Destrucción de Madriguera – Fase 0

Mientras media España se coge el puente de la Constitución -la otra media está en el paro y se lo cogerá quiera o no- aquí la manada, hábilmente liderada por la hembra alfa, que soy yo, va a proceder a la destrucción de la madriguera base, que consiste en cambio de titularidad de dos habitaciones, con el consiguiente traslado de muebles de una a otra y pintura de paredes y techos de ambas estancias, cambio de lámparas y retirada de mierda variada. Poyaque, pintaremos el distribuidor de nuestro ex-cuarto y el techo del cuarto de baño, que comienza a tener un ecosistema interesante.

Previamente, y con la antelación adecuada, se había realizado la planificación del asunto utilizando las herramientas reglamentarias, que son el powerpoint y el project. Prácticamente haremos un tetris de la logística muebleril, y menos mal que hemos desviado a la Fase 2 el montaje de vestidor y a la Fase 3 la voladura del cuarto de baño. De casta le viene al galgo, que por algo he sido consultor muchos años. Con paciencia y con saliva, el elefante se la metió a la hormiga.

Así que el sábado la manada se dirigió a Leroy Merlin a pertrecharse adecuadamente -Fase 0- y poder abordar la Fase 1 con una cierta comodidad.

La primera gran duda metafísica fue la de siempre ¿Quitamos el PUTO gotelé de una vez o ahí se queda por los siglos de los siglos amén? Los vídeos de Leroy animan, pero no me creo yo que quitar el gotelé sea tan sencillo. Me veo a martillazos con la pared.

Dado que en un futuro no demasiado lejano es posible que pongamos a la venta nuestra madriguera base y nos vayamos a vivir al campo a cultivar calabacines (eso suponiendo que antes no huya la hembra alfa a vivir en soledad a una isla poco poblada), casi que dejamos la reingeniería para los próximos dueños y nos contentamos con lo que ya sabemos hacer de forma probada y contrastada: pasar el rodillo con pintura por las paredes manchando a nuestro paso con mas o menos arte y punto pelota.

Decidido entonces que el gotelé de los huitos se queda, la siguiente discusión era obvia. Blanco? Magnolia? Blanco roto? Blanco huevo? Blanco algodón? Joder con los blancos, que mucho nombrecito marketiniano, pero al final quedan todos igualicos: blanco sosón. A mí me apetecía cambiar un poco, y poner algo de color en la pared del dormitorio, muy matadico, por eso de que no parezca la antesala del infierno, pero en fin, algo así como un color “tierra de egipto”, un “ocre suave” o incluso un “topo” (jodete), para al final, acabar cediendo ante un “beige medio”. Vale acepto pulpo. Pero no acepto que pintemos el techo del mismo color, por dios. El techo blanco, como cualquier techo. Además el contraste es bonito. Que no. Que el techo igual. Que ni de coña. El techo es blanco. Pin pan zas plas, al final, el techo blanco, por dios.

Agota, esto de negociar hasta el mínimo detalle. Que si para proteger el suelo ponemos papel. Que mejor plástico. Que esa cinta ya viene con el plástico incorporado. El ancho de la cinta, ¿de dos dedos o de tres? Que si rodillo de lana o de espuma. La virgen santa. Creo que los de Leroy no son conscientes de las peleas conyugales que provocan. He llegado a la conclusión de que a menos que se trate de una decisión realmente relevante (lo del techo, por ejemplo) no pienso discutir NADA. ¿Que quieres comprar un kit (más caro que las cosas sueltas, by the way, y menos práctico) de pincelico, paletica y unos guantes? Adelante por dios. Quién soy yo para coartar la libertad de elección de nadie. Dado que en casa la Directora General de Obras Públicas es la menda, creo que para la próxima me autonombraré Jefa de  Suministros y me iré al Leroy a pertrecharme yo solita. Discusiones las justas.

¿Que mejor papel para proteger el suelo? Pues claro que sí. Seamos ecológicos, joder. Total, da igual que la bobina de papel cueste casi 30 euracos para terminar custodiando la mayor parte en el sótano, y que la cobertura de plástico cueste 3.

Así se nos dispara el presupuesto, claro. Luego no pongamos cara de conejo al llegar a la línea de cajas.

Así pues, el sábado, comienza la Fase 1, consistente en vaciar una habitación, pintarla y pasarle -mientras seca- los muebles de la otra. Tengo verdadera curiosidad por ver si seremos capaces de desmontar la cama de matrimonio (porque obviamente, por la puerta no sale de una pieza). La montaron los de muebles El Globo y se cargaron dos botadores. De hecho, coloqué una pieza metálica porque se salía un travesaño.  Ahí saldrán todas las pifias, parches y “poyaques” de los últimos 10 años. También tengo mis dudas sobre si seremos capaces de no joder la pared moviendo muebles con la pintura aún fresca. Mwwwhahahahaha…. Kilos de librium, nos vamos a tener que tomar.

Y además, tuvimos que realizar la labor de venta al ocupante actual del mayor cuarto de la casa -mi hijo-. A ver cómo le vendes que le vas a pasar a una habitación que no sólo es más pequeña, es que está pegada al cuarto de su hermana, la cual es un auténtico coñazo que tiene la costumbre de levantarse a las 7 haga frío o calor, llueva o haga sol.

Al final, la idea de tener el ordeñador en su cuarto y la tele pequeña, le ha molado y comienza a ver con cariño la idea de ubicarse en nuestra ex-habitación.

Total, a la fuerza ahorcan.

Fase 2, montaje de vestidores de Ikea, puede ser muy simple (pienso contratar el transporte y montaje) o la leche. Sobre todo porque quiero tirar un armario para dárselo al baño, y aunque evidentemente la obra debería ir antes que el montaje de los armarios, por eso de evitar que toda la ropa se llene de polvo, el Director de Recursos Monetarios no tiene claro el esquema de financiación de la destrucción. Así que tiraré por la calle de enmedio y a montar los armarios se ha dicho. Y si finalmente se aborda la Fase 3 en el Q1 del año que viene, pues ya cruzaremos ese puente cuando lleguemos.

Seguiremos informando…

Silcas

Con la iglesia hemos topao II

Para un día que vamos a misa, y flipamos. Me abstengo de indicar a qué parroquia fuimos, enanos incluidos, a rezar un poco, por eso de que no viene mal hacerlo de vez en cuando.

Y ahí estábamos, en misa de doce.

Vale que el párroco sea pelín entusiasta, y que micrófono en mano, se comunique con sus fieles instándoles a despertar al nuevo año que empieza con el adviento. Y ya lo creo que nos despertó, pero de golpe, porque de pronto y sin venir a cuento para nada, soltó un “Porque Dios te dice: ¡¡¡¡DESPERTAAAAD CARAJOOOOO!!!!!”

A mí se me cayó la mandíbula al suelo, miré por el rabillo del ojo a cónyuge A, el cual estaba flipando y medio descojonándose. Y no fue un lapsus provocado por su entusiasmo pastoril, no. Qué va. Que al rato lo vuelve a repetir; ¡¡CARAJOOOO!!! Desde luego, despertarme, lo que se dice despertarme, lo consiguió al 100%. Ojiplática me dejó el cura, oiga.

Pero por favor, pensé, que alguien le diga a este hombre que CARAJO es una palabrota, cuyo empleo, si bien podría estar más que justificado en cualquier reunión donde intenten enmarronarte, está totalmente fuera de lugar en un lugar de culto. Ay la leche. Así que Carajo. Ay, Migueliño.

No acaba ahí la cosa. Termina la misa, y según salimos por el pasillo, nos tropezamos con la Vaca Aurora dando de mamar a su cría, obstaculizando con el carrito, las piernas y gran parte de su teta derecha el paso de los fieles, los cuales flipaban en colores con la escena, pero claro, después del Carajo del cura, uno ya no sabía qué pensar. Ahí estaba, la colega, charlando con otra congénere, con las peras limoneras al aire, y sentada en el banco de la iglesia. Pero por el amor de Dios, ¡TÁPATE LAS TETAS, COLEGA, QUE ESTÁS EN UNA IGLESIA!”. O métete a darle de mamar en la guardería de la iglesia, que la tienes a DOS METROS de tu banco, por dos motivos: uno, por comodidad y discreción, y dos porque es de cajón no mostrar las perolas en un lugar de culto donde muchas veces se prohíbe a los turistas entrar en shorts y camisetas de tirantes. Qué bien, que aquí lo pillo aquí lo mato, y además en la iglesia se está calentita. Y paso de meterme en la guardería, total, esto es de lo más natural, y aquí estoy haciendo de vaca de Belén Viviente con un mes de adelanto. Que estaría pasando el casting, digo yo.

CARAJOOOOO!!!!

Silcas

Regimen antes de Navidad

Ooooohhhh…

Es tan magnífico que tomo prestado del blog de mis amigotas las tarjeteras este maravilloso régimen pre-navideño….

aquí tenéis el original… en rosa pasión mis comentarios…

http://mitarjetaechahumo.blogspot.com/2010/11/la-dieta.html

********

DESAYUNO

½ pomelo

1 tostada integral

150 ml. de leche desnatada

(mwhahahahahahah… andaaaa yaaaaa…. eso es el aperitivo, si eso…)

A MEDIA MAÑANA

Caracola de Viena Capellanes llena de pasas y azúcar  y biberón de café con leche batida de 300 ml.) Opcional: ZUMO de manzana y naranja… por eso de ser totalmente biológicos…

COMIDA

150 gramos de pechuga de pollo cocida

1 tazón de espinacas hervidas

1 tazón de infusión

1 Filipino

Laaa la la la… eeeres túuuuu… como el aaagua de mi fueeeenteee… eeereees tuuuu… el fuego deee mi hooogaaaar… pero que dices? si con eso no lleno mis 7 estómagos ni locaaa… pero de que vas, blas…

MERIENDA

El resto de los Filipinos del paquete

Bueno, eso suponiendo que no te los hayas zampado antes. Como sugerencia, también se pueden usar las “chipsahoy” que encontraste en la mochila de tu hija, restos de barritas de choco kellogs y napolitanas rotas de la bolsa del almuerzo de tu hijo o restos del caldo que tengas en la nevera para obsequiar al perro.

2 botes de helado Haagen Dazs (grandes) el tamaño no importa…

1 jarra de salsa de chocolate caliente, nueces, guinda y crema batida… en su defecto un buen bote de leche condensada puede ser una buena opción…

CENA

2 Rebanadas de pan de ajo con queso (o costrinis de camembert con bacon)

una pizza familiar de salchichón (la de barbacoa también sirve)

4 latas de refresco o de cerveza (o una botella de Monopole)

3 Toblerones o Kit-kats  (o un Panetone)

ANTES DE ACOSTARSE

Tarta de queso congelada comida directamente según sale del congelador

(también vale el tupper de masa para croquetas que tienes lista para el día siguientee…)

Y lo más IMPORTANTE, las reglas de esta dieta:

1 – Si comes algo y nadie te ve, no tiene calorías.  Es más, a quién COJONES le importa.

2 – Si tomas un refresco light con una chocolatina, las calorías de la chocolatina se cancelan con el refresco light. Totalmente cierto. Tanto como que si comes costrinis de queso camembert con hierbas gratinado al horno, debes acompañarlo con una copa de albariño. Lo uno mata a lo otro, y todo el mundo sabe que el alcohol mata los bichos. Porqué no va a matar a la grasa????

3 – Cuando comes con alguien, si no comes más que los otros, las calorías no cuentan. Completamente cierto. Es más, si tú te atizas un cocido maragato y el acompañante toma CUALQUIER COSA con nata, estáis empatados.

4 – La comida utilizada con fines medicinales nunca cuenta, como el chocolate caliente, leche con miel y coñac, etc. Desde luego. Es más, cuando estés acatarrada, puedes inflarte a calditos de gallina sin desgrasar, sopas de caracolas, o cualquier tipo de comida con cuchara -garbanzos-, que no cuentan, es más, los antibióticos contrarrestan el efecto de la grasa de los cocidos.

5 – Si engordas a los que tienes a tu alrededor, tu parecerás más delgad@. De ahí el incansable afán de las madres de hacer que nuestros hijos coman como limas “hija, por dios, unos churritos, que pareces de papel!!!” o la consabida costumbre de las madres de empapuzar a nuestras gentes en cuanto hemos comido dos cucharadas; “mira hijo, qué rico, prueba, prueba!!!”

6 – Las cosas que se comen en el cine, como chocolatinas, coca-cola, palomitas, etc., no tienen calorías adicionales porque son parte del entrenamiento y no del combustible de cada uno. En realidad esto viene acompañado del mantra “No, si en cuanto salgamos, directamente para casa” -para acabar en el burguer INFLÁNDOTE a cocas y papas fritas.

7 – Los trozos de galleta no tienen calorías. El proceso de rotura produce pérdida de calorías. Absolutamente. El axioma de “cuanto mayor es la braga, mayor es el culo” tiene su equivalente en la comida: “a menor tamaño, menor engorde”.

8 – Chupar las cucharas y cazos cuando estamos cocinando no tiene calorías adicionales. Díselo a Gizmo, o a mi perra cuando esta mañana le daba trocitos de tocino, pollo y piel de codillo mientras desgrasaba el caldo… Está delgadita delgaditaaaa…

En fin… que os dejéis de chorradas y disfrutéis LA VIDA….

Contestador de los Abuelos

Algunos consejos útiles para los abuelos visitantes de este blog (bueno, y para cualquiera)

Feliz finde

Silcas

*********

Para los que son abuelos y para los que lo serán….

CONTESTADOR DE LLAMADAS TELEFÓNICAS DE LOS ABUELOS

– Buenos días . . . . En este momento no estamos en casa pero, por favor, déjanos tu mensaje después de oir la señal, que la contestaremos a la mayor brevedad .. . . . . beeeeeppp…

– Si eres uno de nuestros hijos, marca 1 y a continuacion selecciona la opción del 1 al 5 por orden de “llegada”, así sabremos quién eres.

– Si necesitas que nos quedemos con los niños, marca 2

– Si quieres que te prestemos el coche, marca 3

– Si quieres que te lavemos y planchemos la ropa, marca 4

– Si quieres que los nietos duerman en nuestra casa, marca 5

– Si quieres que vayamos a buscar a los niños al colegio, marca 6

– Si quieres que preparemos una comida para el domingo o para llevártela a casa, marca 7

– Si quieres venir a comer aquí marca 8

– Si necesitas dinero, marca 9

– Si nos vas a invitar a comer, a pasear, ir al teatro o eres uno de

nuestros amigos, “PUEDES HABLAR DIRECTAMENTE QUE TE ESTAMOS ESCUCHANDO”

Cristobal Colon, de oficio descubridor

Maravillosa aportación, real como la vida misma, de mi amiga María Jose… como no se ve un pijo, pulsad en la imagen para que salga a tamaño legible…

 

Micropolix

No conocía yo este garito para enanos, y la verdad es que está genial.

http://www.micropolix.com/

 

 

Es recomendable ir, porque o lo ves tú mismo o es difícil imaginar la currada que se han pegado para montar una ciudad para críos con Supercor, Hospital, periódico local El País, emisora de radio SER, pasarela de modelos de El Corte Inglés, Banco, Seur, Ayuntamiento y un impresionante circuito de coches Audi.

Según entran, les plantan la pulsera con el código de barras, les dan 50 “eurix” y un pasaporte. Y hala, a buscarte la vida. Es cachondo ver cómo se las van apañando, al principio cometiendo las novatadas de turno, y luego ya como ciudadano de pro, se van espabilando y terminan por entender ese bonito principio de “el dinero no se arranca de los árboles” y “todo cuesta pasta”.  O sea, quieres ir a la torre de los bomberos para hacer el cursillo, o circular con un precioso Audi por el circuito de tráfico, pero si no curras antes como mensajero, reponedor o médico, no tendrás “eurix” para pagarlo. Y así con todo. La gran estrella, el circuito de coches, era de coña. La pena es que no llegaron ni a catarlo, porque antes hay que sacarse el carnet en la autoescuela. Y además, tras apuntarte en la lista de espera, antes de montar tienes que pagar el seguro (más eurix) y la gasolina (jejeje). Pero mamá, es que todo cuesta mucho!!! ahhhh bienvenido al club, chaval. Es lo que tiene, eso del capitalismo!!!

 

Comenzamos el periplo por la pasarela de moda, como era de esperar, TODAS las enanas del clan familiar se apuntaron con fruición al asunto, y nosotras las mamás todavía más, dado que teníamos que hacer de público entregado. Allí estábamos, sentados en los asientos, asistiendo a la pre-selección de modelos, la cual se realizaba en base a preguntas sobre la vestimenta a lo largo de la historia. Tuvimos suerte, porque resultaron seleccionadas tres de nuestras vástagas, incluyendo a las dos pequeñas de 6 años.

Y ahoraaaa, anuncia la monitora por el micro, vamos a empezar con ¡La prehistoria!. Date, ahí viene mi hija SEGURO, con la pinta de Mowgli que tiene con esos rizos gitanos que dios le ha dado, ha pasado el casting seguro. ¡Efectivamente, ahí la tenemos junto con su prima, también morena, ambas dos ataviadas con pieles y cachiporras!

Mientras se dan la vuelta para marcharse, a mi hija se le resbala la piel sintética que lleva sobre el hombro, y mi hermana se la recoloca. ¡Queee asssscooo! suelta la criatura con vehemencia. ¡Puaj, mamá, yo no quiero ser modelo nunca más!, me dice al salir. ¡Mira tú, si es que ésto va a tener su utilidad y todo!

Las tres primas pequeñas, de 5, 6 y 7 años, están haciendo cola en la puerta del Supercor para currar. Llega el “Encargado”. A ver, cuántas quieren ser cajeras? TODAS las de 12 años levantando la mano como locas. Vale. Exceso de demandantes de empleo. Y cuántas reponedoras? Ninguna. Ohhhh…. Y entonces, ágil cual liebre, mi sobrina de 7 años levanta la mano como los rayos, seguida de sus dos primas. Y así, las tres enanas entran a currar de reponedoras y las de doce años se quedan haciendo cola con cara de paisaje comenzando a entender que al final, ahí siguen, en la cola de demandantes de empleo mientras las otras reciben sus mandiles de reponedoras y sus cestas con comestibles.

 

Mientras pasa por delante de nosotras, mi hija me pregunta, “mamá, ¿qué es “ponedora”?

Lo descubre a los tres minutos, le dan una cesta llena de comestibles para volver a colocar todo en su sitio. Lo del orden no es su fuerte, todo hay que decirlo. Pasa de ordenar su cuarto como de comerse los mocos. Las tres primas comienzan a dar vueltas por el super tratando de poner cada cosa en los lineales correspondientes, mientras los mayores nos descojonamos con el espectáculo.

En esto que llega mi hijo con su primer sueldo de mensaka, 30 eurix nada menos, y lo envío al banco junto con su primo para que le paguen el cheque y le den efectivo. Las cajeras, desesperadas porque tienen pocos clientes, les llaman desde sus ordenadores; ¡aquí, aquí, yo le atiendo! Mientras, hay una cola de niños esperando para trabajar en el banco contando billetes y separando cheques de efectivo. Cada local tiene su propio flujo de curro, está muy bien pensado: unos compran comestibles, dejan la cesta en las cajas, y los niños reponedores las cogen y las ponen en su lugar.

 

 

Llego de vuelta  al Super y me encuentro a mis cuñados partidos de risa. Jo con tu hija, me dicen. ¿Que ha hecho ahora? (cualquier barbaridad, supongo) Según me cuentan, ha cogido su cesta de reponedora, y hasta los huevos de repartir cosas, se ha metido en un rincón, ha sacado el contenido y lo ha camuflado disimuladamente en una balda de la esquina mas recóndita del super. Luego se ha ido al encargado con cara de no haber roto un plato en su vida; le ha dado la cesta vacía y ha cobrado su paga. Ahí estamos, esta muchacha promete, genio y figura. Esta llegará a presidenta del gobierno seguro.

Jo mamá, me dice mi hijo, es que no tengo suficientes eurix para el curso de bombero, mejor voy a currar de mensajero otra vez. Así que se pone en la cola de Seur con su primo para repartir más paquetes. Tienen que volver con el albarán firmado, les pagan el cheque y les sellan el pasaporte. Así me gusta, guapetón, entendiendo el valor del trabajo.

Agota un poco, porque de 12,30 a 18 horas, la cosa cunde pero los pies no veas cómo sufren. Lo bueno, que puedes salir y volver a entrar, con lo cual, la manada inmensa que éramos pudo comer en la terraza del burguer king, todo lo demás estaba petado. Al menos, aunque hacía frío, no llovió.

Resumiendo, totalmente recomendable el invento…

Feliz domingo

Silcas

Puto perro ladrón

No, no va de políticos este post, aunque por el título más de uno ha debido pensarlo.

Hoy viernes, recojo a mis hijos del colegio, y la pequeña de 6 años se ha dejado el abrigo en alguno de los innumerables recintos, recovecos y pasillos del lugar, y que si dios quiere y dado que el abrigo era más bien vintage, aparecerá el lunes en el cajón de los objetos perdidos, que va cobrando proporciones más bien inquietantes. El otro día conté tres sudaderas de chándal de un tal Marco nosequé, y por la talla, de un par de añitos más que mi criatura.

Pues como decía, recojo a los enanos y me voy pitando para casa, porque a las 6 llega Super Sara. Super Sara es el único ser del planeta capaz de lidiar con mi hijo a la hora de hacer los deberes, y como pasamos de darnos de leches con él y que nos odie, la hemos contratado para que le apoye -le haga- los deberes tres días a la semana.

Y como hoy es viernes, a las 6 aparece Sara -19 añitos, rubita, monísima, en fin que porque hay diferencia de edad, que si no, me mosquearía en cuanto a la sumisión con que mi hijo acepta hacer los deberes cada tarde-. Habrá que vigilarlo cuando cumpla los 13, que a este paso, nacerán ya con la cola plastificada como deformación genética. Qué obsesión con follar, la de los adolescentes, por dios. Qué vicio.

Y tras un día especialmente duro, en el cual hemos perdido una operación que era la gran esperanza blanca del puto departamento, coincidiendo además con el cumpleaños de nuestro jefe, que se ha pagado unas cañas, y con mi segundo día de antibiótico debido a una bronquitis de las que yo me cojo, me dispongo a pasar un plácido fin de semana realizando absolutamente ninguna tarea que implique abandonar mi madriguera base. Exceptuando viajes al punto limpio para tirar mierdas, que el puente de la constitución comienza la destrucción de madriguera, pintado de habitaciones y desmontaje y traslado de muebles de unos cuartos a otros. La fase 2 -dinamitado del cuarto de baño e instalación de peaso ducha de hidromasaje- la dejamos para el primer Q del año que viene.

Pero me estoy desviando del objeto de este post. Decía que llega Sara, y se instala en el cuarto de mi hijo, esperando pacientemente que el colega consienta en hacer acto de presencia. Naturalmente, salgo de mi cuarto a medio cambiar cual toro de miura en cuanto escucho las protestas del mameluco, que se resistía a dejar su episodio de Bob Esponja (que cojones tendrán las historias de las cangreburguers, el calamardo y su amigo el patricio, que están todos los críos encandilados). Agarro a la criatura por la oreja, no es metáfora, y lo deposito en la mesa de estudio, al lado de Super Sara.

Y en ese momento, me percado de que el PUTO PERRO LADRÓN está ubicado bajo la mesa, mangándole con todo el arte gitano del mundo el sandwich a la pobre Sara, que se había dejado el bolso abierto en el suelo. “¡¡¡Me cago en la leche, Sara, el perro te está LEVANTANDO la merienda!!!! Con papel albal y todo, se lo está tratando de zampar in situ el dichoso cánido, por el viejo método de aquí te pillo aquí te mato. Entre gruñidos de protesta y carcajadas de mi hijo, que no da crédito, consigo quitarle al menos parte del sandwich, obviamente incomestible ya, y con el señuelo del resto lo saco del cuarto. La pobre! “No, si mis perros también desaparecen a veces y los encuentro hurgando en las papeleras en busca de restos, pero lo que es robarme el sandwich del bolso, es la primera vez que me  ocurre!” Ya te digo, cuerpo triste. por donde entraste saliste. Si es que ésto no es un perro, es un maldito animal salvaje del que no te puedes fiar porque en caso de necesidad hambruna te come por los pies.

Así que vístete y baja al super de la puerta a por pan bimbo, que se me había acabado, y queso en lonchas, y prepárale a la criatura un sandwich, que lo que me faltaba, que pase hambre, así de flaca la tenemos. Que hay que cuidarla, que para lidiar con mi hijo y que mi perra le levante la merienda y lo acepte con una sonrisa, hay que estar hecha de una pasta especial.

Mira tú que hasta me está empezando a gustar para nuera…

Feliz finde

Silcas