Programa de Fidelización Infantil

Atareados estamos, componiendo el PFI (Programa de Fidelización Infantil), el famoso cuadro de estrellitas que se va rellenando en función de lo bien que se comporte el público objetivo -en este caso nuestros dos hijos- y que incluye un programa de redención de puntos (a saber: 1 estrella = 1 punto) en forma de regalos, actividades diversas y en general, todo aquello que les mola a cambio de cumplir determinados objetivos.

Todavía no está listo el catálogo y el proceso de redención de puntos, pero ya les hemos colgado en sus cuartos respectivos sus cuadritos para que vayan recibiendo estrellas.

Las trampas saduceas de este sistema -y solo lleva implantado 24 horas- son las siguientes:

– Si tengo suficientes puntos para el regalo que quiero ¿porqué seguir acumulando estrellas? (visión infantil cortoplacista, que suele ser la buena, mi hijo la captó IPSO FACTO). Los regalos gordos tienen que costar una pasta, la redención de puntos no puede producirse de forma semanal, sino mensual. Se puede plantear la caducidad de las estrellas, pero el peque se puede pillar tal globo que casi mejor no.

– Diversidad de opiniones en cuanto a la cumplimentación de tareas. Es necesario ser escrupuloso en la descripción  del objetivo: O sea, no vale “Lavarse los dientes”. No. Hay que poner “Lavarse los dientes sin que nadie me lo diga”. “Recoger la leonera” suele ser otro de los grandes errores por indefinición del objetivo. Casi nunca llegan a los niveles de orden de un adulto. Como mucho, despejan el suelo, y aquello que no saben dónde poner, lo tiran en la cama.

– Posibilidad de “rayos” que contrarresten las “estrellas”. Es necesario definir un proceso de compensación que permita evitar resultados no deseados como por ejemplo, “día infernal en el que han dado la brasa hasta la saciedad y los matarías” con  “día siguiente, redención de puntos y nos vamos a micropolix”. Nooo… Hay que ser consecuentes, pero hacerlo constar en el catálogo, preferiblemente en letra pequeña.

– Las tareas no deben ser demasiado fáciles, y además hay que cambiarlas periódicamente para que no se acostumbren y las hagan con la boina y te arruinen.

– Es necesario no recordarles lo que tienen que hacer. Deben tener su cuadro de estrellas en la mente de forma continua. Si se les recuerda, entonces no vale.

– Igualdad, por favor. Si un niño tiene 7 conceptos por semana, su hermanita no puede tener 5. Ayer tuvimos una buena con la pequeña de 6 años, que inmediatamente, y con gran cabreo, detectó que su hermano podría conseguir 2 estrellas más al día. Uuuf…

– Deben existir estrellas para el fin de semana y para días de diario. Hoy viene la pequeña toda mona y cariñosa. Mamá, ¿a que hoy no os he despertado? No claro, so cachonda, como que es jueves, y te hemos tenido que sacar de la cama con grúa. Será lista, la tía. Ya venía a reclamar su estrella. Menos mal que el cuadro indicaba claramente que era estrella de fin de semana…

– ESCONDER las puxxs estrellas fuera de la vista y alcance de los niños. Hasta ahora estaban en un cajón, pero me dí cuenta de que mi hijo llevaba en el bolsillo del chándal unos chicles robados precisamente en ese lugar. Evidentemente no es el sitio más seguro para ponerlas.

Y ahora viene lo peor, diseñar el proceso de redención de puntos y los regalos, para que no nos arrasen y nos desplumen en cosa de un mes, que como te pases con los puntos, te metes en un jardín.

La virgen, lo que tenemos que hacer hoy día los padres… con lo fácil que era antes! Los sistemas “zanahoria “son considerablemente más complejos de gestionar que los sistemas “palo“. Y además son menos efectivos…

Silcas

Anuncios

¡Feliz Año Nuevo!

Ya se nos ha emborrachado ésta, diréis, y NO, que ayer me comporté debidamente y no me tomé más que dos chupitos de vodka. Si es que estamos irreconocibles.

Decía que ayer 13 de Enero, tuvimos la cena de Fin de Año ruso, que tiene lugar todos los 13 de Enero, dios ortodoxo mediante. Os adjunto bonita foto de la bebida oficial de la cena, vodkita ruso helado a palo seco. En vasito pequeño, eso sí.

 

 

Lo mejor, el menú. Tras los entrantes, nos traen una crema. Qué es, preguntamos. Crema de Villana. Joooder cómo las gastan los rusos, aquí a las villanas las hacen picadillo y te las sirven en fin de año hechas puré.

Cuando la probamos comprendimos que era crema de avellanas, riquísima, por cierto.

Luego, el segundo. Nos traen un plato super-adornado. ¿Que es? -again- Solomillo de Oso. Coooño. Solomillo de oso, pues pobre bicho, además debe estar duro de cojones, que los osos siberianos son unos bicharracos que más bien parecen mamuts. Al final, tras repreguntar a la chusqui, nos aclara: Solomillo de CORZO, ahhh vale, eso ya nos cuadra más.

El postre, riquísimo, un tiramisú de mango con helado de mandarina. Mi amiga, cuyo nombre oculto piadosamente, comienza por intentar comerse el pensamiento que adorna el plato. La miro con incredulidad. Son flores comestibles, ¿¿no?? -me dice-. Pues chica, no sé, yo prefiero empezar por el tiramisú, pero allá tú… a mi perra le gustan las flores y de vez en cuando se come alguna, pero no sé yo si comerse un pensamiento es buena idea…  🙂

Luego, justo antes de las 12,  dan una copa de cava INFUMABLE, el cava más malo del universo, ya les vale, podrían poner un freixenet baratito, que al menos se deja beber, y un papelito muy fino donde tienes que escribir tu deseo para ese año, luego lo quemas, lo echas en el cava y te lo bebes. Lo malo es que el puto papelito jamás se quema del todo porque te acabas quemando los dedos con la llama de la vela y lo capuzas a toda prisa en la copa, y al final intentas tragarte el cava junto con el trozo de papel a medio quemar, cosa que te provoca arcadas en cuanto te acuerdas de la lengua con salsa de rábanos del aperitivo, que todavía tienes en el estómago. Pero en fin, todo sea por la causa.

Y cuando te lo has bebido, viene el ritual de pinchado de globos, como este año ya no se puede fumar en el local, el restaurante nos provee de tenedores para proceder al pinchado de tales elementos, cosa que hacemos con gran alegría y  acompañamos con ruido de espantasuegras.

Hale, ya es 2011.

Cuando salimos, los bares de alrededor están llenos… de gente en la calle fumando. Y hace rasca, oiga. Creo que la Pajín no ha hecho un buen negocio, se va a gastar en curar neumonías todo lo que se ahorre en cánceres de pulmón.

Lo dicho: un pan con unas tortas.

Silcas

Licitaciones asquerosas

Ultimamente, me estoy encontrando con cada jojoya, que pa qué.

Hasta voy a abrir una categoría nueva para licitaciones repusnantes, asquerosas o -como mínimo- más bien inquietantes.

Aquí va.

Ojito con la sensibilidad, que da miedito.

 

Que sí, que ya sé que en algún sitio tienen que aprender los médicos, pero eso de que compren cabezas refrigeradas… no sé, inquieta, cuando estás tranquilamente, a lo tuyo, buscando business y te encuentras con ésto…

El link para los morbosos lo tenéis aquí, podéis descargaros el pliego de condiciones administrativas completito y disfrutar a lo grande:

http://www.juntadeandalucia.es/contratacion/DismissedContractSearch.action?selectedPage=3&sortCriteria=&order=desc&hitsPerPage=5&profileId=

Menos mal que el concurso quedó desierto… debe ser que en España ya no quedan cabezas que cortar…!!

Silcas

Para los de Bilbao

Un compi me pasa este simpático análisis sobre los Bilbainos…  pasa pues….

************

DEFINICIÓN DE BILBAO:

Bilbao (Bilbo) es una ciudad de Euskadi que abarca toda Europa y parte del extranjero (incluyendo Begoña) y está en constante expansión. Es la capital administrativa, económica y geopolítica del mundo.

También está rodeado por el Océano Atlántico y el Pacífico; ambos desembocan en el Nervión. Se cree que el Edén, en su día, pudo estar en el centro Bilbao, las siete calles de hecho pueden hacer referencia a los siete días de la creación. En Bilbao se inventó el fuego, el arco y la flecha, la rueda, el txuletón, la txapela, el sofá, el kalimotxo, la siesta, la cuadrilla y el WIFI. Y no en ese orden de importancia.

Bilbao es el país donde siempre sale el Sol, porque si no sale lo sacan a hostias…

Los que son de Bilbao nunca lo comentan porque se reconocen los unos a los otros, y así no hieren a la gente que tiene la desgracia de no ser de allí. (Aunque en realidad se sabe que el mundo está dentro de Bilbao, por lo que se demuestra empiricamente que los que se autodenominan bilbaínos son en realidad los que se dieron cuenta de ello, ya que uno de bilbao nace en donde le salga de los cojones).

PAUTAS BÁSICAS DEL BILBAÍNO:

Un bilbaíno nunca rechaza una apuesta, sobre todo si el reto lleva el prefijo “A que no hay huevos a…”

Un bilbaino es un gran amante de los deportes de esfuerzo (pelota mano, levantamiento de piedras, arrastre de bueyes, traineras, segar campos, fútbol de verdad, etc)… y odiará los juegos de salón y demás deportes frívolos (esgrima, fútbol moderno de toque, badminton, padel, ballet clásico, y demás mariconadas…)

Un bilbaíno siempre apoyará al Athletic.

Un bilbaíno se irá a potear todos los sábados y a cantar bilbaínadas. Un bilbaíno jubilado lo hará a diario.

Un bilbaíno tiene que peregrinar por lo menos una vez en su vida al Pagasarri.

Un bilbaíno nace sabiendo jugar al mus y nunca rechaza una partida.

Un bilbaino leerá el Deia, y utilizará otros periódicos para envolver bocadillos o proteger el suelo del txoko cuando pinta, (porque es el único sitio de la casa en el que el hombre bilbaino pinta algo).

VOCABULARIO BÁSICO BILBAÍNO:

Sinsorgo: Persona insulsa, insustancial, a falta de un hervor, cualquiera que no sea de Bilbao.

Sirimiri: Lluvia fina, entre lluvia y niebla. En Bilbao no moja, refresca. En cualquier otro sitio causa inundaciones.

Clemente: sinónimo de Dios. Los de Bilbao son muy religiosos.

Guerrero: Julen, otro dios del olimpo rojiblanco y del Athletic.

Gooooool: grito que se emite al alcanzar el orgasmo, o cuando marca el Athletic (en ambos caso es muy apreciado en Bilbao, por escaso).

Alirón: Grito de guerra bilbaíno; esta palabra hace huir al mismísimo Chuck Norris (en desuso desde hace unos 25 años, desde que se dejó de jugar al fútbol, y se cambió por eso que se hace ahora… ya explicado antes)

Patapum!: pase al “güeco” en fútbol de verdad.

Mokordo: Excremento.

Tximbera: Carabina.

Mojojón: Mejillón. No confundir…

Seso: sexo. Dada la confusión a la que lleva la palabra, los bilbaínos no follamos.

Txikito: Un vasito de vino (tinto y preferiblemente de tapón de plástico plano y con sabor de las bodegas de Durango)

Kalimotxo: Tinto de tetrabrick y Gorbea Cola (en su defecto gaseosa Crus de Gorbea, que revitalisa cuerpo y mente lahostia!!)

Ahí mismo: Distancia estimada en unos 755 Km .

Como mi mano de grande: Similar a la superficie de la luna.

Hostia: Golpe equivalente a 500 kilotones. Mortal para el que no es de Bilbao. Para un bilbaíno es una forma de saludar.

Aupa: Palabra comodín. Sirve para todo. Para los que no son de Bilbao, conocer esta palabra es una buena forma de relacionarse. Cuando a uno de fuera se le dice aúpa, ya se le considera hijo adoptivo de Bilbao, condición privilegiada que da lugar a todo tipo de derechos (comer en los txokos, ir de potes y pintxos por Somera sin pagar una perra, ir a la tribuna de san Mamés gratis, ser pareja de mús de un bilbaino, etc…)

Epa: variación de Aupa, pero no tan versátil. Sustituye a “hola” cuando la ebriedad impone ahorro de movimientos faciales.

Pues:  Otro comodín. Aparte de para todo, también sirve para preguntar por qué.

Katilu: Vaso o recipiente inagotable que conduce irremediablemente a un estado de ebriedad interesante, conocido como “La llamada del Katilu”

Fresco (¡hace fresco!): Temperatura bajo cero, incompatible con la vida humana en otros sitios. En Bilbao obliga a los nativos a echarse un jersey a los hombros, y bajarse las mangas remangadas de la camisa de cuadros.

Potear: Tomar tantos litros de vino como se pueda en el menor tiempo posible y en vasos pequeños. Normalmente acompañado por canciones populares como “Un inglés vino a Bilbao” o “Subí en el funicular”

Aibalaostia: Frase muy común de significado desconocido. Se cree que muestra sorpresa, equivalente al “cáspita” o “pardiez” de la lengua hispana, que expandieron los romanos por pequeñas zonas limítrofes al Gran Bilbao.

Coño: La única definición que se conoce en Bilbao de esta palabra es la que se usa para expresar sorpresa (aunque normalmente fingida; pues los bilbaínos NO se sorprenden nunca).

 

Peace&Love

Hoy tenía yo mi primera clase de Yoga (Hatha yoga para ser mas exactos), y salí corriendo de mi madriguera base para llegar a las 14:30 cual clavo puntual.

Tras arrojar el coche en un parking cercano, accedo al edificio -vetusto y con historia- situado en mitad de una céntrica calle de Madrid.

Me abre mi gurú reglamentario el cual se disculpa y me dice que olvidó avisarme de que la clase comienza a las dos y cuarto en vez de a y media (estaría en pleno nirvana, supongo), así que me despeloto cual rayo cósmico y siguiendo sus instrucciones entro en la clase descalza -yo soy muy obediente y no me puse calcetines- y me encuentro al gurú con otras tres discípulas -afortunadamente tan tordas como yo- haciendo cosas con las manos. Eso sí, al menos ellas llevan calcetines. Cuestión de matices, eso de “descalza”.

Según parece, hoy vamos a ver algo de tai-chi, porque la profe de yoga no ha podido venir, así que el hatha este se queda para el lunes que viene.

Mis siete estómagos rugen. Como -repito- soy muy obediente, he  ido sin comer, con el estómago vacío. Claro, que así he estado a punto de marearme después de las siete vueltas del arbol de las mil putas hormigas, que casi me voy al suelo girando con los ojos cerrados cual giróvago chepudo.

La verdad es que tiene un punto más bien fascinante. Relajarme, me ha relajado, eso sin dudarlo. Y he mentido descaradamente al gurú, que seguro me estaba leyendo la mente. Pues vaya garito de palo, joder, si ni siquiera  hay taquillas para dejar las cosas. Ya me enseñarán a comprar ofertas por internet, ya. Por lista.  Etc. Que no pensemos en nada, que quiere que tengamos la mente en blanco. Ya tío, eso explícaselo a la mía, que es hiperactiva y multitarea, y va a 2000 revoluciones como velocidad estándar.

Y ahí estás, en la postura del arbol, mirándote las zarpas y preguntándote dónde demonios habrá sacado la chusqui de enfrente los calcetines con cara de gorila. Y yo sin mis calcetos, al menos consigo no resbalarme, que no es poco.

El gurú es ligeramente dictatorial. Nos corrige las posturas, y se ensaña especialmente con una de las dos chusquis. Que rebeldes sois los jóvenes, comenta, mientras le sube los brazos y le dice que ponga la postura del pato. Le miro de reojo. Tú sigue con esos comentarios, que te llevas una leche por grasioso.

Y de pronto, son las 15:30. Impresionante, se me ha pasado la hora de clase volando.

Vuelvo volando a mi madriguera base, y llego antes que mi jefe, menos mal, porque entre pitos y flautas me he pasado un pelín. Tengo un hambre atroz, hasta me duele la cabeza, seguramente de tanto concentrarme en no pensar. Voy a la cantina y fagocito una pequeña chapata de salmón y un zumo de naranja y manzana.

Ahora me acabo de colocar unas alcachofas hervidas.

Estoy de un sanote y de un zen que doy asco.

Y mañana es la prueba de fuego, la cena del fin de año ruso, donde tendré que hacer verdaderos esfuerzos para no cenar con la bebida oficial que es -por supuesto- el vodka ruso.

Ay.

Silcas

Tengo Personal Assistant

Oh, ya lo creo. Tengo mi propia PA, ¿que os habíais creído, que me había parido una mosca o qué?

Andaba yo mosca porque tenía un pedido pendiente -de esos que hago yo por internet- desde el día 4 de Enero. Y estamos a día 11. Too much. Me pongo en contacto con la tienda -genial ejemplo de servicio al cliente- y me dicen que está en mi mensajería habitual, MRW.

Hein??

Qué raro. Siempre me llaman cuando tienen algo para mua, y no ha sido el caso.

Llamo.

Hola buenas, feliz año, que si tenéis algo para mí. Claro. Hablamos con tu hija. QUE?? Sí, cogió el teléfono y nos dijo que estabas durmiendo y que ella te daba el recado.

Y UNA MIERDA.

Ni me dió el recado ni leches, la tía parloteó a gusto con la chusqui de MRW y colgó, y a olvidar, que es lo que procede a los seis años de edad. A mi madre, que le den.

Joder. Ahora a ver dónde leches pongo los móviles para que la colega no me haga de P.A., que ya lo que me faltaba para complicar la vida.

El otro día le abrí al cartero prácticamente en bolas, caramba con la niña. Mamá, es que decía el señor que te traía un paquete. Y ni corta ni perezosa, abre la puerta tan campante. La órdiga. Y yo al quite, corriendo a recoger el paquete con el rimmel en la mano y en bata y zapatillas.

Lo que jamás había hecho su hermano, en el caso de esta criatura, ¡es que se sale!

Abre puertas, descuelga el teléfono y como me despiste, me birla el portátil y se pone a publicar un post sin que me de cuenta.

Bueno, si de pronto escribo sobre campanilla, peter pan, bob esponja y estas chicas de i-carly, pues ya sabéis…

Silcas

Devorame otra vez

Ayer en la tele, unos descerebrados marítimos se metían gambas en los bañadores para disfrute de los tiburones que los rodeaban.

Claramente, el título del programa “Tontos del culo” hacía honor a su nombre.

http://www.ciao.es/Jackass_Jeff_Tremaine__Opinion_1094270

Y hoy, para remate, ¿que me encuentro?

Pues que existe un sistema de pedicura -ecológico a más no poder, eso seguro- que consiste en que unos pececitos se te comen las pieles muertas de las pezuñas, puaf, cómo suena.

 

 

Y copio textualmente en qué consiste el asunto:

La ictioterapia es un tratamiento realizado por unos pequeños peces, los peces Garra Rufa– originarios de Siria, Irak, Irán y Turquía que eliminan las pieles muertas ya que disponen de una enzima en su boca que les pide ingerirlas como su único alimento y no se les debe dar otro tipo para que así, hambrientos, acudan a realizar su cometido.

Y digo yo, ¿qué comen estos bichos si no hay humanos cerquita? Si aquí la cosa es complicarnos… y que nos devoren, que es de lo que se trata.

Somos de un rarito…

Silcas