Que vienen los Reyes

Venga, último round de fiestas, que esto ya se acaba gracias a Dios y a los Reyes Magos, que en cosa de dos días liquidan el asunto adorando al niño y cada oveja con su pareja y cada mochuelo a su olivo.

Y mira que detesto eso de ir de compras a última hora, pero es verdad que este año me ha pillado el toro, así que esta mañana hemos abandonado a los enanos en la ONG  “Abuelos sin Fronteras” y hemos huído presto a los centros comerciales a ver qué pillábamos.

Las ametralladoras Nerf, agotaítas en el juguetilandia. “Oye, que digo yo que estas de aquí de colorines también sirven”. Miro compasivamente a cónyuge A. Como le lleves esa basura, le pone una demanda a Melchor, por no decir que el susodicho ha pedido otra igualita para su primo -obviamente para poder zurrarse mutuamente como es debido y en paridad. Y quieren NERF, o sea,  NERF y no otra mierda made in china (que estas también, pero son las que molan).

En vista de que no quedaban ni los dardos, decidimos dirigirnos a un centro comercial bien enorme, a ver si teníamos suerte, y además de las chismas éstas, pescábamos el regalo para mis suegros y una Xbox, ps3 o similar, que ya nada nos libra de comprar alguna gaita de éstas, que lo han pedido los dos enanos y debemos ser de los pocos en este país que no han tenido ni la ps1, ni la 2 ni nada parecido. Cagontó, pero porqué narices son tan caras estas cosas??? Que entre pitos y flautas, de 300 pavos no baja la broma.

Pero lo primero es lo primero, y entramos en el hiper a ver si quedaban las ametralladoras dichosas, y ya lo creo que quedaban; pero SOLO DOS, las dos últimas del lugar, debe ser que las regalan, pero NO, porque cada una de ellas ostentaba el increíble precio de SESENTA EUROS. Joder, 60 pavos por cada una de las dos MIERDAS de plástico made in china, que muy posiblemente resultarán destruidas dentro de 30 días porque en cuanto se les acaben los dardos estos dos arrebañaorzas terminarán la pelea a culatazos.

Me tapo los ojos con desesperación mientras pescamos las dos ametralladoras y envío a cónyuge A -que a mí se me cae la cara de vergüenza- a interrogar a los reponedores sobre el paradero del “hamster que habla”, que ha sido toda la descripción proporcionada por mi hija. Mientras se parten de risa, le comentan que el mencionado roedor está agotado hasta las trancas, y que si eso, le entrenan una rata de las del almacén, que saben latín, para que dé el pego a la criatura.

Así pues, a la caja junto con unos cuantos libros, una peli de mazingerZ (debilidad de la menda, claro), algo de papel de envolver y unas chuches para el perro. Total, una pasta por unos cuantos trozos de plástico y una bolsa de piel de buey reseca para el cánido. Tengo la sensación de que la gente de alrededor se ríen cuando ven las dos PEASO AMETRALLADORAS en el carrito (mira, mira, otros tontos que han picado, y encima se las llevan de dos en dos!!!)

Entonces, mientras cónyuge A se deprime mirando el saldo en el cajero, me acerco al Poly, a ver si está el hamster de las narices, y sí, tengo suerte -es un decir- y encuentro tres míseros ejemplares de roedor -encima, ligeramente manchados- que me miran fijamente, agarro uno -TREINTA PAVOS!!!!- y lo añado al saco, la virgen, pero por dios, un puto roedor de peluche que no levanta un palmo del suelo cuya gracia consiste en que le hablas y repite lo que dices. Estos chinos se deben estar forrando vivos a base de producir estas mierdas y venderlas por una pasta a los occidentales gilipollas que compran lo que les piden sus hijos.

 

Con lo que no contábamos es con el chusqui de turno, que nos sugiere llevarnos el pack que lleva el Kinect y unos cuantos juegos -interesante opción dado el precio de los juegos y que no somos precisamente muy duchos en esto del pirateo. Y una consola sin juegos, pues como que tiene poca gracia. Así que nos llevamos el kit que contiene la Xbox con el kinect y el juego de los conejos, otro juego de aventuras cuyo nombre ignoro, y el kungfu panda. Amén del Battlefield, claro, que como no se lo ponga a los niños, se me mueren. Por niño me refiero al padre y al hijo, por supuesto. Lo de los conejos le hará gracia a mi hija, que se pondrá a saltar por el salón como loca, con lo que no cuento es con la reacción del chucho cuando nos vea pegando pisotones como idiotas tratando de matar conejos inexistentes. Vamos a terminar cazando moscas en el retiro.

 

No sé cuánta pasta llevamos fundida, pero encima aún nos falta conseguir los regalos de los adultos -en este caso suegro y suegra, asunto que resolvemos en OTRO centro comercial, esta vez al aire libre y con casita navideña modelo Elf, donde dos colegas (al menos van sin disfrazar) te envuelven los regalos por el módico precio de un euro. Como no quiero discutir, accedo a que el empaquetado, tarea tradicionalmente realizada por la menda, sea objeto de outsourcing a los habitantes de la casita, los cuales demuestran dos cosas:

Una. Los hombres CARECEN del gen que permite empaquetar regalos con rapidez, gracia, precisión y a ser posible, evitando que se rompan o arruguen en el proceso, del mismo modo que nosotras CARECEMOS del gen que permite pegarle una patada a un balón de fútbol y conseguir que entre en una portería de seis metros de largo. No digo que ni unos ni otras no puedan aprender, pero que no nacen con esa predisposición, eso lo garantizo.

Dos. Además, estos dos ejemplares del sexo masculino demuestran una notable falta de pericia. Son dos aspirantes a becario de papelería que -todo lo más- son capaces de arrancar con más o menos estilo el precio de la etiqueta y liar aquello en un papel, si eso. Lo de poner lacitos rizando los extremos con las tijeras, como las avezadas dependientas del corte inglés, ni soñarlo. Y esa metodología de envoltura colocando el papel al bies, ni en broma. Como decía, les entrego dos americanas para envolver. Tras ver -con crecientes nervios- el lío/apaño/destrozo que trata de perpetrar uno de los envolvedores, mi ascendente Virgo junto con mi signo solar de idéntica raza y condición, me hacen intervenir con una demo de CÓMO COXXNES SE DOBLA UNA AMERICANA para que no se convierta en un sharpei pasado por una máquina escurridora de bañadores. Entonces, su compañero procede con la siguiente americana, haciendo EXACTAMENTE lo mismo que su amigo. La pilla, la dobla por cuatro sitios, la vuelve a doblar y consigue reducir una americana de LANA talla L a un bulto de dos palmos escasos de largo.  Lo miro sin dar crédito. A este lo pilla el Rajoy, lo pone a reducir cargos ministeriales y nos arregla el país. Mira, le digo, casi mejor (cacho nécora) la doblamos como la otra, ¿te parece, corazón? Menos mal que al menos son dóciles, obedientes y temerosos de Dios (o de la cólera virginiana)

Nos marchamos con nuestros paquetes embalados directos a casita donde me entra el frenesí embalador y poyaqueestamos aprovecho la ausencia de los menores y procedo con las cuatro cosas que quedan en el sótano y nuestras adquisiciones juguetiles de hoy, escondiéndolas después en varios armarios excepto algunas cosas que regresan a la leñera, como son las dos Nerf gigantescas que se han llevado un rollo de papel de regalo respectivamente. Miedo me dan.

En fin, al menos es día 3 y ya tenemos los reyes listos y dispuestos. Y ya dentro de nada se acaba toda esta mandanga y volvemos a la normalidad, que cada vez aguanto menos esta costumbre idiota de inflarse a gastar pasta que no tenemos en cosas que no necesitamos.

Anuncios

Una respuesta

  1. Nosotros también debemos ser de las pocas familias que no tenemos psp’s, playstation’s, xbox’s y demás artefactos del demonio…de momento me niego y alargaré ese asunto todo lo que pueda…
    Toda una odisea esconder paquetes en los armarios y que no se cosquen de nada……
    Luego siempre va la suegra y la caga soltando la realidad a la menor ocasión y por si fuera poco, tras darse cuenta de la metedura de pata, exclama entre risas y aspavientos. “ya lo he cascaoooo!!, ya lo he cascaaaaoooo!”, por si a la s criaturas aún les queda alguna duda…
    Ainsss…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: