y camino hasta una parada de autobús, con el carnicero siguiéndole de cerca. En la parada, cuando vio que era el autobús correcto, subió seguido por el carnicero.

El carnicero, boquiabierto, observó que el can erguido sobre las patas traseras, tocó el timbre para descender, siempre con la bolsa en el hocico.

Perro y carnicero caminaron por la calle hasta que el animal se detuvo en una casa, donde puso las compras junto a la puerta y, retirándose un poco, se lanzó contra esta, golpeándola fuerte. Repitió la acción varias veces, pero nadie respondió en la casa.

En el colmo del asombro, el carnicero vio al perro tomar la bolsa con el hocico, rodear la casa, saltar una cerca y dirigirse a una ventana. Una vez allí, tocó con las patas en el vidrio varias veces, sin soltar la bolsa; luego regreso a la puerta.

En ese momento, un hombre abrió la puerta… y comenzó a golpear al perro. El carnicero corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole: “¡¡Por Dios, amigo!!, ¿Qué es lo que está haciendo?. ¡Su perro es un genio!….. ¡Es único!”

El hombre, evidentemente molesto, respondió: “¡¡Qué genio ni qué coño!! Esta es la segunda vez en esta semana que al muy cabrón se le olvidan las llaves…. ¡¡y yo en el puto baño!!.”

MORALEJA:

Por más que te esfuerces y cumplas más allá de tu deber en el trabajo, a los ojos de un jefe siempre estarás por debajo de lo que él quiere.

“No te tomes tan en serio la vida…

¡¡Al fin y al cabo no saldrás vivo de ella!!”

El otoño ya está aquí…

Ooooh sí.

Ayer, primer día en el cole nuevo, llevé a mi hijo al patio enorme y sombrío donde tenían que formar fila india frente a un cartel con el número y letra de su clase.

JOOOOODER qué frío pelón. Iba yo con un traje chaqueta gris y un top sin mangas, que en buena hora. Cojo todo el puñetero abecedario gripal, de la A a la Z. Mi hijo lleva suéter, pero hoy le he puesto -además- chaquetón.

Me dió un poco de pena dejarlo allí sólo y sin conocer a nadie, pero en fin, era cuestión de 10 minutos hasta que llegara la profe, la cual le está poniendo las pilas a base de bien. Mamá, que quiero volver al otro cole, que aquí me regañan mucho. Ya. Lo cual confirma que en el otro cole, que costaba el triple, te tenían cual tiesto de geranios permitiendo que hicieras tu santa voluntad. Menos mal que hemos podido sacarte de ahí.

Hoy en cambio, lo he dejado dentro del cole junto con otros 15 niños, que a esas horas y sin que pegue el sol, se nos convierten en polos de vainilla todos los críos. Como la temporada de mocos, ¡¡ya llegó ya está aquí!!. Mi hija ya está moqueando, hoy hemos retirado del armario los pijamas de verano y ya le hemos encasquetado los de manga larga. También tenemos que comprarle un colchón largo, con eso de que de bebé ya tiene muy poco y se le salen los pinreles por los pies de la cama, que es de esas de Ikea extensibles.

Cama extensible

Cama extensible

Y en otro orden de cosas, hoy he pedido cita para que a “máquina con ruedas #3” le cambien los zapatitos, porque el peaso animalico de mi predecesor le ha dejado las ruedas delanteras casi sin dibujo. Mañana iré, a ver qué tal, después de que me pinchen en el botiquín de la empresa, que me toca reconocimiento médico.

A ver si seguimos con anemia o qué. En cualquier caso, si es así, llevo dos años con super-anemia y no me he muerto, luego será normal que tenga la sangre light. Igual hasta resulta que soy medio-vampira y ni lo sé.

Crepúsculo

Crepúsculo

En otro orden de cosas, se nos muere Patrick Swayze, el de dirty dancing, y Harrison Ford amenaza con rodar una quinta entrega de Indirana Jones, (que vaya preparando la cachava, que ya le vale), y los sindicatos británicos declaran la guerra al zapato de tacón. Y a la braga de encaje, cacho arrebañaorzas. Dios, qué ascazo de sociedad estamos criando, a este paso, todos con el pelamen al cero y braga de esparto. Un poquiyo de glamur, por dios.

Indirana Jones

Indirana Jones

Suerte que en El mundo Today, nos informan de cosas verdaderamente interesantes:

http://www.elmundotoday.com/category/sociedad/

Dantesca noticia

Dantesca noticia

Incluso a veces increíbles, pero ciertas:

http://www.elmundotoday.com/2009/09/la-reliquia-de-san-malaquias-era-utilizada-por-las-monjas/

Para superar la reentré postvacacional, mis amigas las tarjeteras se ponen las botas a comprar cucadas, mientras las demás hacemos la ola y miramos hasta que nos entre la próxima nómina. A esto la llamo yo voyeurismo tarjeteril.

Y ahora voy a acostar a los peques, que ya es hora.

Feliz martes

Silcas