Destrucción de Madriguera – Fase 0

Mientras media España se coge el puente de la Constitución -la otra media está en el paro y se lo cogerá quiera o no- aquí la manada, hábilmente liderada por la hembra alfa, que soy yo, va a proceder a la destrucción de la madriguera base, que consiste en cambio de titularidad de dos habitaciones, con el consiguiente traslado de muebles de una a otra y pintura de paredes y techos de ambas estancias, cambio de lámparas y retirada de mierda variada. Poyaque, pintaremos el distribuidor de nuestro ex-cuarto y el techo del cuarto de baño, que comienza a tener un ecosistema interesante.

Previamente, y con la antelación adecuada, se había realizado la planificación del asunto utilizando las herramientas reglamentarias, que son el powerpoint y el project. Prácticamente haremos un tetris de la logística muebleril, y menos mal que hemos desviado a la Fase 2 el montaje de vestidor y a la Fase 3 la voladura del cuarto de baño. De casta le viene al galgo, que por algo he sido consultor muchos años. Con paciencia y con saliva, el elefante se la metió a la hormiga.

Así que el sábado la manada se dirigió a Leroy Merlin a pertrecharse adecuadamente -Fase 0- y poder abordar la Fase 1 con una cierta comodidad.

La primera gran duda metafísica fue la de siempre ¿Quitamos el PUTO gotelé de una vez o ahí se queda por los siglos de los siglos amén? Los vídeos de Leroy animan, pero no me creo yo que quitar el gotelé sea tan sencillo. Me veo a martillazos con la pared.

Dado que en un futuro no demasiado lejano es posible que pongamos a la venta nuestra madriguera base y nos vayamos a vivir al campo a cultivar calabacines (eso suponiendo que antes no huya la hembra alfa a vivir en soledad a una isla poco poblada), casi que dejamos la reingeniería para los próximos dueños y nos contentamos con lo que ya sabemos hacer de forma probada y contrastada: pasar el rodillo con pintura por las paredes manchando a nuestro paso con mas o menos arte y punto pelota.

Decidido entonces que el gotelé de los huitos se queda, la siguiente discusión era obvia. Blanco? Magnolia? Blanco roto? Blanco huevo? Blanco algodón? Joder con los blancos, que mucho nombrecito marketiniano, pero al final quedan todos igualicos: blanco sosón. A mí me apetecía cambiar un poco, y poner algo de color en la pared del dormitorio, muy matadico, por eso de que no parezca la antesala del infierno, pero en fin, algo así como un color “tierra de egipto”, un “ocre suave” o incluso un “topo” (jodete), para al final, acabar cediendo ante un “beige medio”. Vale acepto pulpo. Pero no acepto que pintemos el techo del mismo color, por dios. El techo blanco, como cualquier techo. Además el contraste es bonito. Que no. Que el techo igual. Que ni de coña. El techo es blanco. Pin pan zas plas, al final, el techo blanco, por dios.

Agota, esto de negociar hasta el mínimo detalle. Que si para proteger el suelo ponemos papel. Que mejor plástico. Que esa cinta ya viene con el plástico incorporado. El ancho de la cinta, ¿de dos dedos o de tres? Que si rodillo de lana o de espuma. La virgen santa. Creo que los de Leroy no son conscientes de las peleas conyugales que provocan. He llegado a la conclusión de que a menos que se trate de una decisión realmente relevante (lo del techo, por ejemplo) no pienso discutir NADA. ¿Que quieres comprar un kit (más caro que las cosas sueltas, by the way, y menos práctico) de pincelico, paletica y unos guantes? Adelante por dios. Quién soy yo para coartar la libertad de elección de nadie. Dado que en casa la Directora General de Obras Públicas es la menda, creo que para la próxima me autonombraré Jefa de  Suministros y me iré al Leroy a pertrecharme yo solita. Discusiones las justas.

¿Que mejor papel para proteger el suelo? Pues claro que sí. Seamos ecológicos, joder. Total, da igual que la bobina de papel cueste casi 30 euracos para terminar custodiando la mayor parte en el sótano, y que la cobertura de plástico cueste 3.

Así se nos dispara el presupuesto, claro. Luego no pongamos cara de conejo al llegar a la línea de cajas.

Así pues, el sábado, comienza la Fase 1, consistente en vaciar una habitación, pintarla y pasarle -mientras seca- los muebles de la otra. Tengo verdadera curiosidad por ver si seremos capaces de desmontar la cama de matrimonio (porque obviamente, por la puerta no sale de una pieza). La montaron los de muebles El Globo y se cargaron dos botadores. De hecho, coloqué una pieza metálica porque se salía un travesaño.  Ahí saldrán todas las pifias, parches y “poyaques” de los últimos 10 años. También tengo mis dudas sobre si seremos capaces de no joder la pared moviendo muebles con la pintura aún fresca. Mwwwhahahahaha…. Kilos de librium, nos vamos a tener que tomar.

Y además, tuvimos que realizar la labor de venta al ocupante actual del mayor cuarto de la casa -mi hijo-. A ver cómo le vendes que le vas a pasar a una habitación que no sólo es más pequeña, es que está pegada al cuarto de su hermana, la cual es un auténtico coñazo que tiene la costumbre de levantarse a las 7 haga frío o calor, llueva o haga sol.

Al final, la idea de tener el ordeñador en su cuarto y la tele pequeña, le ha molado y comienza a ver con cariño la idea de ubicarse en nuestra ex-habitación.

Total, a la fuerza ahorcan.

Fase 2, montaje de vestidores de Ikea, puede ser muy simple (pienso contratar el transporte y montaje) o la leche. Sobre todo porque quiero tirar un armario para dárselo al baño, y aunque evidentemente la obra debería ir antes que el montaje de los armarios, por eso de evitar que toda la ropa se llene de polvo, el Director de Recursos Monetarios no tiene claro el esquema de financiación de la destrucción. Así que tiraré por la calle de enmedio y a montar los armarios se ha dicho. Y si finalmente se aborda la Fase 3 en el Q1 del año que viene, pues ya cruzaremos ese puente cuando lleguemos.

Seguiremos informando…

Silcas

Anuncios

2 comentarios

  1. ¡Qué valor tienes! Yo, sólo, pensar en meterme en reforma o reparaciones varias, me pongo a temblar. Mucha suerte. Lo bueno que tiene tanto las reformas como las mudanzas, para mí, es que te permite hacer una limpieza general, tirar cosas que no te sirven, ropa del año de la polca que guardas por si acaso…
    P.D. Me gustado mucho tu blog.Te seguiré.

  2. ya hija, ya, pero es que en algún momento hay que decir basta… lo cierto es que puede ser curioso, el finde que nos espera!!!!
    un besazo, guapa
    silcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: