Aaay esa gripe

Mi amiga Patricia me pasa este interesante escrito (también publicado en EdMundo), donde una facultativa escribe sus razones para no vacunarse de la dichosa gripe A.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/blogs/profesionsanitaria.html

Os lo copio en cualquier caso más abajo.

En otro orden de cosas, hoy he corrido mi circuito habitual… ¡dos veces! Es decir, he duplicado mi rendimiento en cuanto a fondo, pero es que además, me ha llevado 30 minutos hacer el doble de un recorrido  que la semana pasada hacía en 20. De hecho, es que estaba empezando a volver antes a casa, y no es plan de salir a correr y volver a los 15 minutos. Tengo que comprarme un reloj-pulsómetro, porque ya no me sirve mirar el reloj para comprobar cuántos minutos seguidos puedo correr. Ahora lo que controlo es cuántas veces dejo de correr y cambio a paso rápido y durante cuánto tiempo.

Luego en casa, 100 abdominales -lo sé, es una mierda, pero es lo que hay, no quiero hacerme una hernia- y una tanda de mancuernas.

Material de tortura

Material de tortura

Y porqué semejante furor deportivo, diréis. Pues en primer lugar, por ponerme en forma, que era mi objetivo inicial cuando me dí cuenta de que no era capaz de correr 20 segundos seguidos. Pero es que además, los efectos colaterales molan. Ayer me puse una falda tubo de color marrón claro que hacía siglos no conseguía ponerme. De hecho no me dí ni cuenta hasta que no me ví en el espejo del baño de la oficina. Anda. Si ni me sonaba que tenía esta falda.

Y ayer, cena de mujeres. Tengo dos noticias, una mala, otra buena y otra mejor. La buena es que los vaqueros salsa jeans divinos de la muerte que me compré en junio y me quedaban pegaícos pegaícos, ahora me bailan… y no en la cintura, sino en las piernas. Me lo hizo notar mi amiga Ana, que además es de fiar porque si vas hecha un asco, también te lo suelta sin pestañear. La mala es que necesito vaqueros nuevos. La mejor es que tengo unos cuantos vaqueros Levis que me quedaban pequeños y que podré rescatar del limbo de “ropa que me queda de puta angustia o que no me cabe”. Así lograré algo parecido al fondo de armario de mi amiga Clementina, que a base de mantener la misma talla tiene un ropero que ríete tú del de Kate Moss. La faena es que la ropa de invierno me queda grande con toda seguridad, pero en fin; así le daré curro a la modista del pueblo, que seguro me lo agradece.

En cuanto al curro, no faltaba más. ¡Ya he roto algo! 😀

No podía ser de otra manera, es como impedir que un león coma carne cruda.

Se trata de las herramientas ofimáticas de que disponemos para realizar nuestra actividad.

Así que office 2003, ¿eh? Con eso no hay quien haga nada decente, quedan unas presentaciones mierderas. Solución: me instalo el office 2007, con su licencia y todo, con la connivencia de Superuser, quien no las tiene todas consigo pero en cuyo conocimiento pongo mis intenciones, y que se dé por avisao: ya nos vamos conociendo y me teme. Nada peor que un informático reciclao que no se corta un pelo a la hora de rodar un instalador de lo que sea. Y que conste en acta que ME HE CORTADO MOGOLLÓN, anda que no hubiera comenzado a instalarme poyaques. Pero no, que esta es una multinacional seria, no comencemos a hacer apaños de software.

Pero el office me resulta fundamental para mi curro. Así que  lo instalo el miércoles por la noche sin mas preámbulo. Que guay. Todo chuta. Qué potito el powerpoint y qué ideal el excel. Cuando voy a mirar el correo, compruebo dos cosas: La primera es que Outlook se niega a arrancar. Ya la hemos cagao. La segunda, que ni con la blackberry puedo echar un vistazo a mi cuenta de correo. Estoy incomunicada con el mundo real.

Houston, digo, Superuser, socorro. Y superuser echa un vistazo en remoto. Claro. El servidor exchange es incompatible. YA OS VALE. Bueno. Probamos a instalar SÓLO word, excel y ppt. No se deja. Se instala, pero además, por su cuenta, añade el Outlook, conque ya la tenemos liada otra vez. Snif. Desinstalo Office 2007, y Superuser me reinstala  mi mierdi-versión 2003. Me sugiere que le lloriquee al jefe de Superuser, como tengo una reunión con él, se lo comento. Me llevo muy bien con él, cosa lógica viniendo de donde vengo, comprendo todas sus penas. Así que tendré que pedirle a mi jefe que podiosbendito, al menos a la peña de Sales, nos instale herramientas para producir ofertas y presentaciones NORMALES, y no truños horrorosos que hacen daño a la vista y que encima tardas el triple de tiempo en hacer.

Pero mientras escalo el tema a las altas esferas, la oferta hay que hacerla, y me niego a tardar mil años en producir una mierdipresentación. ¿Solución? Me llevo ayer el portátil de mi hijo y lo ubico junto a mi flamante HP. Mi mesa parece la del general MacArthur en plena batalla, me falta un radar con parabólica que posiblemente me lleve el lunes, simplemente por atrezzo y para que quede molón, junto con los tres móviles que llevo encima. Igual hasta añado un zapatófono, que áun guardo mi primer móvil.

Las paredes de la oficina son todas transparentes, así que la peña flipa cuando me ven toda concentrada con mis dos portátiles -y eso que he renunciado a pantalla plana, pero creo que me voy a pedir una para que la mesa esté más llena.

Así que me está quedando una maquetación de referencias decente, para la super oferta multipulpo que nos estamos currando.

Y ahora sí, la carta de la facultativa a la ministra de Sanidad. Ay, Trini….

Buen finde, amigos,

***********************

Señora ministra de Sanidad, escúcheme usted

9 de septiembre de 2009.- Señora ministra, le propongo que sea usted la primera española que se vacune contra la gripe A. De hecho, con este despropósito llamado autonomías, si se vacuna usted y toda la cartera de gente que nos gobierna en España, el grupo control sería lo suficientemente grande como para sentirnos todos más seguros.

Verá usted, le agradezco que me haya colocado a la cabeza de los grupos de riesgo y que tenga usted tantísimo interés en que no me coja la gripe. Entiendo que usted me necesita para que el sistema de salud no se colapse; sin embargo, es una gran pena que al igual que usted se preocupa por mi salud y de repente me valore como un bien nacional, no se preocupe por mi situación laboral. La invito a que venga a ver mi contrato o el del resto de los médicos en este país. La gran mayoría trabajamos con contratos que en el resto de la Europa antigua serían una vergüenza.

Señora ministra, yo no me voy a vacunar. El virus no ha acabado de mutar y a partir de la última mutación deberían pasar seis u ocho meses para elaborar susodicha vacuna. Es decir, la vacuna que nos proponen no puede ser efectiva. En cuanto a su seguridad, ya tenemos la experiencia de vacunas para la gripe fabricadas con prisas; se usan adyuvantes peligrosos para poder poner menor cantidad de virus. Francamente, yo prefiero tener mocos tres días que sufrir un Guillain-Barré.

Señora ministra, a mí no me gusta ser un conejo de indias. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la UE “espera a saber cuáles son los efectos de la vacuna en los adultos sanos para detectar posibles consecuencias adversas”. Mire usted, casi que no. Prefiero que se la ponga usted y me lo cuenta.

Señora ministra, se les está marchando el asunto de las manos. Está ya más que claro que este virus, aunque muy contagioso, es muy poco agresivo y más del 95% de los casos cursa de manera leve. Se espera un máximo de 500 fallecimientos frente a los 1500 a 3000 que provoca la gripe tradicional.

Mientras tanto, usted está permitiendo un despilfarro de recursos inaceptable. Muchos hospitales en el país están siendo objeto de cambios arquitectónicos absurdos e innecesarios para prepararse para una hecatombe que ya sabemos no va a ocurrir. Se han gastado ustedes 333 millones de euros en esta pandemia de color y fantasía. La letalidad del virus es del 0.018%, francamente irrisoria.

Señora ministra, déjeme que le recuerde que la gripe A ha matado de momento a 23 personas y que tiene una tasa de incidencia de 40-50 casos por semana y 100.000 habitantes. Sin embargo, el tabaco produce en España 40.000 muertes al año y 6.000 por tabaquismo pasivo. Eso sí que es una pandemia, pero usted prefiere ignorarla. Es un tema menos atractivo y que le crearía multitud de enemigos. De los 447 muertos en las carreteras españolas en 2008, ni hablamos, que no es de su cartera.

Señora ministra, explíqueme por qué tiene usted el Tamiflú bajo custodia del ejército. La eficacia de los antivirales en esta gripe es dudosa y de cualquier manera lo único que hace es reducir en un ratito la duración de los síntomas y con efectos secundarios no despreciables. Cualquiera diría que guarda usted bajo siete llaves la cura contra el cáncer o la peste bubónica. Ponga el fármaco en las farmacias que es donde debe estar y déjese de fantasías más propias de Hollywood. Alternativamente, haga algo sobre la patente del osetalmivir y permita que lo fabriquen otras compañías farmacéuticas, así no hay agobios de restricciones.

Señora ministra, las previsiones de la Organización Mundial de la Salud ya se han patinado en ocasiones anteriores. Cuando la gripe aviar, predijeron 150 millones de muertos que al final quedaron en 262 fallecimientos. Se han vuelto a equivocar, no importa. Lo importante es parar la locura en la que estamos montados y esa, señora Jiménez, es responsabilidad suya.

Señora ministra, aquí una es una cínica por naturaleza. Demasiada gente se lleva tajada en este asunto. No sólo los fabricantes de las vacunas y los antivirus sino los que hacen las mascarillas, los de la vitamina C, los del bífidus activo, los fabricantes de ventiladores artificiales y pulsioxímetros, los de los pañuelos desechables, los productos de desinfección de manos, hasta los presos con enfermedades incurables que quieren aprovechar para marcharse a casa. Sin embargo, no me negará tampoco que la pantalla de humo les ha venido al pelo a su gobierno ahora que la crisis sigue su marcha, el desempleo tiene niveles históricos, nos suben los impuestos, sube el IRPF y baja el PIB. Una casualidad, supongo.

Señora ministra, una cosilla más. Si tengo que ver muchas más fotos suyas a media página con mirada astuta, trajes sexis y poses de modelo… ¡me va a dar algo!

*****************

Mónica Lalanda ha pasado los últimos 16 años en Inglaterra, la mayoría como médico de urgencias en Leeds (West Yorkshire). En la actualidad trabaja en la unidad de urgencias del Hospital General de Segovia, participa en varias publicaciones inglesas y también ilustra libros y revistas con viñetas médicas.


Anuncios

2 comentarios

  1. ¡Ante todo, felicidades. A ver si nuestra operación biquini (más bien jersey) nos funciona tan bien como a tí.
    ¡Qué bueno el articulillo! Nos hemos reído mucho.

    Por cierto, no escribo casi nada, pero eres mi ídolo después de forges.

    Besos canarios

  2. Hola canarioooosss!!!!!
    Ay qué suerte, ahora que aquí en la sierra está comenzando a pegar el fresquito cosa fina…
    Muchos besos a todos!!!
    Silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: