Feliz año nuevo… ruso

Pues sí, señores, ahora sí que ya podemos declarar oficialmente cerradas las celebraciones navideñas con la fiesta de El Cosaco, inconmensurable evento que se celebra cada 13 de enero, y del cual salimos casi literalmente a cuatro patas.

http://es-es.facebook.com/RestauranteElCosaco

Ni recuerdo cuál fue la primera vez que fuimos al fin de año ruso, se pierde en la noche de los tiempos. Creo que no estaba ni siquiera casada, y que retomamos la costumbre a raíz de la adopción de los dos peaso bolcheviques que tenemos en casa.

Para no variar, mareamos la reserva desde finales de noviembre (que es la fecha en la que se recomienda reservar);  “hola buenos días, que somos 10” “oiga que no, que se nos han apuntado otros cuatro”, “que no, que seremos doce”, para al final dejarlo en 10 borrachuzos con ganas de coña.

Este año le damos un 11 a Angel y a su equipo, porque la verdad es que se salieron. Majísimas las camareras -y camarero-, siempre atentos a nuestra insaciable sed de vodka, casi que en vez de la clásica frasca, directamente nos podrían dejar la botella magnum con dosificador y se ahorrarían paseos… 😀

En primer lugar, no da igual que el 13 de enero caiga en miércoles que en viernes, siempre te corta el rollo la idea de que tienes que trabajar al día siguiente, no digamos ya conducir 40 kilómetros en condiciones semilamentables, lo cual cada vez da más yuyu, y con razón. En esta ocasión, ancha es Castilla -o la estepa- y nos desmelenamos pero bien.

Pero es que además, la cena estuvo riquísima, recuerdo bien que el solomillo de ternera me salvó la vida, porque exceptuando la caña que tomamos en la barra mientras esperábamos a los demás, me dediqué en cuerpo y alma al vodka en variante a palo seco rebajado con agua. Me encanta la botella de vodka gigante con dosificador que colocan en el comedor en régimen de autoservicio, y que básicamente consistió en mi única bebida durante toda la noche, a base de chupitos. Hasta me resistí al delicioso Muga, pero me daba pavor el resultado de la mezcla.

También otro 11 para los cantantes del local, sobre todo ella ¡peaso voz!, la cual además tuvo la enorme gentileza no sólo de aceptar mi petición de que nos deleitara con “Noches de Moscú”, sino que la cantamos a dúo, jajajaja, por supuesto a esas alturas -y no nos habían traído aún el segundo- yo ha había saltado directamente a la fase de cantos regionales, y había dejado muy atrás la de exaltación de la amistad e insultos a rajo… digooo al clero.

Como siempre, al llegar las 12, nos repartieron el kit de fin de año, que consiste en tiaras para ellas y gorros de papel para ellos (nos han dicho que para el próximo lo van a remediar porque no es justo que ellas parezcan princesas y ellos payasos), serpentinas, y por supuesto, los papelitos de fumar para escribir el deseo reglamentario, tras lo cual lo quemas, echas las cenizas en la copa de champán y te lo bebes para que se cumpla.

Entonces comienza la también tradicional ceremonia de reventado de globos, antaño realizada a base de pitillos y tras la prohibición de fumar, consumada con mecheros o tenedores. Aquí tenemos a una amiga mía que -parece mentira- participaba por primera vez en la celebración, pero que se apuntó encantada a seguir las tradiciones:


A partir de ahí, tengo recuerdos más bien difusos, debido posiblemente al incremento de vodka en mi organismo. Es lo bueno que tiene el vodka, te puedes beber un litro y no te duele la cabeza. Al menos el que nos dan aquí, que es buenísimo… incluso hace que no te duelan los taconazos, directamente tiene un efecto amortiguador del dolor impresionante. Claro, así se explica uno cómo repartían leña en las estepas al más pintado, y sin despeinarse. Este año la música estuvo realmente bien, y el día después es de coña, ¡¡nos hemos hecho fotos con gente que no tenemos ni pajolera idea de quiénes son!!

Cuando salimos, continuamos la juerga a base de karaoke casero hasta las … 6 de la mañana, amenizando a los vecinos con el PopStar (y eso que no encontramos el de Mecano, que si no van listos). por dios por dios… que estamos mayores ya!!!

Bueno, y ahora que lo pienso, ¿cuándo es el fin de año chino? 😀

¿El 23 de enero?

¡¡¡Ajaaa…!!!

Y el 24 de enero es el fin de año lunar (Tsagaan Sar) Budista, no sé yo si nos dará el cuerpo para tanto exceso. Pero seguro que estos son tan Zen que lo celebran con una tacita de té y algo de meditación, así que nos apuntamos, que nos vendrá bien.

Lástima que nos hayamos perdido el Año Nuevo Japonés, http://japonismo.com/blog/fiesta-del-mochitsuki-2012-en-madrid, pero creo que en noviembre tendremos el Fin de Año Hindú, y si seguimos buscando, FIJO que cada mes, alguna cultura, civilización o agrupación de gentes varias celebran el fin de año.

Así que preparad los tacones, chicas!!!

y Feliz Año Nuevo… otra vez!!

Anuncios

Una respuesta

  1. Muchísimas gracias a vosotros por venir cada año y haber convertido nuestra fiesta en una tradición. Sois vosotros los que hacéis que este día tan especial se convierta en un éxito. Saludos con todo cariño para todos. Un abrazo

    Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: