Que vivan las gordas!

Tengo una compi en la oficina guapa como ella sola, que sin embargo está fondona. Digamos que está realmente fondona, tirando a obesa. Seamos francos, tiene un sobrepeso bastante considerable, como además de guapa es una cachonda mental, dice que su madre le dice que a ver si espabila “que va a romper el envase”.

Y como la mujer, además, es lista, es consciente de sus dimensiones corporales, y charlando con ella nos cuenta el círculo vicioso en el que se encuentra enganchada: curra como una bestia, no tiene tiempo para ir al gimnasio ni para salir a correr, porque encima llega a casa tardísimo. Y por tanto, come de sandwich, y como además tiene un curro sedentario, pues así le luce el pelo.

Y hoy me he acordado de ella porque estaba hociqueando en Privalia, mirando una venta de bikinis (solo mirando, que en mis últimas incursiones en Bokamanga ya me he equipado para este verano y los próximos cuatro), cuando me encuentro con esta monada por 16 euros:

Voy a engancharlo inmediatamente, presa de la codicia, cuando al pinchar en las tallas me encuentro con que son de dimensión “carnosa”, es decir, te jodes, flaca, que esta monería no la tenemos para tí, una 100 de sujetador (ni de coña) y una xl de bragón -eso se me cae-.

Hala, jódete y baila.

Por si fuera poco, me llega el boletín mensual de Amantis, y FLIPO en colores con lo que me encuentro. Ole por Amantis, sí señores, deberían recibir subvención de Bibiana Aido, a eso le llamo yo fomentar la igualdad.

Atentos, ¿eh?

Body para entradas en carnes

Body para cachondas entradas en carnes

Hala, ahí estamos, sí señores!!! Tanta kate moss y tanta esbeltez y tanta gilipollez, si al final, qué mas da. Que seguro que si nos quitan la tele y las puñeteras revistas de moda, viviríamos todas encantadas con nosotras mismas. Que manía, qué ganas de sufrir con tanto laser vela, pinchazos de mesoterapia y la biblia en pasta.

¿Es que ellos son perfectos? Porque anda que no tienes mas que bajar a la playa para ver que cualquier cuarentañero (lo de cuarentón me suena a pitopausia)  padre de familia tiene un tripón que parece que el que ha parido a los niños es él! 😀 Eso sin contar con los cuatro pelos que les suelen quedar a esas alturas, o la chepa que a veces comienza a asaltarles de tanto llevar el peso del mundo sobre los hombros.

En otro orden de cosas, tras la comunión de ayer y posterior cena en casa de mi hermana, abordo la jornada de hoy con una duda metafísica. Ya me han traído las maravillosas jardineras para poner florecitas en la terraza, con sus hierros correspondientes, así que el plan era ir a buscar pelargonios en abundancia para rellenar las mismas. Y son enormes, las joías, lo menos me caben 4 o 5 plantas en cada una.

Pelargonios

Y salgo, y hace un frío QUE TE CAGAS, ayer llovió lo que no está en los escritos, y yo con espardeñas, claro, como no; y miro al suelo y lo que veo me hiela la sangre en las venas, joder, no me siento con fuerzas, la ciénaga de Schreck está más ordenada. Pasen y vean:

Mi terraza - cienaga

Así que temblando con la rasca mañanera, decido que ANTES de introducir ningún tipo de ser vivo en la terraza, hay que deshacerse de los cadáveres que el crudo invierno ha dejado tras de sí. Y para eso necesito el saco del “Hombre del Saco” como mínimo, para meter las plantas muertas, las macetas, la tierra putrefacta y la mierda acumulada.

Y no, no me siento con ánimos hoy, y menos con este frío, que tendría que salir con guantes y bufanda a deslomarme. ¿Pero es que el clima está loco o que? Coño, que ya estamos en mayo, ya vale de frío, que una no sabe ya ni qué ponerse!!!

Y además, tengo que currar, el martes entregamos oferta y no tengo hecho más que el esqueleto, ya me han enviado los precios del invento, pero antes siquiera de tener el privilegio de contemplarlos debería empollarme el “Call Center para Torpes” que mi bienamado jefe  me ha entregado con la indudable intención de que me lo leyera. Porque si no, tanto daría que cantara al cliente el “sardinas frescues”, mis sardinitas que ricas son son de Santurce las traigo yo. Y no, no creo que cuele.

Y además, hoy viene a comer mi suegro, y aunque cónyuge A ha dejado preparadas unas lentejas, tendré que bajar al super a por una carne para plancha. Y son las 12:45 y aquí sigo, en pijama, con el chucho a mi vera, y sin duchar.

Voy a bajar al super hecha una guarra, con la esperanza de que a Brad Pitt no se le ocurra pasar a comprar morcillas de burgos para darle a Angelina, adquiriré el pan y las carnes, y luego me meteré en la ducha.

Espero que los cadáveres de la terraza no resuciten y vengan a buscarme, miedo me da…

Victoria’s secret

Siempre tuve a esta marca por el colmo de la sofisticación en cuanto a bragones y sostenes.

Por eso, cuando hoy ví que teníamos venta en Buyvip, me apresuré a entrar a cotillear -el estado penoso de mi visa, mi 4b y la tarjeta comedor me impiden otra cosa- para babear con las monadas que NO me podría comprar. Engancho el portátil bajando por la A-6, para entretenerme durante esa hora mientras mi marido pilota, con eso de que así aprovechamos para hacer los deberes de banca on line, que casi siempre consiste en repetir la frase “oh dios mío”, y adelantar algo el correo del curro.

Y mira tú por dónde, me llevé una alegría. 

Porque ni regalados me pongo yo estos artefactos. Mira tú por dónde, magro consuelo, pero… joder, qué ropa más fea.

Para muestra un botón:

 

Tengo un culot amarilloooo

Tengo un culot amarilloooo

Verde que te quiero verdeee

Verde que te quiero verdeee

 

Con respiraderos!!

Con respiraderos!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios.

Eso sí; entras en la tienda on line de VS, y flipas.

http://www.victoriassecret.com/

 

Me han encantado los vestidos con tetero incorporado, qué invento!!

En fin, que no sé bien qué demonios nos han tratado de colar, pero… 

Feliz finde, maj@s

Silcas

Cirugía sextética

Dios en la madre, que diría mi sobrino Suco, qué reportaje el de ayer por la noche, cada vez más escondida debajo de las mantas y sin poder dar crédito a lo que estaba viendo.

En el marco de un reportaje acerca del impacto de la publicidad -vil y engañosa- sobre nosotras, las pobres y descerebradas mujeres, me encuentro con una criatura de 15 años -holandesa, creo-, la cual, acompañada de su mamaíta, nos cuenta que quiere operarse el chirri para dejárselo como Kill Asia o alguna estrella porno de relumbrón. Y la tierna infanta te explica que cuando navega por internet, de forma sorpresiva y por supuesto involuntaria, aparecen pop-ups con imágenes de actrices porno, cuyos respectivos potorros no se parecen en nada al de nuestra criatura, hecho que la tiene completamente deprimida. Claro, no penséis mal, que seguro esos pop-ups salen por  casualidad -qué cosas, esto de internet, que nos entra hasta la cocina con todo tipo de marranadas-, será que la nenita debe tener una colección de porno en el PC que ríete tú de los peces de colores.

Mamaíta cuenta a la periodista las tragedias romanas de su niña, que está tope depre porque -claro- ella quiere tener el asunto como las mozas de los anuncios porno, así que la mamá ha decidido operarla -creo que decían 12.000 dólares- para que le dejen aquello como cuando la parió más o menos.

Y entonces entrevistan al médico, un moreno sonriente que gana 350.000 dólares -mensuales, claro, así yo también sonreiría- arreglando los chichis de las mozas que no terminan de estar a gusto con su cuerpo. Y mientras le entrevistan, sacan al buen doctor en plena faena con el láser, con toda la crudeza y grima que lleva aparejada el ambiente del quirófano, y en ese momento tengo ya la manta por la nariz, asomando sólo los ojitos, sin poder creer que alguien sea tan merlúcido como para recortarse la vulva por eso de que así estoy más mona. OH CIELOS. Mi santo esposo no quiere ni mirar, yo es que no puedo creerlo. Madre de mi vida, qué grima.

A ver si me lo explica alguien: eres una niña de 15 años, digamos que egipcia, y -si no lo han hecho antes-, tu abuela, o tu mamá o una vecina, agarra una cuchilla y te rebana el coscorama juané, clítoris incluído, por eso de que tu religión lo manda, para que así seas más casta y pura y puedas casarte. O bien eres una niña holandesa de 15 años, atormentada por la publicidad porno, y entonces tu mamá te lleva a un doctor que te recorta la chicha del chichi, dejándote el clítoris, eso sí, pero con anestesia, para que no grites como la niña egipcia, a la cual encima ni siquiera le han preguntado si le parece bien.

El resultado es idéntico: dos niñas mutiladas, una porque su religión así lo determina, y la otra porque el culto al cuerpo así lo exige. ¿Me explicáis en qué coño -y nunca mejor dicho- difieren ambas actividades?

Yo diría que en uno de los casos, hablamos de mutilación, ablación, protestas internacionales y la biblia -o el corán- en pasta y en el otro del millonario y aterrador negocio de la cosmética-estética, donde cada vez más jóvenes, las mujeres pasan gustosas por el sacrificio con tal de dejar de ser como son y convertirse en seres que no existen.

Atiza. Rebanarse el chirri, joder, lo que faltaba.

Feliz fin de domingo,

Silcas

Sexshop en Chueca

Tenía yo pendiente hacer un regalito un tanto especial, pero como siempre  y para variar me pilló el toro y aunque en Amantis.net son raudos cuales centellas, no daba tiempo material a que llegara el pedido a casa. Así que ni corta ni perezosa, me subí al metro -línea directa, a 8 ó 9 estaciones escasas- y me planté en Chueca, a la tienda “in site”, a buscar un libro de cocina erótico-festiva (o similar) y una vela de masaje de ámbar que huele de maravilla.

Desembarco en la plaza de Chueca, JODER, si aquí la rara soy yo, eso sí, reconozco que te levanta el ánimo y la moral que algunas parejitas de lesbianas te echen un vistazo nada disimulado, coñe, si hasta ligo y todo. Que alegría.

Tengo una pinta rarísima, llevo mi abrigo super-clásico color camel, pantalones negros, zapato plano, bolso pequeño y discreto y -eso sí, una camiseta de oveja con strass que rompe un poco el look de ursulina total. Nunca había estado en Chueca, lo que más me ha sorprendido es el silencio, la calma, la sensación de estar en mitad de la plaza de un pueblo cualquiera. Además hace un día precioso, el sol luce, los pajaritos cantan, etc.

Llego por fin a la sexshop, los tratados y manuales están en la entrada, al lado de la ropa interior de látex, los elementos de bondage y más adelante las velas que busco (y que naturalmente encuentro).

Lo que veo al fondo de la tienda lo veo y no lo creo, estoy por preguntarle al dependiente -majísimo, por cierto- si son esculturas de adorno o si realmente hay peña capaz de calzarse semejantes artefactos. Joder con el personal. 

Cojo el libro y la vela de ámbar, me lo envuelven cuidadosamente y lo introducen en una bolsa de papel sin ningún logotipo, jajajajajaja, me parto. Genial, ya tengo regalito, me vuelvo al metro con el botín.

Llego a donde he aparcado el coche en un momento, qué buena idea coger el metro. Pero con lo que no contaba era con la hora: son la 15:30, hora en que TODA la maldita peña que curra en esa especie de polígono industrial de mierda en el que está incrustada mi empresa salen como almas que lleva el diablo con dirección a sus casas a pasar el fin de semana.Por tanto, ilusa de mí, no consigo ni acercarme al Hipercor, donde tengo que comprar un regalito -esta vez para niña de 4 años- porque mi hija está invitada a un cumple. No he comido, y son las 4,15 cuando consigo llegar al centro comercial de Las Rosas, y agarrar unos little petshopmicronosequéleches y pasarlos por la caja, comerme una hamburguesa en el macdonalds para que los ruidos de mi estómago no alerten al personal de seguridad y crean que un t-rex está campando por el centro, y acto seguido salir pitando a por mi marido para recoger a los niños del cole, llevar a una al cumple y al otro a casa, en fin que estrés de viernes.

Resumiendo:

Regalito sexy a la vez que apañao: 40 €

Dar vueltas como una idiota en hora punta: 1,30 horas

Ligar en Chueca vestida de ursulina… ¡no tiene precio! 😀

Feliz sábado

Silcas

Confusión cibernética y virginidades al peso

Dios mío, lo que nos faltaba.

Leo el titular de El Mundo: El robot ‘Spirit’ de Marte da señales de ‘confusión’. Lo dicho. Errar es humano, pero para liar las cosas de verdad, hace falta un ordenador.

 

robot

 

Copio el titular, textualmente: “Spirit, el robot de la NASA, que acaba de celebrar su quinto cumpleaños en Marte, da señales de “confusión mental”. Los ingenieros del Jet Propulsion Laboratory en Pasadena están preocupados.”

Normal. Qué esperaban. El pobre bicho, 5 años colgado por los campos de Marte. Dicen que cuanto más inteligente es una máquina, más se comporta como los humanos. O sea, que comienzan a adquirir un proceso mental que básicamente les sirve para sumirse en la confusión y en la depresión, que será lo siguiente.

¿Y qué hará la Nasa, aparte de preocuparse? ¿Enviarán un loquero a Marte, a que se siente con el desdichado y confuso Robot a comerle el tarro?

“Mira, si ya sé que es duro, pero piensa que es por el bien de la humanidad” “¡Pero qué coño sabrás tú de las soledades marcianas, de sus inclementes temperaturas, de la soledad! De no poder tomar una caña ni con los amigos, aquí, cual esclavo, día y noche, hasta que se me pudran los componentes y me desechen como un trapo viejo”. A ver que técnicas de motivación utiliza el ciber-loquero, que me gustaría conocerlas. Lo más seguro es que el R2D2 de turno saque un punzón metálico y diseccione vivo al susodicho loquero, quedándose más ancho que largo.

Pero es que la noticia no tiene desperdicio, pasen y vean los comentarios:

“Tal vez -dijo uno de los ingenieros- el robot ha decidido que no era el mejor momento para cumplir con lo que se había pedido”

Spirit informó de que había seguido los comandos enviados y que había localizado el Sol, pero no en la posición esperada.

Vamos, colega, el equivalente de “joer, tronco, que he perdido el metro y no tengo ni puta idea de cuándo llegará el próximo, que ya si eso bajo mañana a currar”.

o:  La preocupación radica en que el problema puede ser una señal de vejez.

O de sabiduría cibernética, no te jode.

Y mientras leo -impresionada- esta noticia, me tropiezo con ésta otra que me deja con los ojos como los de roger rabit cuando le atizan un sorbo de whisky:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/01/internacional/1233461401.html

Virginidad en venta

Pero qué virginidad ni que leches. Lo tuyo, chata, se llama ser puta, aquí no estamos discutiendo si eres virgen o no, eso es lo de menos, aquí lo que se discute es el precio. Y vaya tontería de discusión. Si te levantas una tela, pues chachi, pero no por eso dejas de ser una prostituta. Lo del nombre del garito donde tendrá lugar el magno acontecimiento del desvirgue de esta churri lo dice todo: 

En realidad, Natalie sólo se quedará con algo menos de 1,5 millones de euros (si el australiano gana). El resto se lo llevará el ‘Rancho de los Conejitos a la Luz de la Luna’, el burdel de Nevada en el que tendrá efecto la ceremonia del desvirgamiento. Porque lo que hace Natalie es prostitución. Y en EEUU sólo hay un Estado en el que esa actividad es legal: Nevada.

Pero lo que me derrite es el destino final de la cárnica compraventa:

En todo caso, seis días después Natalie daba un argumento más prosaico a CRÓNICA: “Lo hago sobre todo para obtener un beneficio económico”. Natalie Dylan-aunque ése no es su verdadero nombre-planea usar el dinero para “comprar una casa, y tal vez también algún local comercial, y pagarme un máster”.

Ya te digo: MBA, o Master en Berrea de Alces en celo, Master en Subastas de Carne o en cómo sacar guita a tordos descerebrados, aunque para eso no hace falta un master, con nacer churri y con dos dedos de frente y nulo sentido del amor y respeto por el propio cuerpo es más que suficiente. Pena me dan las africanas o chicas del este que andan prostituyéndose por este país, a la fuerza o porque no les queda otra. Esta prójima me parece una descalificación para cualquier tía, mujer, chorva o churri que se precie. Es un espécimen que se vende en pública subasta, y me río de su virgo. Anda que no está más que inventada la puñetera operación de recosío del asunto. Qué asco. ¿En serio existe algún pavo en este planeta que se lo crea? ¿Y que esté dispuesto a pagar 3 M de euros por el casquete con esta colega? Joer qué mal estamos, ¿no?.

Yo quiero ser robot de la Nasa en Marte.  O churri subastera. O Ministra de Fomento, coñe, no os cuento lo bien que me lo iba a pasar.

No te digo.

Silcas