Gestionando la barca

Que conste que durante los sucesos que voy a describir a continuación, no hacía más que sonarme en los oídos la cancioncilla de “Ay quien maneja mi barca”, que vete tú a saber qué clase de conexiones -o desconexiones- neuronales debo tener después de 8 años en consultoría.  Dicen los entendidos que es el máximo que un humano normal aguanta en el sector, claro que entonces que alguien me explique porqué no estamos acogidos al régimen especial de los trabajadores del Mar, que sigo sin ver porqué es más peligroso pescar bonitos en plena tempestad fuerza 7 que asistir a las aperturas de plicas en ciertos organismos.

Pero lo de la cancioncilla tiene su sentido, señores, porque esto de las aperturas de plicas comienza a parecerse cada vez más a Eurovisión. Lo aconsejable es ir para enterarse, cotillear o puramente, por interés científico. Lo malo es cuando vas porque participas en el sarao, en cuyo caso será mejor que te tomes una tortilla de lexatin en el desayuno, que el corazón ya no está para muchas bromas.

¿Y en qué se parecen? se preguntarán ustedes

Bueno. En que sólo puede ganar uno, y el resto se queda poniendo cara de póker. Además, las canciones suelen ser más bien chungas, y casi siempre tenemos identificado un ganador, y si no, a ver porqué ganan casi siempre Irlanda, Francia y Reino Unido. Por si fuera poco, las cosas se ponen muy complicadas si te toca cantar en ultimo o penúltimo lugar, porque inevitablemente, te roes las uñas durante la votación.

¿En qué se diferencian? En que aquí, el público no jalea y vitorea, sino que tiene la misma vitalidad que una colección de tiestos de geranios y sólo pían si se les pregunta.

El lunes tuvimos apertura de sobre económico y lectura de puntuación técnica para la muchedumbre de proveedores que -una vez más- habían decidido presentarse al concurso de turno a ver si había suerte. Ya sabéis: organismo grande y lleno de funcionarios, licitación millonaria por concurso abierto y mucha jambre en los mercados. Combinación explosiva, se masca la tragedia, se anticipa la tempestad.

Digamos de paso que el cliente se había dedicado a animar a presentar oferta a las empresas de cierta solvencia y pulmón financiero, y que por tanto pudieran soportar sus exigencias técnicas y acomodarse a sus plazos de pago. Por tanto, teníamos llenazo en el peaso salón donde reinaba la mesa más grande que he visto en toda mi vida, la del anuncio del Pronto y el paño se hubiera quedado boquiabierta ante semejante espécimen. La sala de juntas que protagoniza nuestra historia, era como el triple de gigantesca de la que os pongo en la imagen, y podría nadar por allí Remedios Amaya, la barca y un petrolero del mar del norte. Si no estábamos allí 40 cómodamente retrepados en los super-sillones, no estábamos ninguno. Yo creo que debe formar parte del Patrimonio Nacional.

Así que allí estábamos sentados en la monstruosidad, esperando pacientemente a que comenzara el cántico de las puntuaciones técnicas, que ríase usted de la complejidad de los marcadores de los juegos olímpicos. En esta ocasión, eran grácilmente recitadas por una funcionaria ante cuyo mérito hay que descubrirse, porque se pasó hora y media cantando los resultados con ritmo y sin desfallecer. Casi esperábamos oir “ciento cincuenta miiil eeeurooos” (esta mujer desciende de niños de sanildefonso FIJO)

Y afortunadamente, nos habían facilitado unas hojitas con la relación completa de las empresas participantes en el sarao (virgen santa, otra vez me toca la penúltima, por Dios señor, porqué a mí) y los huequitos para ir apuntando las siguientes cifras:

– Puntuación técnica A, B y C.

– Oferta económica total por lote, sin iva, con iva y arremezclá.

– Oferta económica por categoría y lote, sin iva y con iva y al tresbolillo.

Trece empresas participaban en el asunto, cada una de ellas licitando por uno o varios de los 6 lotes, hagan ustedes las cifras que yo soy de letras y paso de andar haciendo los cálculos porque me mareo.

Pero que íbamos a estar entretenidos eso seguro, y además así contribuíamos a la pensión de la amable señorita del parquímetro, que se iba a inflar a poner multas pero bien.

Así que comienza la cantinela, como decía, y van desgranando resultados. Guayominí, du pua, iunaited kindom, tu poins. Llega a hacerse tedioso, todos apuntando a toda pastilla, hasta que de pronto, llega el turno del nuevo en el lugar, una inesperada UTE denominada GallyNew y TwoFriends, que licitan nada menos que a TODOS los lotes. Con dos asteriscos, viva España.

Nos parece realmente asombroso, entre otras cosas, porque se trata de un pliego para reorganización de corrales, y estos de GallyNew se dedican al pienso y forrajería, y a los de Two Friends no los conoce ni Harry. Por la complejidad del corral en cuestión, y la falta de experiencia de estos paisanos, resulta de un cierto atrevimiento el haberse presentado a todos los lotes, principalmente porque ni los actuales adjudicatarios del invento se habían atrevido a hacerlo, a saber: Industria De Reabastecimientos  Agrícolas, Suministros AGroalimentarios ni tampoco la todopoderosa Ingenieros Evisceradores Corraleros Incorporados S.A.

Pero bueno, allí están, sentados -suponemos- entre todos nosotros, que el mismo derecho tienen a licitar que el más pintado. Co-Cot.

Como decía, la gentil funcionaria continúa recitando cifras, y de pronto, con un tono de voz como de “toma bofetón niño malo” anuncia que la newborn UTE GallyNew y TwoFriends ha obtenido CERO puntos en el apartado técnico en todos y cada uno de los lotes presentados.

Vamos, un rosco, un cero pelotero, un cate, un coscorrón, un revolcón, una calabaza gigante, una Ruperta; lo mismo que si estos pobres hubieran metido en los sobres técnicos el dibujo de un mango madurico perpetrado por mi hija pequeña  con la ayuda de las clásicas ceras Manley.

Válgame, que papelón. Y entonces nos comienza a entrar el canguelo a los demás, porque no son los únicos, y comienzan a caer más puntuaciones bajas. Como siempre, la cosa no va de ganar o perder, que es lo de menos, sino de quedar en una posición medianamente decente en la tabla de participantes y que nuestros jefes no nos psicoanalicen con el sacudealfombras que tienen escondido para golpear a los consultores que se atreven a suspender sus ofertas técnicas. Anda, que si tuvieran esos métodos en RTVE, otro gallo nos hubiera cantado en Eurovisión.

Comienza a descubrirse la estrategia del cliente: está penalizando en la puntuación técnica a los que pueden ir a precios mucho más bajos que el resto, poniéndoles un rosco melonero para evitar que su oferta económica pueda ser puntuada, con lo cual, a la vista de la colección de suspensos que se están produciendo, la shortlist será más bien short.

Nos toca. Tengo a mi lado a mi super-consultor-de la muerte total-, coautor de la oferta técnica, más blanco que una lechuga y con cara de paisaje. Yo represento a Gallináceas Reunidas, y si me cascan una torta en la técnica, pues tampoco pasa ná porque para eso estamos, para recibir, pero mi colega es de SuperHen, nuestra orgullosa hermana mayor del grupo, todopoderosa y sabia, y un rosco equivaldría a una patada en las gónadas y en el orgullo tan enorme que mejor no me la imagino. De hecho, como soy zurda, dejo la mano derecha disimuladamente en la falda, presta y alerta para agarrar la manga del traje de mi compañero, no vaya a ser que le casquen un cero y salte por encima de la super-mesa, con la velocidad de un Cullen sediento de sangre y le muerda en el cuello al que tenemos enfrente, que sospecho es de la dirección de contratación.

Me pregunta bajito a qué precio hemos ido nosotros. No me acuerdo, pero tu tranquilo que ya nos lo dirán. Pero ¿tú te piensas que desde que hemos presentado esta historia he tenido ganas de revisarla? Esto se olvida según lo presentas, hombre. Me mira perplejo. Tranquilo, si lo van a cantar en voz alta y con soniquete, ¿qué mas te da saberlo media hora antes? ¿Para agobiarte todavía más? Ganas de sufrir, Jesús.

Nos dan una puntuación técnica bastante decente, pero muy baja en las prestaciones complementarias. La traducción del concepto es básicamente trabajos gratuitos, Nosotros íbamos sacando pecho con 40 gallifantes, pero comprendimos nuestra puntuación después de que un colega de EggsPlus me comentara que en su caso habían presentado prestaciones por valor de 200 gallifantes. Qué barbaridad. En cualquier caso, mi compañero consultor comienza a revolverse en la silla como si tuviera ganas de ir al baño y mi mano derecha sigue alerta y presta a agarrarle de los calcetines en caso de emergencia.

Cantados los puntos técnicos, comienza la emoción de la apertura del sobre económico, y por tanto, en vivo y en directo, se podrá saber quién ha ganado la licitación. La gente comienza a abrir los portátiles para poder ir rellenando las hojitas excel con presteza y poder conocer con exactitud el momento de tu derrota. Que prisas, tú.

Y entonces oh sorpresa, oh emoción, comienzan a cantar las ofertas económicas de los que han resultado suspendidos en oferta técnica. En teoría no deberían ni abrirse sus sobres, pero… bueno, aquí sí. Muchos alzamos el cuello como gallináceas y alguno se atreve a carraspear. Entonces, ¿las tendrán en cuenta para los rebuscados cálculos de “the winner is”? ¿y cómo? ¿Ganará el concurso en todos los lotes la ute GallyNew y TwoFriends aunque hayan metido en el sobre técnico el retrato de la Madre de Whistler por Mr. Bean?

Oh intriga, oh emoción.

De pronto, un sonoro PIIIIIIIII inunda la sala, la batería del portátil del comercial de Aguiluchos, Cernícalos y Cormoranes Venture se ha muerto y su sonrojado dueño procede a cerrarlo pidiendo disculpas, consiguiendo recordarnos  a todos que llevamos ahí metidos cerca de dos horas.

Y ya por fin, con el recuento de votos finalizado e identificados los flamantes campeones de PliegoVisión, nos vamos a compartir la amarga cocacola de la derrota con la semi-llorosa concursante por la humillada UTE GallyNew-TwoFriends, que nos confiesa que “tenía sus esperanzas”. Nadie dice nada, pero todos bajamos la testuz y picamos patatas fritas como buenas gallináceas que comprenden que pa qué le vamos a dar picotazos, si total… from lost to the river. Además, la animamos a recurrir la adjudicación, que eso de darle cero puntos en todos los lotes, queda feo y no se hace. Podrían haberle puesto un 2 en algo, caramba. Raza cruel, la del funcionariado.

Tras sesudas deliberaciones entre los derrotados, llegamos a la siguiente conclusión:

– El cliente quería participantes de nivel, para que en el peor de los casos -que no saliera su favorito- al menos quedasen gentes solventes y serias, y por tanto, nos dio alas y ánimos a todos los semi-decentes para que nos esmerásemos en el asunto. Ya me extrañaba a mí el alto grado de amabilidad, solicitud e información. Por interés te quiero Andrés.

– Para librarse de los inexpertos, kamikazes, locos y desesperados, decidió ponerles un ROSCO absolutamente letal a sus ofertas técnicas (y ya veremos si valoran las económicas, que el sentido común dice que no deberían)

– Para protegerse de posibles bajadas desesperadas por parte de nosotros los “buenos”, nos puso unas puntuaciones técnicas más bien mediocres.

– Y a sus favoritos, pues toma notable y sobresaliente en la oferta técnica, que para eso eres el que se conoce aquí el percal y quiero que repitas.

Buena jugada, compañeros, PERO una y no más santo Tomás, que a la próxima te pasará lo que a Pedro: que vendrá el lobo y se te zampará las gallinas, pero bien.

¡Luego no te quejes!

Facebook, twitter y otros animalejos

El otro día, un amigo me recriminaba cariñosamente que tengo un tanto descuidado el blog -será porque con eso de la crisis estamos currando por dos o tres- y la verdad es que en el mundo y en este país está pasando tanto y tan variado que no sé ni por dónde empezar y me entra la pereza nada más abrir el blog.

Los elefantes del rey, los atracos a mano armada a mi depauperada nómina, la crisis de las narices -que yo no sé dónde se mete cuando una va a los centros comerciales, porque están petados-, las usurpaciones repsoleras allende los mares, el fostión del parqué (jajaja, a mí MLP, básicamente porque no tengo ni un duro en bolsa ni -si a eso vamos- fuera de ella), así que díganme ustedes sobre qué demonios puedo yo escribir sin meterme en algún lío, ya sea por inculta, atrevida o simplemente descerebrada. Es que cada uno de los temas proporciona inspiración y cancha, no ya para un post, sino para una enciclopedia completa del esperpento social, humano y laboral que nos rodea nada más abrir el chrome, el explorer, el firefox o lo que tengan ustedes como pantalla de inicio, porque ¿a que es lo que primero hacemos al encender el equipo? Abrir el explorador de internet, que para eso está.

Y también hay que decir, que mi desidia literaria se ha recrudecido desde que una amiga me enganchó a eso de facebook -pero engancharme de verdad, que cuenta tenía desde hace siglos, y la borré, y resulta que lo que borré no se borró, y ahí seguía la cuenta, cual zombi cibernético, que vete tú a saber qué más cosas habrá por internet que yo creía borradas, y me la llevé al río pensando que era mozuela, pero tenía marido. Por tanto, estoy presa de un inquietante desbordamiento de comunicación en múltiples direcciones, que reclama casi todo mi tiempo libre, que es bien poquito, y que además, me impide pensar en las cosas que suceden y no digamos ya el escribir sobre ellas.

Ping! Croinx! CroacCroac! Tiklin! Y a ver qué criatura será la que pía en tu móvil o en tu portátil, que una no gana para sobresaltos ni distracciones.

Y una se resigna, con esa resignación de los que llevan 20 años currando en esto de las nuevas tecnologías, y reflexiona sobre el panorama, comprendiendo que, o estás en esas lides cibernéticas, o quedas totalmente expuesto e indefenso a un sinfín de tragedias sociales, laborales y personales que se te vienen encima si te empeñas en quedarte al margen del mundo digital.

¿Que no tienes linkedin? Eres un paria profesional, no existes para las intrincadas redes de los headhunters, principalmente porque esa bonita labor de llamar a la gente por teléfono para conocerla se está quedando tan anticuada como el rosario de la aurora, y los muy vagos prefieren el camino fácil, que consiste en creerse lo que pone en los escaparates que cada uno prepara para lucimiento y brillo personal. Así les va luego, claro. Diseñando asistentes virtuales que entrevisten a la peña, tócate los pies. Que no se quejen si al final el prometedor candidato tiene la brillantez mental de un melón cruzado con nécora. A mí linkedin me cansa tanto que estoy por borrar mi cuenta, me harta ver ineptos colgando sus falacias en sus perfiles. De no ser por el hecho de que me resulta útil en mi trabajo actual, lo mandaría al guano. Puaj.

¿Que no tienes facebook? Eres un auténtico desecho social, un bicho raro, un humano sin amigos ni posibilidad alguna de obtenerlos. A mi me resulta un poco cansino, la verdad, y únicamente le encuentro una cierta utilidad para mantener el contacto y curiosear qué fue de quién, pero sinceramente, si quiero saber algo de un amigo, le llamo, le pongo un correo o mejor, me tomo unas cañas con el susodicho/a. Puedo prescindir de facebook con total tranquilidad y sin aspavientos.

No tener twitter supone no estar al tanto de cualquiera de tus asuntos, ya sea el avance de la huelga de los pilotos de iberia, la torta que se están pegando tus acciones, las bragas que se pone Sarah Jessica Parker ese día, o cualquier otro dato altamente interesante que permita que tu vida en este planeta sea posible. Y no, no tengo twitter, por cierto. Hasta ahí podíamos llegar.

En cuanto al guasap, pues hombre, el chat tiene cierta coña, y la inmediatez también, pero eso de estar continuamente on line, jolín, que pereza. Si, ya sé, puedo modificar mi estado, que por cierto es “Criando a mis aliens”. Pero se me olvida, y lo cierto es que más que criándolos, ya tendrían que estar haciendo la comunión. Además, teniendo facebook, ¿para qué demonios queremos el guasap? y el messenger de la blackberry? Pues para los amigos que no tienen guasap. ¿Y el gmail? Para ver los mails de las ventas on line.

La virgen. No, si desde el invento del zapatófono se veía venir, cómo nos complicamos la existencia.

Ahora pierdes el móvil de las narices y ¡pierdes la vida entera! Peor aún, te lo roban y se convierten en tí, aunque sea por poco tiempo. A ver cómo desfaces el entuerto si algún psicópata, ser vengativo, o simplemente un capullo se pone a juguetear con tus cuentas y a colgar lo que se le ocurra en ellas.

Y por si esto fuera poco, nos tenemos que convertir en MASTERS en internet, porque claro, llegan las nuevas generaciones, que han nacido con apéndices palmares enganchados a los mandos de la xbox, y prepárate para vigilar no ya tus cuentas, sino las de tus retoños, que yo no he visto jamás criaturas tan dotadas para la tecnología pero tan cortas de entendimiento, de sesera y de sentido de las proporciones.

Creo que cada vez me está tentando más el mundo gallináceo, “Vamonos pal pueblo Pepe”, que a mí esto de la tecnología me está superando con creces. Con lo bonica que era internés en los años 80, que forma de cargársela.

Os dejo, que una de mis criaturas cibernéticas reclama mis cuidados, apuesto a que es el feisbuk, que pía cosa fina.

Cualquier día los mando a todos a esparragar… y lo feliz que viviré.

Ola de frío

El invierno es lo que tiene: hace frío. Y punto. Y venga la prensa a marear el asunto del frío -será que no hay noticias- y parece que nos vamos a morir todos por hipotermia.

Así que ola de frío. Pues como cada invierno, con mayor o menor crudeza. En la sierra madrileña tenemos habitualmente -6º en invierno y nadie pega las tres voces ni monta un especial informativo. Dos grados bajo cero es un tiempo normal. Pos eso. Frío pelón, que es Enero y estamos en la sierra, y punto.

Como decía un ruso cuando lo entrevistaban el otro día en la tele “no hay mal tiempo, hay mala ropa”. Y dio en el clavo el hombre, aquí no sabemos vestirnos para el frío, ni a nosotros ni a nuestros coches. Vale, de acuerdo, para el poco mal tiempo que tenemos aquí no nos sale muy a cuenta tener neumáticos de invierno, aunque deberíamos. Tendríais que ver cómo circulan los coches en Moscú sobre el pavimento helado, a toda caña. No he pasado más miedo en mi vida.

En cuanto a la ropa, toda la razón que tiene el hombre. Esta mañana se me ha ocurrido ir a por leña sin guantes, al estilo escarlata o’hara. Cuando terminé de descargar la carretilla llena de troncos en el maletero de mi coche desafiando el vendaval que me metía los pelos en los ojos, no sentía ni las yemas de los dedos. Me metí en el vinículo con el moco colgando, y puse la calefacción a toda leche a ver si conseguía habilitar mis extremidades y meter la llave de encendido en el lugar correcto. Evidentemente, gorro, guantes y bufanda hubiera sido un equipamiento más que recomendable, y ¿dónde estaban? en casita bien guardaditos en el armario. A eso se refería seguramente este experto en olas de frío siberianas con eso de que no tenemos ni idea de vestirnos para el frío.

Así que me hace una gracia enorme este titular:

Que se manifiesten 200.000 rusos me parece una noticia como cualquier otra, todo lo más, llama la atención la cantidad de gente. Lo que me parece de chiste es que apostillen “a menos 20 grados”. Menos 20º en rusia es una MARICONADA, la gente se viste y sale a la calle, a sus trabajos y a los colegios, y punto. Yo he visto niños de dos años jugando en el parque en la ciudad de Yaroslavl a menos 9 grados. Eso sí: apenas les veías los ojos, enfundados de arriba a abajo en sus monos impermeables y acolchaditos, con sus guantes, sus capuchas y sus bufandas. Correteando felices y contentos y jugando con los artefactos del parque infantil.

Tengo dos amigos, uno en China a -30º y otro en Polonia a -22º. Lo sé porque envían prueba fotográfica: el cuadro de mandos del coche, que no engaña.

¿Y aquí? Vete a dar una vuelta un viernes o sábado y mira como salen de copas las niñas (reconozco que mis amigas y yo hace lustros íbamos exactamente igual de desabrigadas). Las ves temblando de frío en las paradas de los autobuses, con una minifaldita y una bomber de cuero sintético que abriga exactamente un pijo. Se pasan el puñetero invierno acatarradas, las criaturicas, y no tiene nada que ver la ola de frío de menos tantos, es que con 5º si no vas abrigado, te pillas el trancazo igual.

Y en cambio, vete ahora a Moscú a ver cómo salen las rusas: escotadas hasta las trancas y luciendo cacha que para eso la tienen (anda que no les gustan las minis), pero encima del modelito de turno llevan unas cuantas capas de ropa térmica que sólo se quitan al llegar a los sitios.

Que parecemos idiotas, hombre, lo único que hay que hacer para combatir el frío es ABRIGARSE.

No aprendemos, no…

Feliz finde, majos.

Cuponazos…

El mundo cupón es francamente fascinante.

Debo reconocer que en alguna ocasión sí he pescado cupones descuento y me ha gustado la experiencia. Claro, me refiero a SPAs, tratamientos light (tipo manicuras y tal), e incluso clases de yoga, pero no me atrevo con mucho más. De hecho, hace ya tiempo que no pico.

Pero el otro día, ay el otro día, lo que me encuentro:

La leche, qué estremecedor. Lo que hace la crisis, cómo aguza el ingenio. ¿Y ésto cómo funciona?, me pregunto. Es decir, vas con tus amigos y a unos los maquillan/visten de zombis y los sueltan por el campo, mientras los otros los persiguen? O bien los zombis vienen de serie con el juego y los pone la empresa? ¿Siempre hay que dispararles a la cabeza? Porque con un bolazo de pintura en el coco tienes grandes posibilidades de convertirte en dead, sin el walking. Y un zombi con casco, como que pierde un poco la gracia.

¿Habrá alguien que haya comprado esta bazofia??

Seguro que sí. Pero hay muchas más cosas que nunca me compraría en web de descuentos. Verbigracia:

UNO: Lo de los pececitos dichosos. Con descuento o sin descuento. Porque a ver; ¿quién me garantiza que a los bichos estos les lavan los dientes entre cliente  cliente? Puajjjj. No quiero ni pensarlo. Y además, ¿y si les entra la gazuza de pronto y mutan, convirtiéndose en pirañas? De ahí el dicho “te comen por los pies”. Yuyu.

DOS: Operación de miopía. HUY HUY HUY que con los ojos no se juega. ¿De verdad alguien se compra el cupón, va a la clínica y “hola buenos días que vengo a que me apañen esto de la miopía”? ¿Y entonces sacas el cupón y a la enfermera se le borra la sonrisa de golpe y te introduce disimuladamente en la misma sala de espera que las churris de depilación láser?

TRES: La estrella de las estrellas, no sé bien en qué consiste y casi prefiero no enterarme:

Y debe ser que la peña se hace estas cosas, si no, ¿porqué demonios se ha puesto tanto de moda? ¿Y te lo hacen así, tal cual, ni médicos ni gaitas? ¿Irrigarse las tripas es una técnica de belleza? La leche. Oiga, que vengo a esto de la hidroterapia, y te sientan ahí, con tu equipamiento hidráulico al lado de una que se va a hacer la pedicura y que te mira horrorizada -y con un más que comprensible asquito-. Bruagh…

Uf…

Baños ¿arabes?

Oh, vaya por dios, qué bonito es olvidar la propia historia. Y pensaban ustedes que nos ocurría sólo a los occidentales. ¡Pues no!

Pasen y vean lo que acabo de leer que me ha dejado de piedra pómez:

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/07/internacional/1325938115.html

Resulta que los SPAs -o al menos eso dice la noticia- se dan de tortas con el Islam.

 

Pues no. Definitivamente no. Que se lo hagan mirar estos señores porque resulta que los SPAs los inventaron los árabes. Y me atreveré a decir que el Medina Mayrit le da veinte vueltas a cualquier SPA europeo, de esos con bañeras de chorros y burbujas. Nada que ver. Es como comparar el tocino con la velocidad. Eso sí, reconozco que en ningún sitio dice que se tengan que bañar juntos ellos y ellas, ni dice que haya que hacer otra cosa que bañarse, pero también es cierto que son públicos y que por tanto, no existe mucho margen para desarrollar cualquier otra actividad. Es más, si hablas en voz alta, te llaman la atención -con excelente criterio.

Como siempre, compañeros y compañeras, se trata de MATICES, porque si hay algo que la cultura árabe aportó a la humanidad como un bien de todos son los BAÑOS. Porque a ver, que se lo digan a cualquier pueblo sometido por los españoles, ¿a que olíamos a RATA? Anda que no, siempre metidos en las armaduras aquéllas, y oliendo a chinche, a panderana y a sobaquina. Pero qué ascazo. Todavía en Canarias, un buen insulto sigue siendo “godo hediondo” (pronúnciese “jediondo”). ¡¡Con razón!!

A ver, señores, háganselo mirar, porque los herederos de los Baños Árabes, que son los SPAs, no tienen nada de malo, eso sí; depende de cómo los usen, y eso ya no tiene nada que ver con las instalaciones sino con cómo se gestionan… a ver, que a mí me fastidia enormemente que la gente haga ruido en un SPA, y no digamos ya ver a una pareja dándose el lote… eso -al menos a mí- me produce la misma dentera que ver a una señora dando de mamar a su hijo en plena iglesia.

Exactamente lo mismo.

Que hay que saber estar, jolines.

Que vienen los Reyes

Venga, último round de fiestas, que esto ya se acaba gracias a Dios y a los Reyes Magos, que en cosa de dos días liquidan el asunto adorando al niño y cada oveja con su pareja y cada mochuelo a su olivo.

Y mira que detesto eso de ir de compras a última hora, pero es verdad que este año me ha pillado el toro, así que esta mañana hemos abandonado a los enanos en la ONG  “Abuelos sin Fronteras” y hemos huído presto a los centros comerciales a ver qué pillábamos.

Las ametralladoras Nerf, agotaítas en el juguetilandia. “Oye, que digo yo que estas de aquí de colorines también sirven”. Miro compasivamente a cónyuge A. Como le lleves esa basura, le pone una demanda a Melchor, por no decir que el susodicho ha pedido otra igualita para su primo -obviamente para poder zurrarse mutuamente como es debido y en paridad. Y quieren NERF, o sea,  NERF y no otra mierda made in china (que estas también, pero son las que molan).

En vista de que no quedaban ni los dardos, decidimos dirigirnos a un centro comercial bien enorme, a ver si teníamos suerte, y además de las chismas éstas, pescábamos el regalo para mis suegros y una Xbox, ps3 o similar, que ya nada nos libra de comprar alguna gaita de éstas, que lo han pedido los dos enanos y debemos ser de los pocos en este país que no han tenido ni la ps1, ni la 2 ni nada parecido. Cagontó, pero porqué narices son tan caras estas cosas??? Que entre pitos y flautas, de 300 pavos no baja la broma.

Pero lo primero es lo primero, y entramos en el hiper a ver si quedaban las ametralladoras dichosas, y ya lo creo que quedaban; pero SOLO DOS, las dos últimas del lugar, debe ser que las regalan, pero NO, porque cada una de ellas ostentaba el increíble precio de SESENTA EUROS. Joder, 60 pavos por cada una de las dos MIERDAS de plástico made in china, que muy posiblemente resultarán destruidas dentro de 30 días porque en cuanto se les acaben los dardos estos dos arrebañaorzas terminarán la pelea a culatazos.

Me tapo los ojos con desesperación mientras pescamos las dos ametralladoras y envío a cónyuge A -que a mí se me cae la cara de vergüenza- a interrogar a los reponedores sobre el paradero del “hamster que habla”, que ha sido toda la descripción proporcionada por mi hija. Mientras se parten de risa, le comentan que el mencionado roedor está agotado hasta las trancas, y que si eso, le entrenan una rata de las del almacén, que saben latín, para que dé el pego a la criatura.

Así pues, a la caja junto con unos cuantos libros, una peli de mazingerZ (debilidad de la menda, claro), algo de papel de envolver y unas chuches para el perro. Total, una pasta por unos cuantos trozos de plástico y una bolsa de piel de buey reseca para el cánido. Tengo la sensación de que la gente de alrededor se ríen cuando ven las dos PEASO AMETRALLADORAS en el carrito (mira, mira, otros tontos que han picado, y encima se las llevan de dos en dos!!!)

Entonces, mientras cónyuge A se deprime mirando el saldo en el cajero, me acerco al Poly, a ver si está el hamster de las narices, y sí, tengo suerte -es un decir- y encuentro tres míseros ejemplares de roedor -encima, ligeramente manchados- que me miran fijamente, agarro uno -TREINTA PAVOS!!!!- y lo añado al saco, la virgen, pero por dios, un puto roedor de peluche que no levanta un palmo del suelo cuya gracia consiste en que le hablas y repite lo que dices. Estos chinos se deben estar forrando vivos a base de producir estas mierdas y venderlas por una pasta a los occidentales gilipollas que compran lo que les piden sus hijos.

 

Con lo que no contábamos es con el chusqui de turno, que nos sugiere llevarnos el pack que lleva el Kinect y unos cuantos juegos -interesante opción dado el precio de los juegos y que no somos precisamente muy duchos en esto del pirateo. Y una consola sin juegos, pues como que tiene poca gracia. Así que nos llevamos el kit que contiene la Xbox con el kinect y el juego de los conejos, otro juego de aventuras cuyo nombre ignoro, y el kungfu panda. Amén del Battlefield, claro, que como no se lo ponga a los niños, se me mueren. Por niño me refiero al padre y al hijo, por supuesto. Lo de los conejos le hará gracia a mi hija, que se pondrá a saltar por el salón como loca, con lo que no cuento es con la reacción del chucho cuando nos vea pegando pisotones como idiotas tratando de matar conejos inexistentes. Vamos a terminar cazando moscas en el retiro.

 

No sé cuánta pasta llevamos fundida, pero encima aún nos falta conseguir los regalos de los adultos -en este caso suegro y suegra, asunto que resolvemos en OTRO centro comercial, esta vez al aire libre y con casita navideña modelo Elf, donde dos colegas (al menos van sin disfrazar) te envuelven los regalos por el módico precio de un euro. Como no quiero discutir, accedo a que el empaquetado, tarea tradicionalmente realizada por la menda, sea objeto de outsourcing a los habitantes de la casita, los cuales demuestran dos cosas:

Una. Los hombres CARECEN del gen que permite empaquetar regalos con rapidez, gracia, precisión y a ser posible, evitando que se rompan o arruguen en el proceso, del mismo modo que nosotras CARECEMOS del gen que permite pegarle una patada a un balón de fútbol y conseguir que entre en una portería de seis metros de largo. No digo que ni unos ni otras no puedan aprender, pero que no nacen con esa predisposición, eso lo garantizo.

Dos. Además, estos dos ejemplares del sexo masculino demuestran una notable falta de pericia. Son dos aspirantes a becario de papelería que -todo lo más- son capaces de arrancar con más o menos estilo el precio de la etiqueta y liar aquello en un papel, si eso. Lo de poner lacitos rizando los extremos con las tijeras, como las avezadas dependientas del corte inglés, ni soñarlo. Y esa metodología de envoltura colocando el papel al bies, ni en broma. Como decía, les entrego dos americanas para envolver. Tras ver -con crecientes nervios- el lío/apaño/destrozo que trata de perpetrar uno de los envolvedores, mi ascendente Virgo junto con mi signo solar de idéntica raza y condición, me hacen intervenir con una demo de CÓMO COXXNES SE DOBLA UNA AMERICANA para que no se convierta en un sharpei pasado por una máquina escurridora de bañadores. Entonces, su compañero procede con la siguiente americana, haciendo EXACTAMENTE lo mismo que su amigo. La pilla, la dobla por cuatro sitios, la vuelve a doblar y consigue reducir una americana de LANA talla L a un bulto de dos palmos escasos de largo.  Lo miro sin dar crédito. A este lo pilla el Rajoy, lo pone a reducir cargos ministeriales y nos arregla el país. Mira, le digo, casi mejor (cacho nécora) la doblamos como la otra, ¿te parece, corazón? Menos mal que al menos son dóciles, obedientes y temerosos de Dios (o de la cólera virginiana)

Nos marchamos con nuestros paquetes embalados directos a casita donde me entra el frenesí embalador y poyaqueestamos aprovecho la ausencia de los menores y procedo con las cuatro cosas que quedan en el sótano y nuestras adquisiciones juguetiles de hoy, escondiéndolas después en varios armarios excepto algunas cosas que regresan a la leñera, como son las dos Nerf gigantescas que se han llevado un rollo de papel de regalo respectivamente. Miedo me dan.

En fin, al menos es día 3 y ya tenemos los reyes listos y dispuestos. Y ya dentro de nada se acaba toda esta mandanga y volvemos a la normalidad, que cada vez aguanto menos esta costumbre idiota de inflarse a gastar pasta que no tenemos en cosas que no necesitamos.

Feliz 2012

Feliz año, majos -y majas-!

Y para los que quieran comenzar YA MISMO con la dieta, esta excelente sugerencia que nos envía Gabriel:

 

 

Debo decir que después del cochinillo de ayer, la pularda del 31, el PAVO-Zombi del 24 y el cordero del 25, me he retirado a vomitar tras visualizar semejante cosa, eso sí, me parece curradísimo!!!

Que comencéis bien esta semana, guapos.

La ama buena.