Economía de combate

Pues señores, pasaron las dichosas fiestas, ya estamos a día 6, el niño ha sido adorado, los reyes han depositado sus regalos en los hogares (y gracias a la Xbox VUELVO A SER DUEÑA DE MI PORTÁTIL) y chinpun que aquí se acaba la historia.

Y ahora, a enfocar el 2012 con esa bonita subida del IRPF para estimular el consumo. Y mira que yo soy de letras, y aunque después de la carrera me hice un máster para desasnarme, nunca tuve claras determinadas claves y teorías macroeconómicas y eso de la bolsa siempre me ha parecido incomprensible.

Pero una cosa tengo clara, como la mayoría de la gente que me rodea: si me suben los impuestos, tendré que sacar la pasta de algún sitio para pagarlos, porque no quiero ir a la cárcel. Normal. ¿Y de dónde saco la pasta? Pues como la mayoría de mis paisanos, dado que no tengo un patrimonio que ordeñar, de mi puñetera y triste nómina. Y si tengo que pagar más impuestos, ¿podré consumir más? No. Claro que no. Al revés, tendré que vigilar muy de cerca mis gastos para no pifiarla. Y sobre todo porque nadie puede garantizar que dentro de 2 meses seguirá teniendo esa nómina o cualquier otra.

Ah.

Y entonces, en el nombre de los testículos del minotauro -como decía Nicolas Cage en La Roca-, si el gobierno quiere estimular el consumo, ¿porqué me suben los impuestos (porque luego vendrá el IVA, ya lo veréis)?

Bueno. Pues es lo que hay. Y dado que soy demasiado acémila como para comprenderlo,  voy a hacer lo único que cabría hacer: ser cauta, previsora y extremadamente prudente.

Es decir, pasar de modo “economía de supervivencia” a modo “economía de combate”, lo cual implica utilizar las siguientes claves económicas que nos permitirán ahorrar todo lo posible para poder pagar esos impuestos que nos acaban de atizar en toda la cocorota.

 

 

– Eliminar toda subcontratación. Es decir, los gremios, a tomar por saco: albañiles, fontaneros, modistas, mecánicos, médicos y hasta el hombre del saco, a freir puñetas. ¿Que tienes que arreglar el bajo de un pantalón? Pues con estas manitas, y la modista, que se dedique a otra cosa. ¿Que parece que el desagüe de la cocina no traga? Pues a abrir el bote sifónico y a sacar los kilos de mierda acumulada durante años, así aprenderás a no tirar cualquier cosa por el fregadero. Si la cosa se pone realmente fea y comienzas a inundar a los vecinos, que se jodan, para eso están los seguros de la comunidad. Ah, ¿que no está cubierto? Pues que te demanden, que no lo harán porque no tendrán un duro para destinar a gasto de abogacía. Mwhahahahaha. ¿Que hay que pasar la revisión al carro? Pues que le den, y a tomar por culo la garantía. Total, para lo que sirve. ¿Que hay que ir al médico? Se va uno al ambulatorio en vez de al centro milenium, con el burka, y se pone a hablar en un galimatías ininteligible para atemorizar a la de recepción y que el médico te reciba en el acto. En caso de emergencia, sacas un bate de béisbol, que funciona seguro. Fuera Sanitas. En cuanto al cole, eliminamos TODAS las actividades extraescolares, las donaciones voluntarias y las excursiones no cubiertas. ¿Que pierden la sudadera del uniforme? No se compra otra, ni hablar, se roba la de otro niño, que a tí ya te la han robado otras muchas veces y ahora te toca a tí disfrutar del delito. Oye, que peaso ahorro. Es más, todo el mundo al cole público este año, y a los privados / concertados, que les den. Bye bye blackbird. Que mis hijos ocupen su plaza pública, y los inmigrantes a estudiar a su pueblo. Que el dinero de mis impuestos es para que mis hijos estudien, y estoy hasta las narices de pagar por servicios que reciben otros. Y total, para la mierda de educación que reciben en cualquier sitio, pues al público que es más barato, total, si nos juntamos en el mismo colegio público los del concertado, el nivel será igual… de pobre.

– Optimizar el gasto. Eso quiere decir no comprar nada que no sea imprescindible para el soporte vital. O sea, NADA quiere decir NADA. De un plumazo me cepillo cualquier cosa que tenga precios superiores a los de rastrillo; el corte inglés o el hipercor, ni pisarlos, e incluso prescindiremos de los outlet on line. Desde luego, a Gas Natural que le den, a partir de ya no se pone la calefacción y se tira de chimenea, que es infinitamente más barata y mucho más romántica. Además, ¿para qué narices se han inventado los calcetines gordos? Las velas también son una buena opción, porque a Iberdrola le tengo una manía que pa qué. En cuanto a la comida, se vuelve a cocinar perolos y ranchos de costilla y se congelan, hale, a zampar hidratos que llenan mucho y son baratitos. Si te pillas una escorbuto, al ambulatorio a que te lo arreglen, que a fin de cuentas tu salud es responsabilidad del Estado. Los pescateros y carniceros, que se jodan.

– Reciclaje a tope. Agárrense todos los juegos de nintendo, psp, etc, que ya no se utilizan, y al Game a venderlos. Aquí no se tira na de na, lo que se tiene y no se usa, se pone en eBay a ver qué pasa. ¿Ropa que no utilizas? A Cáritas ni de coña, la reciclas y la regalas por los cumpleaños a amigos y familiares. ¡Que bonito es compartir! Al perro se le alimenta con sobras, y si no hay sobras, que se coma lo que pille por la calle. Que es esto de comer pienso, pero vamos hombre.

– Ocio y Entretenimiento. ¿Viajes? Ni a Leganés, donde el monstruo. Nada de viajar, que es caro y peligroso. ¿Teatro, óperas, cine…? Ni de coña. Ahora que los enanos tienen al Xbox, a darle al mando hasta que les salgan callos en los pulgares. Y qué bonita esa costumbre de ver una y otra vez los clásicos en la tele en familia, ¿para qué narices pagamos Canal +? Unos manirrotos, es lo que somos.  ¿Cenas? Unas patatas a la riojana en casita y un Borsao de Mercadona y tan contentos. Oye, que das de comer a 8 con 15 euros. A ver quién lo supera. ¿Y qué es eso de alojarse en hoteles? Pero vamos a ver, ¿quién no tiene algún familiar en alguna ciudad de España? Pues si tienes que viajar porque no hay más tu tía -por ejemplo, fallecimiento de parientes muy cercanos (en el caso de colaterales, debes plantearte asistir al entierro por vídeo a través del móvil del finado, que joder, ya que se muere que lo pague) ¿qué mejor momento para estrechar lazos con esa tía o prima que hace lustros que no ves? Te instalas un par de días a dormir en el salón de su casa y a desayunar hornazo con café con leche. Y si me apuras, te pones ciego en el desayuno y te ahorras la comida.

– Transporte. Vamos a ver, como a mí no me queda otra más que usar el coche, pues tiraremos de coche de empresa del parejo y el oficial aquí se queda en casita a verlas venir. Los días de lluvia, se saca el coche junto con el perro para que se limpien. Y además, visitas a clientes NINGUNA. Aquí no se visita ni a los enfermos, no nos movemos ni locos. Que manía con reunirse con los clientes,  ¿para qué se inventó el teléfono, digo yo? Y como tenemos que volver los dos juntos, nada de alargar la jornada laboral, que además gastamos luz: los dos a las 6 en punto corriendo a casita, y así además de gastar la mitad en gasofa, le recortamos a la chica una hora de salario. Huy, ¡que peaso ahorro!

– Telecomunicaciones. Aquí no se llama ni en caso de que te estés muriendo, se usa el mesenger de la BB que es gratis, el whatsup, o la internés en tarifa plana, y creo que llamar al 112 es gratis. Coste de llamadas, cero pelotero. Y si alguien nos llama, aprovecharemos para desearle las felices fiestas de diciembre de 2012 y 2013, y qué bien habremos quedado. Asegúrate de que tu flamante Galaxy-II es de verdad tarifa plana, a la mínima duda en cuanto al consumo, ponla en modo “no teléfono” y úsala para jugar, que es estupenda. Total, ¡si no vas a hablar! ¿Y para qué narices quieres internet si no viajas, no vas al cine, no compras on line ni te relacionas? Hombre, un poco de cordura, por favor. Qué despilfarro.

Y yo creo que si todos los “nominados” hacemos ésto, en cosa de pocos meses nos habremos cargado el pequeño comercio que queda, los centros comerciales, todos los gremios, los outlet online, los restaurantes, los cines y teatros, los talleres, las aseguradoras, las telcos, los hoteles, las autopistas y compañías que las explotan, los transportistas, las compañías aéreas, la Renfe, y la sociedad nacional agrupadora de Hombres del Saco.

Oye, ¡si es que la gente no piensa! Que bien, voy a poder pagar mis impuestos sin problema, eso sí, lo de estimular el consumo, será que quieren meterle un Vibe-II por el culo, porque otra cosa no la comprendo. Pero bueno, como soy de letras, seguro que no me entero y que el gobierno tendrá un maravilloso plan para que el consumo suba como la espuma incluso sin consumir.

Felices reyes, majos. Disfrutadlos, y no olvidéis ser MUY MALOS este año, que con un poco de suerte nos traerán carbón y nos podremos calentar.

Silcas

Anuncios

3 comentarios

  1. Felices reyes guapa, menuda se nos viene 😦 juassss me he reído mucho con lo de ragalar la ropa a familiares y amigos, no darla a cáritas ni de coña!! y la foto del gato que risa!!
    Besos
    Paoluchi

  2. ya verás ya, que año…
    y sí, la foto del gato es genial…
    un besazo, guapa!!!

  3. Ayyy!Mira que no me gusta hablar de la mierda de la crisis, pero me estoy poniendo depre con el panorama…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: