A ponerse en forma!

Qué tendrán los trancazos y las faringitis agudas que me inspiran para cocinar sopas. Hoy me he currado una sopa de calabaza y una sopa de verduras, y además, para comer tenemos garbanzos estofados. Llevo tres días con una faringitis de caballo, que ayer el médico de urgencias pretendía curar con suero fisiológico y un mucolítico. Peaso animal. Cuando le insinúo de que a mí estos cuadros se me convierten en bronquitis SIEMPRE, procede a recetarme un antibiótico. Menos mal, porque ya lo estaba tomando.

Debe ser que el gimnasio no me sienta bien, porque desde que voy a deslomarme para ponerme en forma, no levanto cabeza, oye. Lo de las agujetas, pues bueno, lo voy sobrellevando. Sudo como un calamar -suponiendo que los cefalópodos suden- pero merece la pena porque ya no me crujen las rodillas al agacharme, y me reincorporo de forma más o menos ágil.

El jueves tuve clase de iniciación -a la logia P2- para demostrar sin ningún género de duda que mi estado físico puede encuadrarse perfectamente en el concepto de penosidad.

Abdominales, estiramientos y equilibrio. Media horita, para no asustar. Abdominales, pues bueno, supongo que debajo de la lorza principal y accesorias, alguno debe quedarme. Además, entrené natación en el Canoe allá por los felices 80. ¿Estiramientos? Bueno, quizá me quede algún vestigio de mis épocas de ballet clásico.

Y un cojón de pato.

En cuanto al equilibrio, me presentan un trasto de tortura denominado “bosu”.

Vamos, por favor, que mariconada. Aún recuerdo las zapatillas de punta y los gráciles levantamientos de pata en la barra de ballet. Ah no. Esto no es lo mismo. Es PEOR. El cacharro en cuestión es criminal. Que te subas- me dice el monitor-. Perdón, que te coma qué? Cómo me voy a subir ahí encima sin esmoñarme, tú estás loco. Me ayuda y me subo. Es jodidamente difícil, excepto para mi compañera,  ave de gimnasio desde hace siglos, y que se encarama al invento cual gracil criatura sin la menor dificultad. Sin embargo, como se está descojonando ante el espectáculo que debo ofrecer, acaba por caerse de un ataque de risa. Yo no. Yo parezco un puto PATO MAREADO, y ya encima pretende que además de tenerme en pie encima del invento, saque la patita por detrás y estire los brazos hacia delante. Anda y que te den, el puto chisme éste, me voy a la cinta a correr, que con esto del equilibro voy a terminar por romperme un tobillo por tres sitios.

Flipo con las criaturas saltarinas de la clase de body combat. Simplemente con la música que ponen, te entran ganas de meterle una manta de ostias  a alguien, porque es insufrible. Parecen monos locos, jesús. La monitora empeñada en que lo pruebe. Pero tía qué dices. Yo pego cuatro saltos y estoy para el arrastre, puedo dar un espectáculo patético. Mi constitución no es para body combat, todo lo más para meterle un codazo a alguien que pretenda colarse en la frutería. Bastante que voy con mis leggins negros y mi burka deportivo, consistente en una camiseta de mi marido que me cubre desde el cuello hasta medio muslamen. Enseñar las lorzas en bikini, pues vale, pero en el gimnasio me da cierto pudor. El otro día pasé de la bici estática porque está la primera de la fila de elementos de tortura y todo el gimnasio te ve el culo. Así que me retiré prudentemente a los cacharros de la última fila, y en un rapto de valor me metí 20 minutos de elíptica que casi acaban conmigo. Luego, a la cinta de correr, donde procedo a reptar lentamente, para terminar con un trotecillo ligero a 6,5 kilómetros por hora. El pavo de la cinta de al lado corre como un animal, tromp-tromp-tromp, y no se para ni para descansar. Está obnubilado con sus cascos mirando la tele. Vamos, que yo creo que ni suda.

Actualización del 7-sept: Afoto de Bici Elíptica, para Oraculador:

Tengo agujetas en sitios curiosos, por ejemplo, en los flancos. También he descubierto que tengo músculos cuya existencia desconocía -y no porque sobresalgan sino porque me duelen-.

Mis hijos están flipados, el primer día que me vieron con la PEASO mochila que llevo al gimansio, mi hijo me detiene “mamá, ¿¿te marchas??” Calla hijo, no me des ideas, no, es que voy al gimnasio a mediodía, para poder perseguirte mejor por la playa. Se ríe.

Así que ahora ya no puedo dejarlo, al menos por honrilla personal; lo saben en mi casa y en la oficina, así que no me queda más remedio que seguir acudiendo y encontrar algún ejercicio que me resulte divertido, porque en general la cacharrería de gimnasio es coñazo hasta la saciedad. Pero no, sinceramente no me veo desmelenada pegando saltos y lanzando puñetazos en la clase de body combat. Va a ser que no. Nota al margen, os dejo esta descripción buenísima de primeras experiencias en body combat, por un bloguero con el que he tropezado por casualidad y que me ha arrancado unas buenas carcajadas:

http://blogs.elcorreo.com/en-buena-logica/2009/5/5/la-vida-al-limite

Voy a ir al decathlon a ver si encuentro más burkas deportivos, que a este paso me confundirán con una homeless y me echarán.

Silcas

Anuncios

5 comentarios

  1. Me parto, pero no de risa, de dolor. A mi me ha dado por empezar a correr, se me ha metido en la cabeza correr este año la SAN SILVIESTRE, y me duele en sitios que nunca pense que tenía. Yo me meto el Gatorade en vena.

  2. animo!!! que para San Silvestre aún tienes tiempo, y además, lo importante es que empieces… aunque tengan que recogerte con cucharilla!!
    apachos,

  3. Relatos como este me reafirman en mi tesis de que el ejercicio no es sano!
    Menos mal que no piso un gimnasio desde hace tiempo, el “bosu” ese se ve terrorífico, seguro que no era un gimnasio de S&M??
    Ya en serío, qué es eso de “20 minutos de elíptica”?

  4. Es un aparato de tortura conocido como “bicicleta elíptica” -te actualizo el post con afoto del invento- que te deja para el arrastre. Eso sí, según dicen, es buenísimo…

  5. Joer, es como una bici estática y encima de pie. Buenísimo será para el comercial que la vende y se lleva comisión, porque para el común de los mortales eso es un arma de destrucción masiva…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: