Nuevo icono nacional

Perdidos en el ciberespacio

Me resisto, chicos, me resisto al uso y abuso de las tecnologías para fines completamente absurdos. Nada como las call conference para cometer toda clase de tropelías.

Hoy, viernes, en vez de nuestra querida jornada intensiva, teníamos una sesión denominada guasonamente por uno de nuestros colegas como “Refuse to Eat”. La finalidad de la sesión es algo así como “CEO de mis amores, que quiero vender ésto y me tienes que echar una mano que lo llevo malamente”. Y por tanto, nuestros sesudos mayores, la bautizaron como Refuse to Lose. Y como concepto no está mal, con lo que nos metemos es con la forma. Lo de Refuse to Eat viene porque estas bonitas sesiones suelen comenzar los viernes a las 13:30 y duran lo que el jefe quiera, es decir, que en algunos casos se liquidan en una hora, y en otros nos eternizamos y nos enquistamos cuales piojos en la cabeza de mi hija. Por tanto, lo normal es que te quedes sin comer y salgas con más hambre que el perro de chewbacca.

Así que el convocante de la vaina ésta,  nos abre un “bridge” telefónico, que consiste en que llamas a un número de teléfono, marcas un código y ya estás con tus colegas en el ciberespacio, todos en versión virtual (“now joining, perico el de los palotes”, “now leaving, menganito” uaoymini dupuan”,  y rascándose lo que proceda. Porque a saber dónde anda cada uno, que fijo que habrá gente en el baño, tumbada en la cama o paseando por la playa, y ¡¡siempre la mierdablackberry ésta!!, que cuando voy a teclear el puñetero código, como estoy en el mensaje donde figura, no puedo, y cuelgo sin querer, y como es un número largo, no me lo aprendo, o peor, lo  marco mal y aparezco en la reunión virtual de viciosos onanistas y flipo. Joer, pero qué sufrimiento. Y con este calor, metida en el coche estoy, refugiada en el aire acondicionado a todo trapo claro, con el manos libres, la compra recién hecha, los apios asomando por mi hombro y yo aguzando la oreja a ver si consigo enterarme de lo que habla esta peña, que en cualquier momento me toca a mí contar el rollo este, dices tú el dichoso inglés. Prueba a meterte en un fregao de éstos con un tunecino, un gabacho, un holandés, tu jefe, el otro jefe, el CEO, que es de aquí la tierra, y otros doce o trece que están callados pero están ahí, en el puñetero ciberespacio, como si fueran Yoda y sus amigos. Mi jefe me pasa el testigo y cuento en brevísimas palabras cuál es mi deseo para el día de hoy sin creerme ni una palabra. Luego mi jefe apostilla algunas consideraciones.

“ai anderstan nothing of nothing”, dice el CEO.

Peerfecto. No esperaba menos, my friend. Y cómo leñes te ibas a enterar de algo, con ese briefing de mierda que te hemos pasado en la plantilla corporativa. Siendo muy, pero que muy generosos, habrás deducido que tengo la intención de colocarle a la bruja de Narnia una campa de gallináceas moradas expertas en vender abanicos.

Tras diez minutos de gasto temporal de Ceo, Directores y Accounts y sabe dios qué mas, consiguen aclarar qué pretendemos.

Algo que en mi anterior empresa se resuelve copiando al susodicho y amenazando veladamente al destinatario con toda clase de desgracias personales incluyendo la ruptura de miembros, aquí no. Aquí hay que hacer algo mucho más tecno-chachi, o no vale. Dios, cómo odio las refuse to eat. No por nada, no porque nos quedemos sin zampar, es que es una pérdida de tiempo que…

En otro orden de cosas, estoy completamente enviciada con mi flamante ipod, que acabo de comprar un ipod familiar con altavoz para tener un poco de música en casa, tirar las cajas de los doscientos cds que tenemos por ahí y que dejen de acumular polvo.

A ver si llega agosto, que a este paso, nos vamos a derretir…

Silcas

Creación

Con eso de que acabó el Mundial, los tíos están de capa caída con la depre y resaca post futbolera, y como aún queda para que empiece la liga y vuelvan a ser los de siempre, vamos a animar un poco la cosa…

Gracias, Pepe, por animarme el viernes, que JOOOEEEEER….  vaya telaaaa… vaya telaaaa!!

Silcas

**********

Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis

y todo tipo de vegetales

para que el Hombre y la Mujer pudieran alimentarse

y llevar una vida sana.

Y Satanás creó McDonald’s,

y MacDonald’s creó el Big Mac.

Y Satanás dijo al Hombre:

‘¿Lo quieres con patatas y Coca Cola?’.

Y el Hombre dijo:

‘Sí y en tamaño grande’.

Y el Hombre engordó.

Y Dios dijo:

‘Haya yogurt para que la Mujer conserve la silueta

que he creado con la costilla del Hombre’.

Y Satanás creó el chocolate.

Y la Mujer dijo:

‘Con almendras’.

Y la Mujer engordó.

Y Dios creó las ensaladas y el aceite de oliva.

Y vio que estaba bien.

Y Satanás hizo el helado.

Y la Mujer dijo:

‘De nata y fresa’.

Y la Mujer engordó.

Y Dios dijo:

‘Mirad que les he dado frutas en abundancia,

que les servirán de alimento’.

Y Satanás inventó los huevos con chorizo.

Y el Hombre dijo:

‘Y con Panceta’.

Y el Hombre engordó y su colesterol malo se fue por las nubes.

Y creó Dios las zapatillas deportivas

y el Hombre decidió correr para perder los kilos de más.

Y Satanás concibió la televisión por satélite

y agregó el mando a distancia

para que el Hombre no tuviese que cambiar de canal

con el sudor de su frente.

Y el Hombre dijo:

‘Y quiero una cervecita’.

Y el Hombre aumentó de peso.

Y Satanás dijo a la Mujer:

‘Son apetecibles a la vista del Hombre unos aperitivos’.

Y la Mujer le acercó al Hombre patatitas fritas, palitos salados,

cortezas, más chorizo y otra cerveza.

Y el Hombre,

aferrado al mando a distancia,

comió los aperitivos,

que eran abundantes en colesterol.

Y vio Satanás que estaba bien.

Y el Hombre llegó a tener las coronarias obstruidas.

Y dijo Dios:

‘No es bueno que el Hombre tenga un infarto’.

Y , entonces , creó el cateterismo y la cirugía cardio-vascular

y las unidades coronarias.

Y Satanás creó…LA SEGURIDAD SOCIAL.

Y, ya cansado, dijo Dios:

¡¡ ANDA Y QUE OS DEN POR CULO A TODOS !!

Y creó a los politicos

Como llegar al Orégano

Mi compinche de desventuras me pasa este despiporrante post.

Que lo disfrutéis…

*********

¿Cómo llegar al orégano?

Una pareja de gitanos va al ginecólogo y habla el marido:

– Ayyyy miiiiire, dotor, es que tenemo un pobleeeema: mi mujel y yo queremo tene condescendencia y no podeeemo, pero no sabeeemo si es poque yo soy omnipotente o mi mujel es histérica.

Anteriolmente habíamo ido a otro dotor y nos dijo que mi mujel tenía la vajilla rota y la emperatriz subida, y como, ademá, la operaron de la basílica balear, no sabemo si eso puede haber influío…

También a mí, hace años, me operaron de la protesta, y a lo mejor me han dejado escuelas en el cuerpo. Nos recomendaron ir a un médico en la capitai, que era mu güeno…

En esa consurta, a mi mujel le hisieron una coreografía, y el médico nos dijo que no veía na raro, y nos recomendó que hiciéramo el cojito a diario. Entonses, 15 día ella y 15 día yo, estuvimo haciendo el cojito, pero ná de ná. Nos volvimo pa quí y otro dotor nos recomendó hacer vida marítima má endeseguío… y no fuimos a la playa de Guanabo, a la de Varadero, y en toas las playas hacíamo vida marítima, pero ná de ná…

Ademá, mi mujel hace tiempo tuvo un alboroto y le nació el féretro muerto, y a lo mejor eso ha influido. Pero yo creo personarmente que tol poblema eh que mi mujel es frigorífica, porque nunca llega al orégano…

Viva el duque de alba

Y el Pulpo.

Y mi hija, que se ha despertado llorando con nuestros alaridos.

Y mi suegro, que se ha ido a dormir por no poder aguantarlo.

E INIESTA.

Un minuto de descuento.

Que ya estamos.

Animo.

Que somos campeones.

Joder que estres.

Que podemos!

Un tirón de Torres

Joder chico no!!! ahora no!!!

Que ya falta poco

7 segundos.

Que ya estamos, joer.

Que esto es histórico, que es lo increíble!!!

Que somos campeones del mundo, coño.

Casillas, coño, píllala!!

Adiós!

CAMPEONES!!!!

OEEEEE!!!!!

CAMPEONES DEL MUNDO

SÍ SEÑORES

AHÍ ESTAMOS

ESPAÑA  CAMPEONA DEL MUNDO!!!!

Y fin

Digamos que los holandeses están siendo pelín macarras.  Así no hay quien juegue, caramba. En la prórroga, y a ver qué pasa. Mi hijo; mamá, estos juegan a rugby o que? pozí, hijo. Vaya peaso malas bestias.

Ya veremos qué pasa.

De momento, trinco el portátil porque esto no hay quien lo soporte.

Tenemos una baja, mi suegro. Estábamos aquí de picoteo y copas para partido de la muerte total.

“Joder, me voy a casa. Manolo, por dios, pero porqué? Dónde demonios está el duque de Alba???, decía mientras se iba por la puerta.

Y mi ex-novio el holandés, sin responder a mis correos de “seréis macarras….”

En fin.

Ni pulpo ni leches. El espíritu del duque de Alba, es lo que nos vendría bien. No me veo capaz de aguantar los penaltis.

Y tal como pinta la prórroga de los cojones, a eso nos vamos. No nos lo merecemos, coñe.

Silcas

Animales de compañía

No, no voy a hablar del pulpo, animal de compañía por excelencia, sino de los animalitos de dos pies y cuatro patas que nos encontramos ayer por el mundo.

Teníamos noche de casino, que consiste básicamente en que los churris, que son los que saben, se dedican a apuntar números que van saliendo en la ruleta, deciden estrategia de juego y apuestan, y generalmente ganan lo suficiente para cenar en el bufet del Casino, que es bastante presentable. Mientras, las tres marías nos apostamos en la barra con unas cervezas y patatas fritas y contemplamos el panorama. Es encantador, el Casino. La virgen, cómo se viste la peña. Pero que no vas a la boda de tu tía Enriqueta, por dios.  Dónde irá esa con Mantón de Manila!! y encima blanco. Pues anda que aquella otra. Una octogenaria, con peluca pelirroja ataviada con un vestidito corto de Custo, perfecto para una quinceañera, no para una bisabuela que además se inclinaba sobre la mesa para colocar sus fichas y nos enseñaba sus blancas y esqueléticas piernas y parte del culo, que había arramplado con toda la celulitis de la provincia. Dios qué grima. Así estábamos, entretenidas criticando al personal, que es el deporte favorito de las churris mientras los gachós se ganan el parné para poder hincarle el diente a los platos del bufé.

Pero ayer no les acompañó la suerte. Los veíamos desde la barra, cuales almas en pena, apostando una y otra vez, y palmando el patrimonio familiar y conyugal, rodeados del frente de juventudes, la gran reserva y el club de las panteras grises. Vaya peña la que había en la mesa, qué colección de glorias. Y allí estábamos las tres, cerveza en mano, observando y comentando la jugada. Huy, que ha salido el 28, ese nos viene bien, no? Pues no. ¿Pero no decías que íbamos a 30 y “vecinos”? Sí, pero ese precisamente NO es vecino, está justo en la otra punta de la ruleta. Ah. Vale. Con lo que ignoramos de la ruleta se podría llenar una piscina. De pronto, comienzan a salirles los números. Hacemos ademán de irnos a dar una vuelta. Que no, que no os vayáis, quedaos ahí sentaditas y a ser posible con la pata cruzada en la misma posición, que ahora empieza la racha, a ver si os vais y se nos jode el invento. Y cuándo se supone que cenamos, que son las 11 y tenemos más hambre que el perro de chewbacca. Nos acercamos al bufé a pedir mesa. Nos dan el nº 177. Van por el 157. Ah genial. Casi que podemos ir mirando cuándo cierra el telepizza, que entre la suerte de éstos y el overbooking, no cenamos.

Tras perder los gallumbos, nos  vamos a cenar (qué malo el bufé del lado de la izquierda, joer, nada que ver con el del otro lado ) y entonces las churris decidimos tomar una copa mientras los cónyuges hacían un último intento al blackjack. Y mira tu por dónde, comenzaron a ganar algo de pasta, que hizo que por lo menos no salieran del casino con la cabeza gacha.

Llegamos a casa a las 2 de la mañana, para encontrarnos con que teníamos visita, un murciélago había entrado en el salón y totalmente despistado, giraba dando vueltas buscando una salida. Fantástico. A ver cómo leñes se atrapa un murciélago, o al menos, se le echa fuera. Ni de coña. Ahí estaba,el  draculín, girando desesperadamente y moviendo las alitas. A ver si hay suerte y es el Cullen, que se ha colado en casa.

Va a ser que no. Opto por cerrar la puerta del salón y meterme en el sobre, paso del bicho con alas, que haga lo que le venga bien, y ya veremos si mañana el perro se lo zampa o no. Cónyuge A, preocupado. Oye, que estos bichos transmiten la rabia, a ver si la perra lo va a atrapar y tenemos un disgusto. Claro. Me imagino a la perra con capa de superman volando rauda en pos el bicho, atrapándolo con sus fauces y cogiendo la rabia por mordisco de murciélago. Pues mira, precisamente la perra es la única que está vacunada, así que no hay problema, que haga lo que quiera.

Vuelve cónyuge A de sacar al perro con otra historia de terror. Que hay un jabalí suelto por las praderas, y que el Seprona y varios osados y corpulentos vecinos armados con palos casi palman del susto al ver a nuestra perra girando una esquina. Claro, como es tan enoooorme el chucho. Tiene una pinta de jabalí que te cagas, sobre todo por la enorme lengua que le cuelga al lado de las orejas. Joer con el Seprona, vaya con los hombres de harrelson. Y vaya vidilla que tiene esta urbanización en cuanto cae la noche.

El chucho es un braco alemán, una raza especializada en la detección de jabalíes. Estos bichos suelen bajar en verano y se cuelan por los muros que nos separan del mundo de la fauna ibérica, para destrozar las praderas de césped y hozar en las raíces, que es lo que les mola. Cuando nuestra perra localiza a uno de estos ejemplares, se para en seco y se queda tiesa como un palo apuntándole con la pata. Cuando eso sucede una noche de verano a las 3 de la mañana y apunta a un arbusto oscuro y mal iluminado, sencillamente te haces caca encima. Porque una cosa es que lo detecte y otra que sepa cómo coño meterle mano a un jabalí en pleno ataque, no digamos si es una hembra con su piara.

En fin, que entre el murciélago, el jabalí, la colección de hormigas invasoras que entran desde la terraza y la población del casino, esto parece Jurassic Park.

Ya veremos si el murciélago sale esta noche de su escondite y se dedica a girar sobre el salón. Si sucede durante el partido, no quiero ni pensar en lo que hará mi suegro con él. Se lo echará de comer al pulpo, supongo.

En fin, que Dios reparta suerte y que ganemos el mundial.

Silcas