¡Feliz Año Nuevo!

Ya se nos ha emborrachado ésta, diréis, y NO, que ayer me comporté debidamente y no me tomé más que dos chupitos de vodka. Si es que estamos irreconocibles.

Decía que ayer 13 de Enero, tuvimos la cena de Fin de Año ruso, que tiene lugar todos los 13 de Enero, dios ortodoxo mediante. Os adjunto bonita foto de la bebida oficial de la cena, vodkita ruso helado a palo seco. En vasito pequeño, eso sí.

 

 

Lo mejor, el menú. Tras los entrantes, nos traen una crema. Qué es, preguntamos. Crema de Villana. Joooder cómo las gastan los rusos, aquí a las villanas las hacen picadillo y te las sirven en fin de año hechas puré.

Cuando la probamos comprendimos que era crema de avellanas, riquísima, por cierto.

Luego, el segundo. Nos traen un plato super-adornado. ¿Que es? -again- Solomillo de Oso. Coooño. Solomillo de oso, pues pobre bicho, además debe estar duro de cojones, que los osos siberianos son unos bicharracos que más bien parecen mamuts. Al final, tras repreguntar a la chusqui, nos aclara: Solomillo de CORZO, ahhh vale, eso ya nos cuadra más.

El postre, riquísimo, un tiramisú de mango con helado de mandarina. Mi amiga, cuyo nombre oculto piadosamente, comienza por intentar comerse el pensamiento que adorna el plato. La miro con incredulidad. Son flores comestibles, ¿¿no?? -me dice-. Pues chica, no sé, yo prefiero empezar por el tiramisú, pero allá tú… a mi perra le gustan las flores y de vez en cuando se come alguna, pero no sé yo si comerse un pensamiento es buena idea…  🙂

Luego, justo antes de las 12,  dan una copa de cava INFUMABLE, el cava más malo del universo, ya les vale, podrían poner un freixenet baratito, que al menos se deja beber, y un papelito muy fino donde tienes que escribir tu deseo para ese año, luego lo quemas, lo echas en el cava y te lo bebes. Lo malo es que el puto papelito jamás se quema del todo porque te acabas quemando los dedos con la llama de la vela y lo capuzas a toda prisa en la copa, y al final intentas tragarte el cava junto con el trozo de papel a medio quemar, cosa que te provoca arcadas en cuanto te acuerdas de la lengua con salsa de rábanos del aperitivo, que todavía tienes en el estómago. Pero en fin, todo sea por la causa.

Y cuando te lo has bebido, viene el ritual de pinchado de globos, como este año ya no se puede fumar en el local, el restaurante nos provee de tenedores para proceder al pinchado de tales elementos, cosa que hacemos con gran alegría y  acompañamos con ruido de espantasuegras.

Hale, ya es 2011.

Cuando salimos, los bares de alrededor están llenos… de gente en la calle fumando. Y hace rasca, oiga. Creo que la Pajín no ha hecho un buen negocio, se va a gastar en curar neumonías todo lo que se ahorre en cánceres de pulmón.

Lo dicho: un pan con unas tortas.

Silcas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: