El pulpo Paul

Yo todavía estoy flipando con la gente, con el mundial y con lo rápido que se extienden las noticias por este mundo de Dios.

Hace una semana no tenía ni idea de que un pulpo estaba vaticinando los resultados del mundial, me enteré junto con otras compinches de la oficina de que si se nos ocurría pedir una racion de pulpo a feira en el santabárbara de la esquina, los colegas del curro nos iban a moler a palos. Qué supersticiosos, oye! Con lo rico que está un buen pulpo. Claro que visto que servidora ha quedado en el puesto nº 28 de la porra de la oficina, qué otra cosa cabía esperar (éramos 31 en la porra, por cierto).

No voy a entrar en diatribas y cálculos sobre si ganará españa o no, y en realidad da igual, lo hemos pasado muy bien incluso los que no sabemos de fútbol.

En otro orden de cosas, esta semana me he estado pegando con dos lituanas que pasaban de mí como de comerse los mocos, un tunecino que se empeñaba en pasarme documentos en francés (ya te vale colega, que el idioma corporativo es el inglés) y un francés colega del tunecino que quería quitarme un cliente (bueno, y creo que sigue en ello). Pero eso son bobadas comparado con los sufrimientos de mi colega y compinche, que tiene un cliente en Chile. Y claro, cuando aquí son las 10 de la noche y estás en zapatillas y rulos en casa, reptando en el sofá con el plato de croquetas y dándole al mando a distancia, en Chile están en plena ebullición y efervescencia, enviando correos a cual  más inquietante, y dando por saco con absoluta nocturnidad y alevosía, ignorando por completo los horarios laborales de la madre patria.

Y claro, al final, entre unas cosas y otras te acuestas a las mil, “cago en los chilenos de los cojones”, salta mi amiga en el messenger de la blackberry “pues si no te joden por una cosa, es por la otra, que yo aquí sigo con la oferta de los huevos” le respondo.  Maquetándola en casa, claro, porque en la oficina tenemos una informática del año tres y las ofertas quedan que dan pena. En fin, que nuestras conversaciones de las 12 de la noche son de traca. Yo me quiero jubilar ya…

Por cierto, dicen las malas lenguas que ayer le enseñaron al pulpo Paul una foto de ZP y se ha escapado del acuario…

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: