Drama ratonil

Joer, si es que los padres no ganamos para disgustos.

Esta mañana hemos amanecido más bien tarde, sobre las 10, cosa insólita, dado que nuestra benjamina rara vez se levanta más tarde de las 8.

Y según salgo por la puerta del dormitorio, aparece mi hijo al borde de las lágrimas.

“Mamá, ¡¡que no ha venido el ratón!!!”

JO-DER. Se nos olvidó por completo poner anoche la tarifa de ratón por caída de paleta derecha. Entre ésto y el holocausto bakugan que se produjo en el sótano antes de navidad, el pobre crío no gana para disgustos. Se le cayó el diente ayer por la tarde, andábamos fuera de casa y en vez de dejar el diente en el bolsillo, se dedicó a juguetear con él y lo perdió en el suelo del Supercor.

“Anda, hijo, eso es que no has mirado bien, ve y díselo a tu padre” -lo cual me dió los 15 segundos necesarios para abrir el monedero, pillar billetes a oscuras y sigilosamente meterlos en la funda de la almohada.

Cuando cónyuge A y descendiente 1 se dirigían desolados al registro de la cama, lanzo una mirada de complicidad “eso es que no habéis mirado bien”. “Además, el diente se perdió en el Supercor y entre que el ratón haya leído la nota y vaya a buscarlo, pues normal, habrá tardado lo suyo”.

Y cuando el enano encuentra su premio, me doy cuenta de que en la oscuridad me he liado con los billetes y he doblado la tarifa habitual del ratón, coño. Qué carita de felicidad se le puso!! Pero se quedó mirando los billetes con una cierta suspicacia como diciendo… ¡¡¡yo juraría que ésto no estaba aquí hace un minuto!!!

Uuuff…

Sin embargo, ya queda poco sufrimiento, que esta criatura el año que viene va a salir de su ignorancia. Como mi amiga Ana, que está deseando que sus hijos salgan de la ignorancia de una dichosa vez y me contaba desmontándose de risa el proceso de “descubrimiento” de su hijo pequeño.

– “Mamá, he descubierto que ¡¡el ratoncito pérez no existe!!.

– Pues no, hijo, no existe.

– Y Papá Noel tampoco!!!

– Pues no hijo, mira, tampoco existe.

– Ahora ya sé que los únicos que de verdad existen son ¡¡¡Los Reyes Magos!!!”

Joooerrr… cagontó, me decía, ¡¡¡yo que ya me hacía ilusiones de poder comprar los reyes con tranquilidad, sin tener que andar escondiendo paquetes!!!

Pero en fin, reconozco que la magia es la magia, y que ver un montón de paquetes por sorpresa en el salón es una gozada. Yo creo que aunque sepan perfectamente que los padres somos los operadores logísticos de sus majestades, no me llevaré a mis hijos de compras de reyes. Que aguanten la emoción hasta el final!! En casa jamás dijimos a nuestros padres “eh, que sabemos que sois vosotros”. Nos callamos como rameras y rameros y nos hacíamos los locos todos!!!

😀

Y ahora un poquito de sexo intensivo: QUITAR EL PUUUTO ARBOL, EL BELÉN Y LOS ADORNOS NAVIDEÑOS CASEROS. AAARGGHHHH. ¿A que jode? También debería tirar todas las plantas muertas que hay en la terraza y poner algo de eso que aguanta heladas, como prímulas o pensamientos. Lo que sea, pero es que ésto parece la tierra de Mordor, donde no crece nada, y me da un mal rollo…

Y por último, una cachondada de mis amigas las tarjeteras (aquí tenéis el reparto completo):

Bolsa radiografía "La belleza está en el interior!"

No os perdáis las demás!

Feliz domingo, majos (y majas)

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: