Programa de Fidelización Infantil

Atareados estamos, componiendo el PFI (Programa de Fidelización Infantil), el famoso cuadro de estrellitas que se va rellenando en función de lo bien que se comporte el público objetivo -en este caso nuestros dos hijos- y que incluye un programa de redención de puntos (a saber: 1 estrella = 1 punto) en forma de regalos, actividades diversas y en general, todo aquello que les mola a cambio de cumplir determinados objetivos.

Todavía no está listo el catálogo y el proceso de redención de puntos, pero ya les hemos colgado en sus cuartos respectivos sus cuadritos para que vayan recibiendo estrellas.

Las trampas saduceas de este sistema -y solo lleva implantado 24 horas- son las siguientes:

– Si tengo suficientes puntos para el regalo que quiero ¿porqué seguir acumulando estrellas? (visión infantil cortoplacista, que suele ser la buena, mi hijo la captó IPSO FACTO). Los regalos gordos tienen que costar una pasta, la redención de puntos no puede producirse de forma semanal, sino mensual. Se puede plantear la caducidad de las estrellas, pero el peque se puede pillar tal globo que casi mejor no.

– Diversidad de opiniones en cuanto a la cumplimentación de tareas. Es necesario ser escrupuloso en la descripción  del objetivo: O sea, no vale “Lavarse los dientes”. No. Hay que poner “Lavarse los dientes sin que nadie me lo diga”. “Recoger la leonera” suele ser otro de los grandes errores por indefinición del objetivo. Casi nunca llegan a los niveles de orden de un adulto. Como mucho, despejan el suelo, y aquello que no saben dónde poner, lo tiran en la cama.

– Posibilidad de “rayos” que contrarresten las “estrellas”. Es necesario definir un proceso de compensación que permita evitar resultados no deseados como por ejemplo, “día infernal en el que han dado la brasa hasta la saciedad y los matarías” con  “día siguiente, redención de puntos y nos vamos a micropolix”. Nooo… Hay que ser consecuentes, pero hacerlo constar en el catálogo, preferiblemente en letra pequeña.

– Las tareas no deben ser demasiado fáciles, y además hay que cambiarlas periódicamente para que no se acostumbren y las hagan con la boina y te arruinen.

– Es necesario no recordarles lo que tienen que hacer. Deben tener su cuadro de estrellas en la mente de forma continua. Si se les recuerda, entonces no vale.

– Igualdad, por favor. Si un niño tiene 7 conceptos por semana, su hermanita no puede tener 5. Ayer tuvimos una buena con la pequeña de 6 años, que inmediatamente, y con gran cabreo, detectó que su hermano podría conseguir 2 estrellas más al día. Uuuf…

– Deben existir estrellas para el fin de semana y para días de diario. Hoy viene la pequeña toda mona y cariñosa. Mamá, ¿a que hoy no os he despertado? No claro, so cachonda, como que es jueves, y te hemos tenido que sacar de la cama con grúa. Será lista, la tía. Ya venía a reclamar su estrella. Menos mal que el cuadro indicaba claramente que era estrella de fin de semana…

– ESCONDER las puxxs estrellas fuera de la vista y alcance de los niños. Hasta ahora estaban en un cajón, pero me dí cuenta de que mi hijo llevaba en el bolsillo del chándal unos chicles robados precisamente en ese lugar. Evidentemente no es el sitio más seguro para ponerlas.

Y ahora viene lo peor, diseñar el proceso de redención de puntos y los regalos, para que no nos arrasen y nos desplumen en cosa de un mes, que como te pases con los puntos, te metes en un jardín.

La virgen, lo que tenemos que hacer hoy día los padres… con lo fácil que era antes! Los sistemas “zanahoria “son considerablemente más complejos de gestionar que los sistemas “palo“. Y además son menos efectivos…

Silcas

Anuncios

3 comentarios

  1. Muchas gracias por tus consejos. No tardaremos mucho en ponerselos a cangrajito, va a cumplir 3 años. Recoje sus juguetes y nos ayuda a retirar la mesa, cuando se lo decimos claro. ¿a que edad es bueno empezar ese sistema?

  2. No tengo ni idea, pero creo que en cuanto el enano comience a entender el concepto de “soy bueno y entonces me premian”…
    Con 3 años supongo que sí se puede, con tareas sencillas que estén a su alcance…
    animo!!!
    😀

  3. Eso lo ví en Supernanny y funciona aunque, como dices, el antiguo sistema palo/zanahoria siempre ha sido más fácil de manejar. Es más, a mi jefe se le da de miedo y encima le sale bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: