Call-conference on the rocks

Pues estaba yo esta mañana, a las 08:40 tan ricamente, acabando de arreglarme y casi a punto de salir por la puerta para dejar a mi churumbel en el cole, cuando de prontooooo, suena el móvil: la secre de mi jefe, oh oh, mal rollo.

La criatura está toda acelerada; que podiosbendito, que me conecte a una call conference que comienza a las nueve, que mi jefe quiere que me enganche para hablar de marketing corporativo con un illuminati (encima ex-accenture) que quiere que le aprueben un presupuesto para lanzar un plan de marketing mundial de la muerte total. En inglés, claro.

Huy, la virgeeen…. Si ya decía yo que este curro debía tener alguna pega… Aheemmm?? Carraspeo, como dices, querida??? Esta mujer y yo compartimos dos aficiones: una, las compritas on line, y otra el fumar en shishá o cachimba. Ahora anda toda compungida buscando un modelo bonito para pintar en la maravillosa cachimba que su novio le trajo de Egipto y que el muy nécora metió en el lavaplatos. Desde luego, quedó limpísima, sin rastro del precioso dibujo original que venía pintado en el vidrio.

Pero en fin, a lo que vamos. Medio catatónica salgo por patas arrastrando niño, bolsa, mochila, bolso y portátil, con rumbo a criatura con ruedas definitiva, que me espera resignada y que ya se ha acostumbrado a mi forma de darle zapatilla. Parezco mismamente la pobre Andy Sachs en El Diablo Viste de Prada, cargada con diez faldas de Calvin Klein, cuatro cafés de Starbucks, cuatro bolsos de piel de poni, un solomillo a la plancha, y el móvil en la oreja, pero en maruja.

El diablo viste de prada

El diablo viste de prada

Llego al cole, derrapando en el barrillo de la carretera de acceso, suelto el coche donde me viene bien, deposito enano en su lugar, o mejor dicho el enano me sigue mientras inicio vuelo rasante con su mochila en una mano, mi bolso deslizándose por el hombro y el móvil llamando -tururu ri ruuu-  mientras agarro el móvil con las meninges -esta mujer está ya realmente de los nervios, falta UN MINUTOOOOO (para el lanzamiento del challenger, joer, chica, que no pasa ná si me engancho 5 minutos más tarde, teniendo que cuenta que me acaban de avisar y podría estar visitando a un cliente o degollando gallinas con las trancas).

En fin, me meto en el coche, y trato de incorporarme a la call conference; tras dos intentos infructuosos, por fin el cacharro se come mi “userpasswordcodeidealdelamuerte” y me encuentro en el ciberespacio con mi jefe, el tal illuminati y yo misma, hablando de cosas raras en inglés a esas horas de la mañana.

Lo sé. Esto es una prueba de fuego, primero a ver si mi inglés es como dice mi CV o no, y luego, si tengo la cabeza tan amueblada como vende mi CV, o no. Además, tengo cierta manía a los ex-accenture, el último que conocí trató de robar bajo amenazas un documento horas antes de anunciar su marcha de la compañía, conque no tengo buenas referencias. Eso de “nooo… si es un ex-accenture” y que la gente lo mencione como un plus, me pone los pelos como escarpias. Accenture maaaaaaalo.

Tras 1 hora de calvario, compruebo para mi sorpresa que el illuminati habla un inglés muy decente y comprensible, que mi jefe me da cancha para que cuente la lista de los reyes magos que queremos la plebe de ventas, y que no ha sido para tanto.

Luego salgo por patas a la oficina, corro como una loca para acabar un montón de marrones, y me esperan otros dos, al final termino comiendo -y bebiendo- margaritas con mi amiga Ana, que ya nos tocaba.

Cuando vuelvo a casa, previo paso por la modista para que me estreche TRES putos pantalones y me acorte una falda, que esto del deporte me está saliendo por un congo; me toca revisar deberes y despiojar a la pequeña -por dios, tres días sin poner aceite del árbol del té en el champú y se me empioja, es acojonante. Tengo 20 minutos de “goñi goñi”, que consiste en lloriqueo enervante -no le hago nada de daño- mientras localizo al PUTO PIOJO, que sólo hay uno, pero a ver quién es la guapa que lo encuentra entre tanto rizo oscuro. Lo encuentro -tras untarle la cabeza a mi hija con el aceite del té- y lo espachurro violentamente. Cojo el bote de champú y le vacío el frasco de esencia dentro, si es que hay MIIIIILLLLLL cosas que si no las hago yo, no las hace nadie.

La leshe. Voy a tener que empezar a correr por las mañanas, porque últimamente mis tardes apacibles se me están complicando pero bien. Aunque ahora que lo pienso, correr mientras tengo una call-conference con un illuminati, mi jefe y una consultora de marketing -arf arf arf- ya puede ser para nota…

SOCOOOOOOOOOOOOORROOOOOOO

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: