Los polvos de la Kidman

La pobre. Nada como ser famosa, rica y guapa. Por un quítame allá esos polvos, ya tenemos el gallinero alborotado.

Pues sí, se pasó con los polvos, pero no por eso deja de ser una tía muy guapa. Que en el fondo, es lo que jode.

Será que no hay mucho que contar, o que lo que habría que contar es mejor no contarlo, no vaya a ser que el personal se nos espeluzne.

Porque una se pone a repasar las noticias y parecen una imitación del Cibercerdo, a elegir: Belén Esteban se cambia el careto (y sigue exactamente igual de basta y de horrible), La Kidman se pasa con los polvos (faciales, es de suponer), Primera Barra Libre en el Bernabeu (sin comentarios) o El ex-capitán de Gales desvela su homosexualidad. Hala, a escoger con qué te quieres lobotomizar.

Porque del paro, del panorama económico, de la guerra de Afganistán, de las familias que esta nochebuena lo pasarán bastante mal, y de los niños que tendrán juguetes gracias a Cáritas, pues no hablamos, no vaya a ser que la gente comience a darse cuenta de que este país es como para emigrar a las antípodas.

Por otro lado, ayer tuvimos día familiar intensivo, con miembros de uno y otro lado, sanguíneos y políticos, los enanos disfrutaron de lo lindo, con los primos de un lado, con los del otro, viendo los Canguros Maduros a altas horas y cenando en un Hollywood a las tantas. Los llevábamos en el coche de vuelta a casa completamente sobados. Desmayados, con el cuerpecillo echado hacia delante en el caso de mi hija. Los dos enanos, mi hijo y su primo brasileiro, parecían dos lechones, uno encima del otro, totalmente fritos.

Hoy tocaba llevar a mi hijo a su clase de montar a caballo (diría equitación, pero sobre esos pencos lo único que se puede hacer es subirse y ver qué pasa). Luego otra vez comida en casa de los abuelos y esta tarde ya veremos.

Dios mío, y la semana que viene: el martes cena de chicas de la oficina y el miércoles la cena del departamento ventas. Miedo me da. Qué terror. Además, amigo invisible habemus. Mi regalo para el lechón adjudicatario; unos calcetines de Calzedonia, de lana color rojo, con tachuelas antideslizantes y unos adornos en forma de borla blanca y cascabeles. Te cagas. Habría que verlo en pelota picada con ese atuendo. Su mujer puede flipar en colorines.

Y luego el 24 -en casa de mi hermana- y después el 25 (por dios que no me olvide de recoger la pularda el día 23 o comeremos de bocata). Tengo que envolver los amigos invisibles para la family y pensar qué echamos a los peques de “pajes” de los reyes, que aquí el fin de fiesta es el día 6.

Dios.

Si no me doliera tanto la cabeza. Esta noche no he pegado ojo, maldito mejicano. Dichoso brownie, no tendría que haberlo pedido. Toda la noche con dolor de estómago e indigestión profunda.

En fin, que son las 12:10 y me voy a la ducha, que además tengo que ir a Verdecora a buscar jacintos blancos para que el 25 estén abiertos y perfumen la casa. Menos mal que ya me ha llegado la BSO de Crepúsculo y puedo cambiar la música del coche, que ya me vale.

Feliz finde antes de Navidad…

Silcas

Anuncios

Una respuesta

  1. Suele pasar que en las comidas familiares, y durante estas fiestas, una acabe hasta los mismísimos y tenga ganas de que llegue el 8 de Enero para volver a la normalidad.

    En fin, hoy tenían que venir mi hno. y la novia pero no va a poder ser por que ni tan siquiera pueden salir del pueblo de los suegros y los puertos están cerrados de la nevada que ha caído esta noche.

    Así que por mi parte, comidas y cenas ligeras con mis padres y listo. 😉

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: